Aqualia
Connecting Waterpeople

FCC negocia la venta del 49% de Aqualia al fondo de inversión IFM

1
229
  • FCC negocia venta 49% Aqualia al fondo inversión IFM
    Oficinas de FCC en Madrid (Wikipedia/CC)
Sofrel
Bentley Systems
· 229
1

FCC está en "avanzadas" negociaciones para vender el 49% del capital de Aqualia, su filial de servicios e infraestructuras de agua, al fondo australiano Global Infrastructure Fund (IFM), según informó el grupo controlado por Carlos Slim.

La compañía también participada por Esther Koplowitz negocia esta desinversión en exclusiva con este fondo después de que le propusiera una oferta de compra "para tomar una participación minoritaria en la sociedad".

Se trata del mismo fondo que actualmente ultima el cierre definitivo de la compra de toda la filial de concesiones del grupo OHL, una operación que abarca las autopistas que esta empresa del grupo Villar Mir tiene en España, México, Chile, Perú y Colombia, por un importe de 2.235 millones de euros.

En el caso de Aqualia, IFM se haría con el 49% de la firma, con lo que la compañía de construcción y servicios seguiría manteniendo la mayoría en la filial, considerada la 'joya de la corona' de la empresa.

De hecho, FCC utilizó esta firma para realizar en mayo del pasado año la emisión de bonos de 1.350 millones de euros que los bancos le pidieron en el marco de la refinanciación del grueso de su deuda que acometió entonces.

Gestiona el agua de 13 millones de españoles

Aqualia es, según FCC, la cuarta compañía de gestión de agua de Europa y una de las diez primeras del mundo. La filial presta servicio en un total de 1.100 municipios de 22 países concentrados fundamentalmente en Europa, el Norte de África, México y Latinoamérica.

En el caso de Aqualia, IFM se haría con el 49% de la firma, con lo que la compañía de construcción y servicios seguiría manteniendo la mayoría en la filial, considerada la 'joya de la corona' de la empresa

La firma, que cuenta con unos 7.700 empleados, constituye el segundo negocio de FCC por aportación de beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo, con 117 millones de euros, el 30% del total a cierre del tercer trimestre de 2017.

Asimismo, es también el tercero por generación de ingresos, por detrás de construcción y servicios. En los tres primeros trimestres de 2017 reportó 763,6 millones.

El grueso de esta facturación se generó en el mercado doméstico, donde ingresó 598,2 millones de euros, fruto de los servicios de agua que presta en 850 municipios que suman 13 millones de ciudadanos.

Aqualia es, no obstante, la primera por cartera del grupo, dado que tiene contratos que le aseguran ingresos futuros por 14.895 millones de euros. También era la más saneada, hasta que emitió los bonos. En la actualidad, presenta un endeudamiento de 1.407 millones.

En su estrategia de internacionalización, uno de los últimos contratos conseguidos es la construcción de una depuradora en Egipto por un importe de 320 millones de dólares (unos 270 millones de euros) y el de gestión del agua del puerto de Sohar en Omán.

Ventas en la era Slim

La eventual venta de Aqualia constituiría la segunda importante desinversión de FCC desde que está bajo el control del magnate mexicano Carlos Slim, tras la del negocio de cemento que tenía en Estados Unidos, que se vendió a una firma del propio Slim.

La desinversión tiene lugar tras las realizadas durante el periodo de reestructuración y saneamiento que FCC emprendió en 2013, que precisamente supuso el desembarco de Slim en la compañía, un proceso que actualmente está a punto de culminar.

La vuelta al dividendo, suspendido desde entonces, constituye el único elemento que le resta a la compañía que preside Esther Alcocer Koplowitz para recuperar plenamente la normalidad.

Para ello, la compañía tiene que cumplir unos determinados ratios entre su deuda y su Ebitda que quizá pueda conseguir ahora si destina los recursos que obtenga de la transacción a recortar su endeudamiento, que al cierre de septiembre de 2017 se situaba en 3.810,6 millones de euros.

En concreto, para pagar dividendo, FCC debe tener una deuda inferior a cuatro veces su Ebitda, un ratio que a cierre de 2016 se situaba en 4,4 veces.

La redacción recomienda