La acidificación del océano advierte sobre una pérdida de biodiversidad en cascada

126
0
  • acidificación océano advierte pérdida biodiversidad cascada
126

La acidificación de los océanos del mundo podría conducir a una pérdida en cascada de la biodiversidad en algunos hábitats marinos, según concluye una investigación publicada este lunes en 'Nature Climate Change'. El trabajo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC), en Canadá, y colegas de Estados Unidos, Europa, Australia, Japón y China, combina docenas de estudios existentes para tener una imagen más concreta del impacto de la acidificación de los océanos.

Aunque la mayoría de la investigación en el campo se centra en el impacto de la acidificación del océano en las especies individuales, el nuevo trabajo predice cómo la acidificación afectará a los hábitats vivos, como corales, praderas marinas y bosques del quelpo, que forman las casas de otras especies del océano.

"No es demasiado sorprendente que la diversidad de especies en los hábitats basados en carbonato de calcio como los arrecifes de coral y las camas de mejillones se proyecte que disminuirán con el aumento de la acidificación del océano", dice la zoóloga de UBC e investigadora de biodiversidad Jennifer Sunday, quien dirigió el estudio. Se espera que las especies que utilizan el carbonato de calcio para construir sus conchas y esqueletos, como mejillones y corales, sean particularmente vulnerables a la acidificación.

el nuevo trabajo predice cómo la acidificación afectará a los hábitats vivos, como corales, praderas marinas y bosques del quelpo, que forman las casas de otras especies del océano

"Las respuestas más complejas son las de los lechos de hierbas marinas que son vitales para muchas especies de peces. Estos mostraron potencial de elevar el número de especies que pueden soportar, pero la evidencia del mundo real muestra que no están alcanzando este potencial, lo cual pone de relieve la necesidad de centrarse no sólo en las especies individuales, sino en cómo el hábitat en el que se sustentan que establece la etapa de la naturaleza responde e interactúa con el cambio climático", añade.

Algunos damnificados minan la biodiversidad

Los investigadores combinaron datos y observaciones de diez estudios de campo que midieron el impacto de los respiraderos volcánicos submarinos, que liberan dióxido de carbono e imitan las condiciones de la futura acidificación oceánica, sobre la densidad de especies que forman el hábitat. Aunaron esos datos con 15 estudios que analizaron cómo los cambios en el hábitat impactan en las especies locales para hacer sus predicciones.

"Hemos sabido durante un tiempo que habrá grandes perdedores y algunos ganadores con el cambio climático --afirma el ecologista marino de la UBC, Christopher Harley, autor principal del artículo--. No tenemos tiempo para medir el impacto del cambio climático en cada especie, pero usar este enfoque nos permite hacer predicciones razonables. Ahora tenemos una imagen mucho más clara de cómo algunos perdedores pueden arrastrar la biodiversidad con ellos y cómo algunas otras especies podrían ayudar a su hábitat a mediar en respuesta a la acidificación".

"Por ejemplo, en el noroeste del Pacífico, es probable que disminuya el número de mejillones de agua salada comestibles de tamaño medio a grande, a medida que la química de nuestros océanos cambia, y esto es una mala noticia para los cientos de especies que los utilizan como hábitat", subraya Harley.

Los investigadores centraron su estudio en el impacto de la acidificación de los océanos en los arrecifes de coral, las camas de mejillones, los bosques de algas marinas y las praderas marinas que forman los hogares de miles de especies marinas. Utilizaron observaciones de hábitats alterados en todo el mundo para proyectar cómo los cambios en estos hábitats ocasionados por la acidificación de los océanos afectarán al número de especies que cada hábitat puede soportar.

Los investigadores pudieron probar sus predicciones frente a los datos del mundo real de dos sitios: un arrecife de coral cerca de Papua Nueva Guinea y un grupo de praderas marinas en el Mediterráneo. En el caso de los arrecifes de coral, la diversidad y complejidad de la vida marina en el área disminuyó a medida que aumentaba la acidificación y, a pesar de las predicciones de que los lechos de pastos marinos estarían bien bajo el aumento de los niveles de dióxido de carbono, no se observó ningún aumento en la biodiversidad.

Comentarios