La política de cambio climático depende de cómo valoramos la población humana

51
0
(0)
  • política cambio climático depende cómo valoramos población humana
51

La cuantía en la inversión en políticas para proteger a las generaciones futuras de la destrucción ambiental depende de cómo la sociedad elija valorar a la población humana, según un nuevo estudio publicado este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Para determinar la política de mitigación ideal, un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Princeton, la Universidad de Vermont y la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, empleó un modelo climático económico para examinar dos enfoques éticos y valorar la población humana.

Bajo un enfoque, los investigadores asumieron que la sociedad tiene como objetivo aumentar el número total de personas que son 'felices/acomodados'. Bajo el otro enfoque, que la sociedad tiene la intención de elevar el nivel promedio de felicidad/bienestar de las personas. Al usar estos términos, se refieren al bienestar general de un individuo, no a un estado cotidiano de felicidad.

Los autores descubrieron que los costes económicos del cambio climático siempre se incrementan si la población crece y aumentan más rápidamente si el objetivo de la sociedad es maximizar el número de personas felices o acomodadas en comparación con el nivel promedio de felicidad/bienestar de las personas. Bajo ambos enfoques, una población más pequeña podría ahorrar decenas de miles de millones de dólares o más anualmente en políticas de prevención del cambio climático, especialmente en países más ricos.

Los investigadores reconocen que la felicidad/bienestar de las personas es mayor cuando tienen más dinero, especialmente entre las personas más pobres. Sin embargo, el bienestar de la sociedad es más complejo: está realmente mejor cuando las personas están en mejor situación, pero las investigaciones y perspectivas existentes no concuerdan sobre si la sociedad está mejor cuando hay más personas felices.

Los costes económicos del cambio climático siempre se incrementan si la población crece y aumentan más rápidamente si el objetivo de la sociedad es maximizar el número de personas felices o acomodadas en comparación con el nivel promedio de felicidad/bienestar de las personas

Los resultados ofrecen información sobre la influencia del crecimiento de la población y la ética de la población en el cambio climático y la política de desarrollo humano. Invertir en programas de desarrollo humano podría llevar a evitar costes de mitigación del cambio climático suficientes para pagar los programas mismos, hallaron los investigadores. Si la sociedad decide no valorar el tamaño de la población en sí, esta sería otra razón para implementar estos programas, además de los beneficios más conocidos como alivio de la pobreza, educación para niñas y niños y una mejor salud materna e infantil.

"Con un mayor crecimiento de la población, más personas serán vulnerables al cambio climático. Entender cuánto valora la sociedad a esas personas futuras debería ser un componente influyente de las decisiones de política climática", afirma el coautor principal Noah Scovronick, investigador postdoctoral en el Programa en Ciencia, Tecnología y Política Ambiental (STEP, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos, que se basa en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de Woodrow Wilson.

Coste social del carbono

El documento se une a otras investigaciones académicas centradas en el coste social del carbono, una medida utilizada en las regulaciones climáticas que estima el coste total del daño futuro que provocarán emisiones de carbono adicionales. Por lo tanto, puede utilizarse para establecer un impuesto sobre el carbono, con lo que se pone un precio a las emisiones igual que a los efectos nocivos de esas emisiones en la sociedad.

"Cómo fijan hoy los gobiernos los precios del carbono dependerá de cómo valoren el futuro y las personas que vivirán en él", afirma Spears. Los investigadores suelen utilizar tres modelos principales para medir cuánto daño económico causará el aumento de las temperaturas globales, los cuales se conocen como DICE, FUND y PAGE.

Hacen falta políticas que respodan al cremiento de la población 

Para este estudio, el equipo liderado por Princeton empleó DICE2013, un modelo económico líder de costes y beneficios con la capacidad de tener en cuenta la felicidad/bienestar al determinar cuánto debería gastar el mundo para mitigar el cambio climático futuro. El equipo utilizó datos recogidos en 2015 por Naciones Unidas, que proporcionan estimaciones y proyecciones del crecimiento y tamaño de la población mundial, regional y nacional hasta 2100.

Utilizaron tres de las predicciones de población más extremas del informe: alta (16.600 millones personas), medio (11.200 millones) y bajo (7.300 millones). Luego, extendieron estos escenarios de población dentro y más allá del próximo siglo para incluir los efectos del cambio climático que ocurrirán en un futuro lejano. Si la sociedad valora el número absoluto de personas que son felices, también tiene un efecto significativo en la temperatura máxima óptima mundial.

Una población más grande dejará a las generaciones futuras en mayor riesgo de daños relacionados con el clima

Una población más numerosa conduce a un precio de carbono más alto, pero a una temperatura pico óptima más baja; debido a que es aún más importante limitar el aumento de la temperatura cuando hay más personas en el futuro que sufrirán los daños. "Esto podría parecer una paradoja --dice Scovronick--. Pero las temperaturas sobre las que estamos informando no son el incremento de las temperaturas que ocurriría si todas esas personas pudieran emitir sin cesar. Es el aumento de temperatura óptimo después de implementar el nivel ideal de reducción de emisiones".

Cualquiera que sea el valor que la sociedad elija, una consecuencia de una población más grande es simplemente económica: más personas significan más presión sobre las emisiones. Como resultado, una población más grande dejará a las generaciones futuras en mayor riesgo de daños relacionados con el clima.

Las generaciones futuras también se ven afectadas por el crecimiento de la población en el futuro. Al observar el escenario de alta población, los costos económicos necesarios para mitigar el daño climático fueron un 85 por ciento más altos en 2025 y un 120 por ciento más altos en 2050 en comparación con el escenario de población medio. Este aumento está impulsado en gran medida por el crecimiento demográfico futuro en los países en desarrollo, con África subsahariana como el mayor contribuyente.

Los investigadores se plantearon si los ahorros de costes que se producen en escenarios de menor población debido a que se evitan los gastos de políticas climáticas podrían compensar los costes de las políticas de desarrollo que alivian la pobreza y también pueden reducir la fertilidad, como educar a mujeres jóvenes y proporcionar acceso a programas de planificación familiar y salud reproductiva.

Además, dado que se espera que la temperatura mundial suba mucho más de 2 grados Celsius (o 3,6 grados Fahrenheit) sin intervención, los investigadores analizaron lo que se necesitaría para alcanzar los objetivos de 2 y 3 grados centígrados dados los diferentes niveles de crecimiento de la población. Una vez más, analizaron los resultados utilizando dos objetivos sociales: aumentar el número de personas que son felices, lo que llaman "utilitarismo total", o elevar la felicidad promedio de las personas, conocido como "utilitarismo promedio".

Bajo ambos enfoques éticos, las regiones más ricas ahorrarían más en términos per cápita; pero si el objetivo de la sociedad es aumentar la felicidad promedio, en comparación con incrementar la cantidad de personas felices, el resultado es un ahorro en los costos de mitigación de decenas de miles de millones de dólares anuales.

"Tenemos la responsabilidad de proteger a las personas en el futuro contra los niveles inaceptables de daños causados por el cambio climático, pero ¿cómo debemos valorarlos en nuestros análisis de políticas? --plantea el coautor Mark Budolfson, profesor asistente de Filosofía en la Universidad de Vermont, Estados Unidos--. Ésa es la pregunta esencial de esta investigación y esperamos que estudios futuros analicen esto más a fondo".

Comentarios