Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

Egipto, Etiopía y Sudán siguen sin llegar a un acuerdo sobre la Presa del Gran Renacimiento

197
  • Egipto, Etiopía y Sudán siguen llegar acuerdo Presa Gran Renacimiento
    Presa de Asuán, situada en Egipto (Wikipedia/CC)
Minsait
· 197

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán han cerrado sin acuerdo la nueva ronda de contactos celebrada en torno a la presa que Adís Abeba está construyendo en su parte del Nilo, una construcción que ha provocado críticas desde El Cairo.

El Ministerio de Exteriores de Sudán, Ibrahim Ghandur, ha confirmado que las conversaciones "se han saldado sin consenso", si bien ha resaltado que las conversaciones "fueron constructivas e importantes".

"Podríamos haber obtenido muchas respuestas, pero en este caso hay asuntos controvertidos que a menudo necesitan paciencia y voluntad", ha dicho, tal y como ha recogido el portal local de noticias Sudan Tribune.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores etíope, Meles Alem, ha subrayado que el encuentro fue "abierto" y que tuvo "un espíritu de mutua confianza", según ha informado la cadena de televisión local Fana BC.

Egipto y Etiopía están enfrentados por la construcción de la Presa del Gran Renacimiento (conocida popularmente como GERD), un proyecto hidroeléctrico que El Cairo teme que reduzca el agua que llega a sus campos y presas desde Etiopía vía Sudán.

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Sudán, por su parte, apoya la presa ya que regulará los flujos y suministrará electricidad y regadío.

Las conversaciones entre los tres gobiernos llevan meses bloqueadas por el desacuerdo sobre la redacción de un estudio sobre el impacto medioambiental de la presa.

Las tensiones por el uso del río más largo del mundo han ido en aumento entre Egipto y Etiopía, aumentando el temor de que las disputas puedan terminar degenerando en un conflicto.

La redacción recomienda