Connecting Waterpeople

Los modelos climáticos subestiman el calentamiento en las montañas tropicales

55
0
(0)
  • modelos climáticos subestiman calentamiento montañas tropicales
    Monte Kilimanjaro
Sofrel
Bentley Systems
55

En pocos lugares, los efectos del cambio climático son más pronunciados que en los picos tropicales como el Monte Kilimanjaro y el Monte Kenia, donde los glaciares centenarios han desaparecido completamente. Ahora, una nueva investigación sugiere que el calentamiento futuro en estos picos podría ser aún mayor de lo que los modelos climáticos predicen actualmente.

Investigadores liderados por un geólogo de la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, Estados Unidos, reconstruyeron las temperaturas durante los últimos 25.000 años en el Monte Kenya, el segundo pico más alto de África después del Kilimanjaro.

El trabajo, que se detalla en la revista 'Science Advances' muestra que a medida que el mundo comenzó a calentarse rápidamente desde la última edad de hielo alrededor de hace 18.000 años, las temperaturas medias anuales en lo alto de la montaña aumentaron mucho más rápidamente que en las áreas circundantes más cerca del nivel del mar.

En una elevación de 10.000 pies (unos 3.050 metros), la temperatura media anual subió 5,5 grados Celsius desde la edad de hielo hasta el periodo preindustrial, según el estudio, en comparación con el calentamiento de sólo unos 2 grados en el nivel del mar durante el mismo período.

En una elevación de 10.000 pies (unos 3.050 metros), la temperatura media anual subió 5,5 grados Celsius desde la edad de hielo hasta el periodo preindustrial

"Cuando manejamos modelos climáticos de última generación en el tiempo hasta este periodo, subestimamos los cambios de temperatura en altitudes elevadas -lamenta uno de los autores, el profesor James Russell, del Departamento de Ciencias de la Tierra, Medioambientales y Planetarias de Brown y del Instituto Brown para el Medio Ambiente y la Sociedad--. Eso implica que los modelos pueden subestimar de manera similar el calentamiento a elevadas alturas en el futuro".

Las preguntas entre los científicos acerca de cómo afecta el calentamiento global a altas elevaciones tropicales data de hace alrededor de 30 años. En 1985, la investigación del geólogo de Brown Warren Prell demostró que desde la última era glacial hasta el periodo preindustrial, las temperaturas de la superficie del mar en los trópicos aumentaron sólo un grado o dos, pero, mientras tanto, los registros de temperatura estimados a partir de los glaciares tropicales de elevadas altitudes sugirieron un calentamiento mucho más dramático a gran altura.

"La comunidad de modelización climática pensó que debía haber algún error en uno de estos registros de temperatura --relata Russell-- porque los modelos simplemente no pueden reproducir una diferencia tan grande en el calentamiento entre elevaciones altas y bajas". Los siguientes trabajos han confirmado en gran medida las estimaciones de la temperatura de la superficie del mar, pero las preguntas sobre los datos de altas elevaciones se mantuvieron. Este nuevo estudio se centró en generar registros nuevos y más robustos sobre alturas elevadas.

Compuestos de células microbianas revelan aumentos de 5,5ºC

Durante la última década, el coautor de Russell, Jaap Damsté, de la Universidad de Utrecht, Países Bajos, y sus colegas, han desarrollado un nuevo método de seguimiento de la temperatura a través del tiempo estudiando los restos de microbios antiguos.

En concreto, miraron los compuestos orgánicos llamados GDGTs que se producen en las paredes celulares microbianas, puesto que la composición química de los GDGTs es sensible a la temperatura. Con el fin de mantener los GDGTs y las paredes celulares en un estado estable y permeable, los microbios alteran la composición química de los GDGTs en respuesta a los cambios de temperatura.

Russell y su equipo han sido capaces de calibrar con precisión la composición de los GDGT presente en los sedimentos del lago con las temperaturas del aire a lo largo del tiempo. "Pensamos que podríamos usar este nuevo proxy de temperatura para crear un registro de temperatura de elevaciones desde la última era de hielo que confirme o refute el registro derivado de glaciares", apunta Russell.

Los núcleos conservan la firma química de los GDGT que datan de hace más de 25.000 años en la edad de hielo

Para el estudio, los investigadores examinaron los núcleos de sedimentos tomados desde el fondo del lago Rutundu, un lago volcánico en el Monte Kenia, a una elevación de unos 10.000 pies (3.050 metros). Los núcleos conservan la firma química de los GDGT que datan de hace más de 25.000 años en la edad de hielo.

Los datos sugieren que las temperaturas medias anuales en el lago Rutundu aumentaron alrededor de 5,5 grados Celsius desde la última edad de hielo --una cifra consistente con los proxys anteriores de temperaturas en elevaciones altas. Sin embargo, los datos de temperatura de dos lagos más cercanos al nivel del mar --el lago Tanganyika y el lago Malawi-- sugieren cambios de temperatura mucho más modestas de aproximadamente 3,3 grados y 2 grados, respectivamente.

Los modelos climáticos son capaces de reproducir los cambios de temperatura a bajas elevaciones, pero subestiman el cambio a altas elevación en un 40 por ciento, dice Russell. Eso sugiere que hay algo mal en la forma en que los modelos simulan cambios en la tasa de caída atmosférica, la velocidad a la que la temperatura del aire varía con la altitud. "Todos los modelos climáticos calculan una tasa de caída--dice Russell--. Lo que este trabajo demuestra es que hay un problema en la manera en que los modelos hacen ese cálculo".

Es difícil diagnosticar exactamente cuál es ese problema, reconoce Russell, pero probablemente tiene algo que ver con la forma en la que los modelos tratan el contenido de vapor de agua atmosférico, que es el factor de control más fuerte en el control de la tasa de caída (el aire húmedo se enfría más lentamente con la altitud). "Podríamos argumentar que probablemente haya un problema en las concentraciones de vapor de agua y, por lo tanto, la retroalimentación", plantea Russell.

Cualquiera que sea la fuente del problema, las repercusiones para las montañas tropicales pueden ser significativas. Los modelos pierden casi la mitad del cambio de temperatura en elevaciones altas en el pasado y pueden estar subestimando el cambio futuro también.

"Son ecosistemas muy frágiles que albergan una biodiversidad extraordinaria y ambientes únicos como los glaciares tropicales --advierte Russell--. Nuestros resultados sugieren que el calentamiento futuro en estos ambientes podría ser más extremo de lo que predecimos".

La redacción recomienda

09/08/2018 · Agro · 64 0

What is geoenegineering and can it save the planet?