Aqualia
Connecting Waterpeople
Kamstrup
Agencia Vasca del Agua
Cibernos
AECID
NOVAGRIC
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
ACCIONA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Minsait
ITC Dosing Pumps
Molecor
CAF
Sacyr Agua
Smagua
Catalan Water Partnership
Regaber
Red Control
VisualNAcert
ISMedioambiente
Filtralite
Saleplas
Fundación CONAMA
Ulbios
Terranova
Miya Water
Grupo Mejoras
AGENDA 21500
Idrica
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
DAM-Aguas
Elliot Cloud
TecnoConverting
ICEX España Exportación e Inversiones
BELGICAST by TALIS
DuPont Water Solutions
AZUD
Rädlinger primus line GmbH
Bentley Systems
Hach
Redexia network
Aigües Segarra Garrigues
LACROIX
UPM Water
Asociación de Ciencias Ambientales
HANNA instruments
Aganova
biv Innova
Isle Utilities
Baseform
Likitech
Insituform
TEDAGUA
Barmatec
Schneider Electric
NaanDanJain Ibérica
UNOPS
Xylem Water Solutions España
Global Omnium
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Fundación We Are Water
FENACORE
Saint Gobain PAM
Fundación Biodiversidad
Innovyze, an Autodesk company
EMALSA
Blue Gold
STF
Cajamar Innova
Vector Motor Control
ABB
BACCARA
Confederación Hidrográfica del Segura
SCRATS
Gestagua
Ingeteam
J. Huesa Water Technology
FLOVAC
IIAMA
Fundación Botín
Consorcio de Aguas de Asturias
ADECAGUA
Aqualia
ESAMUR
Control Techniques
EPG Salinas
GS Inima Environment
IAPsolutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Grundfos
Lama Sistemas de Filtrado
Elmasa Tecnología del Agua
Hidroconta
Almar Water Solutions
Prefabricados Delta

Las aguas del oeste de Europa, clave para regular el clima

  • aguas oeste Europa, clave regular clima
    Imagen: Carolina Nobre, WHOI Media.

Las aguas europeas son actores clave en la AMOC (Circulación de Retorno del Atlántico Meridional), un proceso en el océano profundo que desempeña un papel clave en la regulación del clima de la Tierra.

En una desviación de la visión científica más aceptada, un nuevo estudio muestra que la mayor parte del AMOC no se produce en el mar de Labrador, en Canadá, como han sugerido estudios de modelos anteriores, sino en regiones entre Groenlandia y Escocia. Allí, las aguas cálidas, saladas y poco profundas transportadas hacia el norte desde los trópicos por corrientes y vientos, se hunden y se convierten en aguas más frías y profundas que se desplazan hacia el sur a través de las cuencas de Irminger e Islandia.

La variabilidad del retorno en esta sección oriental del océano fue siete veces mayor que en el mar de Labrador, y representó el 88 por ciento de la variación total documentada en todo el Atlántico norte durante el periodo de estudio de 21 meses, desde agosto de 2014 hasta abril de 2016.

Estos hallazgos, por inesperados que sean, pueden ayudar a los científicos a predecir mejor los cambios que se producirán en el AMOC y cuáles serán los impactos climáticos de esos cambios, según explica en un comunicado Susan Lozier, profesora de Ciencias de la Tierra y el Océano en la Escuela de Medio Ambiente de la Universidad de Duke.

Información importante para las predicciones climáticas    

"Para ayudar a las predicciones del clima en los próximos años y décadas, necesitamos saber dónde se está produciendo este profundo retorno y qué está haciendo que varíe", afirma Lozier, quien dirigió el estudio de observación internacional que produjo los nuevos datos.

"El retorno lleva vastas cantidades de carbono antropogénico a las profundidades del océano, lo que ayuda a frenar el calentamiento global", apunta la coautora Penny Holliday, del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton, Reino Unido. "La reserva más grande de este carbono antropogénico se encuentra en el Atlántico Norte", agrega.

"El retorno también transporta el calor tropical hacia el norte --detalla Holliday--, lo que significa que cualquier cambio podría tener un impacto en los glaciares y el hielo marino del Ártico. Comprender qué está sucediendo y qué puede suceder en los próximos años es vital", agrega.

Científicos de 16 instituciones de investigación de siete países colaboraron en el nuevo estudio, cuyos hallazgos se detallan en un artículo que se publica en 'Science'.

Redacción iAgua

La redacción recomienda