El crudo derramado por el petrolero en China podría alcanzar la costa de Japón en un mes

37
0
(0)
  • crudo derramado petrolero China podría alcanzar costa Japón mes
37

El crudo derramado por el barco petrolero iraní 'Sanchi', que se hundió el pasado domingo frente a las costas de Shangái, podría alcanzar la costa de Japón en un mes, según una simulación actualizada de un modelo oceánico de emergencia elaborada por un equipo de científicos del Centro Nacional de Oceanografía (NOC) y la Universidad de Southampton.

La nueva simulación, que se ejecutó en el modelo de circulación oceánica global de alta resolución y vanguardia NEMO, también muestra que, aunque la contaminación es más probable que llegue a la costa japonesa, también podría afectar a la isla de Jeju, con una población de 600.000 habitantes.

No obstante, los científicos advierten de que el destino del aceite vertido "es muy incierto", ya que se puede quemar, evaporarse o incluso mezclarse en la superficie del océano y contaminar el medio ambiente durante un período prolongado. Estas últimas predicciones han sido posibles gracias a nueva información sobre dónde se hundió finalmente el petrolero.

La colisión el pasado sábado 6 de enero del petrolero 'Sanchi' contra un barco de carga chino se produjo en la frontera entre los mares amarillo y este de China, un área con corrientes superficiales complejas, fuertes y altamente variables. Sin embargo, a la semana siguiente, el petrolero se acercó al borde del Mar de China Oriental, así como de la principal corriente de límite occidental conocida como Corriente de Kuroshio, antes de hundirse.

Según la Administración Estatal Oceánica de China (SOA), el hundimiento del 'Sanchi' frente a las costas de Shangái ha provocado dos manchas de crudo que cubren un total de 109 kilómetros cuadrados.

Aunque la contaminación es más probable que llegue a la costa japonesa, también podría afectar a la isla de Jeju, con una población de 600.000 habitantes

Las predicciones de estas nuevas simulaciones difieren significativamente de las publicadas la semana pasada, que sugirieron que las aguas contaminadas permanecerían en gran medida lejos de la costa y que podrían llegar a la costa de Corea en tres meses. Utilizando los mismos métodos, aunque con esta nueva ubicación de derrame, las simulaciones revisadas revelan que la contaminación ahora puede ser arrastrada dentro de las corrientes de Kuroshio y Tsushima.

Estas corrientes circulan adyacentes a las costas del norte y sur del suroeste de Japón. En el caso de que las aguas contaminadas lleguen a las de Kuroshio, las simulaciones sugieren que serán transportadas rápidamente a lo largo de las costas del sur de las islas Kyushu, Shikoku y Honshu, y que potencialmente llegarán al área metropolitana de Tokio en un plazo de dos meses. La contaminación dentro de Kuroshio puede luego ser arrastrada a aguas oceánicas más profundas del Pacífico Norte.

El crudo podría extenderse rápido

Las simulaciones revisadas sugieren que la contaminación del derrame puede distribuirse mucho más y más rápido de lo que se pensaba, y que áreas más grandes de la costa pueden verse afectadas. Las nuevas simulaciones también cambian el enfoque de los posibles impactos desde Corea del Sur hacia el continente japonés, donde muchas más personas y actividades, incluida la pesca, pueden verse afectadas.

Según la doctora Katya Popova, del Centro Nacional de Oceanografía (NOC), "los derrames de petróleo pueden tener un efecto devastador en el medio ambiente marino y en las comunidades costeras".

Tal y como indica, cuando el crudo llega a corrientes oceánicas se libera en el océano, pudiendo extenderse "relativamente rápido a grandes distancias". "Por lo tanto, comprender las corrientes oceánicas y la escala de tiempo en la que transportan los contaminantes oceánicos es crítico durante cualquier accidente marítimo, especialmente aquellos que involucran fugas de petróleo", añade la líder del trabajo.

El científico del NOC, el doctor Andrew Yool, que colaboró en el estudio, discutió cómo el enfoque utilizado durante estas simulaciones de modelos podría ayudar a optimizar futuras operaciones de búsqueda y recuperación en el mar modelando rápidamente derrames de petróleo en tiempo real.

"Al utilizar el modelo oceánico preexistente podemos estimar qué áreas podrían verse potencialmente afectadas por escalas de tiempo semanales a mensuales, y rápidamente a un bajo coste de computación", explica el científico, que asegura que este enfoque complementa las simulaciones de pronóstico tradicionales que, aunque son "muy precisas" durante un corto periodo de tiempo, "pierden su fiabilidad en los plazos necesarios para comprender el destino del derrame en la escala de días a semanas".

Comentarios