Aqualia
Connecting Waterpeople
Asociación de Ciencias Ambientales
ESAMUR
GS Inima Environment
FENACORE
LACROIX
biv Innova
UPM Water
Hidroconta
Filtralite
Aganova
Smagua
Saleplas
HANNA instruments
VisualNAcert
ABB
Saint Gobain PAM
NOVAGRIC
Confederación Hidrográfica del Segura
Aigües Segarra Garrigues
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Ulbios
Red Control
Gestagua
Cajamar Innova
Blue Gold
Almar Water Solutions
TEDAGUA
Cibernos
Barmatec
Grundfos
ISMedioambiente
IIAMA
Hach
Kamstrup
Idrica
EPG Salinas
CALAF GRUP
Grupo Mejoras
SCRATS
Likitech
ITC Dosing Pumps
Catalan Water Partnership
Regaber
Elliot Cloud
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Fundación We Are Water
Vector Motor Control
Consorcio de Aguas de Asturias
Redexia network
Bentley Systems
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Control Techniques
Xylem Water Solutions España
Global Omnium
Baseform
AECID
ADECAGUA
Aqualia
Elmasa Tecnología del Agua
Sacyr Agua
CAF
ICEX España Exportación e Inversiones
TecnoConverting
BACCARA
Fundación Biodiversidad
Kurita - Fracta
s::can Iberia Sistemas de Medición
Terranova
Agencia Vasca del Agua
Rädlinger primus line GmbH
DAM-Aguas
AZUD
Ingeteam
EMALSA
ACCIONA
FLOVAC
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Botín
Prefabricados Delta
Minsait
J. Huesa Water Technology
Isle Utilities
Molecor
AGENDA 21500
BELGICAST by TALIS
NaanDanJain Ibérica
IAPsolutions
Miya Water
Schneider Electric
STF
Insituform
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
UNOPS
Fundación CONAMA
Innovyze, an Autodesk company
DuPont Water Solutions

El agua de deshielo de la Antártida podría afectar al flujo de hielo hacia el interior del océano

  • agua deshielo Antártida podría afectar al flujo hielo interior océano

La Antártida es alta y seca y, en su mayoría, extremadamente fría, y es fácil pensar que su hielo está guardado en un congelador, protegido de la fusión. Pero esa opinión puede estar equivocada.

El agua de deshielo se está acumulando en la superficie del hielo interior de la Antártida y en estanques más grandes y numerosos en las plataformas de hielo que rodean el continente. Esto crea tensiones que podrían romper las plataformas de hielo, que contienen el flujo de hielo hacia el interior del océano.

Y los modelos sugieren que para fines de este siglo, el aire más cálido, en lugar del agua oceánica más cálida, desempeñará el papel más importante para impulsar las contribuciones de la Antártida al aumento del nivel del mar.

 "Es crucial que desarrollemos una mejor comprensión de la dinámica del aumento potencial del nivel del mar en 58 metros por el deshielo de la cima del continente", dijo en un comunicado Alison Banwell, investigadora postdoctoral del CIRES (Cooperative Institute for Research in Environmental Sciences) y coautora de una evaluación publicada esta semana en Nature Climate Change.

"Hemos obtenido cierta información de Groenlandia, donde hoy se está produciendo un derretimiento de superficie mucho mayor, y están en juego una gran cantidad de procesos diferentes. Por ejemplo, si hay suficiente derretimiento de superficie en el hielo triturado de la Antártida, parte de esta agua podría llegar a la base de la capa de hielo y afectar el flujo de hielo en el océano, como ya lo está haciendo en gran parte de la capa de hielo de Groenlandia".

En su artículo, Banwell y sus colegas, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia y la Universidad de Rowan, identifican lagunas clave en la comprensión de los científicos sobre la Antártida. Discuten sobre la necesidad de investigar más, por ejemplo, cómo la nieve en el continente se compacta para formar hielo; si la fusión de la superficie puede llegar a la base de la capa de hielo y cómo; y la posibilidad de que se formen lagos de superficie y subsuelo más extendidos en las plataformas de hielo.    

Comprender y poder predecir la ocurrencia de tales procesos es crucial para los científicos que desean comprender el aumento del nivel global del mar y los riesgos que representan para los habitantes de las costas de todo el mundo.

En última instancia, comprender el futuro de la Antártida, incluidos los 58 metros de aumento potencial del nivel del mar actualmente congelados en su interior de nieve y hielo, requiere el reconocimiento de que el continente está cambiando de nuevas maneras, dijo Banwell.

"Y eso, en última instancia, requiere un mayor esfuerzo multidisciplinario e internacional. Necesitamos observaciones hoy, de equipos de campo en tierra, aviones y satélites, y es crucial que los modelos de capa de hielo y clima puedan representar los diversos procesos que afectan a la fusión, la hidrología, y la dinámica de la capa de hielo antártico", añadió.
 

Redacción iAgua

La redacción recomienda