Aqualia
Connecting Waterpeople
Redexia network
Hidroconta
Elmasa Tecnología del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Red Control
Rädlinger primus line GmbH
Gestagua
Global Omnium
TEDAGUA
UNOPS
BELGICAST by TALIS
Fundación CONAMA
ISMedioambiente
Insituform
Aqualia
Fundación We Are Water
Cajamar Innova
AECID
AGENDA 21500
AZUD
Cibernos
Prefabricados Delta
Saleplas
Filtralite
Bentley Systems
ACCIONA
Fundación Botín
FENACORE
VisualNAcert
Sacyr Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
Schneider Electric
Smagua
STF
Xylem Water Solutions España
Consorcio de Aguas de Asturias
biv Innova
NaanDanJain Ibérica
LACROIX
Terranova
Minsait
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Aganova
ICEX España Exportación e Inversiones
UPM Water
Grundfos
IIAMA
J. Huesa Water Technology
Miya Water
Control Techniques
Ingeteam
Hach
FLOVAC
Barmatec
Blue Gold
NOVAGRIC
Fundación Biodiversidad
Catalan Water Partnership
SCRATS
CAF
EMALSA
HANNA instruments
Kamstrup
GS Inima Environment
Asociación de Ciencias Ambientales
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
TecnoConverting
Almar Water Solutions
DuPont Water Solutions
ITC Dosing Pumps
Lama Sistemas de Filtrado
Baseform
Idrica
ADECAGUA
IAPsolutions
Vector Motor Control
BACCARA
DAM-Aguas
ABB
Innovyze, an Autodesk company
Aigües Segarra Garrigues
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Ulbios
ESAMUR
Likitech
Molecor
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EPG Salinas
Elliot Cloud
Regaber
Grupo Mejoras
Isle Utilities
Laboratorios Tecnológicos de Levante

Un lago antártico enterrado evidencia restos animales de otros tiempos

  • lago antártico enterrado evidencia restos animales otros tiempos
Molecor

Cadáveres de pequeños animales de otro tiempo han sido descubiertos bajo un kilómetro de hielo por científicos que perforan un lago antártico a 600 kilómetros del Polo Sur.

Crustáceos y un tardígrado 'oso de agua', todos más pequeños que las semillas de amapola, se encontraron en el Lago Mercer Subglacial, un cuerpo de agua que ha permanecido intacto durante miles de años. Hasta ahora, los humanos habían visto el lago solo indirectamente, a través de un radar que penetra en el hielo y otras técnicas de detección remota.

Pero eso cambió el 26 de diciembre cuando los investigadores financiados por la National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos lograron derretir un conducto estrecho a través del hielo hasta el agua de debajo, informa 'Nature'.

Descubrir a los animales allí fue "totalmente inesperado", dice David Harwood, un micro-paleontólogo de la Universidad de Nebraska-Lincoln que forma parte de la expedición, conocida como SALSA (Subglacial Antarctic Lakes Scientific Access).

La intriga aumentó cuando los biólogos se dieron cuenta de que al menos algunas de las criaturas del lago Mercer eran de tierra firme. El tardígrado de ocho patas se asemeja a especies que se sabe que habitan en suelos húmedos. Lo que parecían gusanos eran en realidad los zarcillos de una planta terrestre u hongo. Y aunque los científicos no pudieron descartar la posibilidad de que los crustáceos hubieran sido habitantes de los océanos, podrían provenir de pequeños lagos cubiertos de hielo.

Los investigadores ahora piensan que las criaturas habitaban estanques y arroyos en las Montañas Transantárticas, a unos 50 kilómetros del lago Mercer, durante breves y cálidos periodos en que los glaciares retrocedieron, ya sea en los últimos 10.000 años, o hace 120.000 años. Más tarde, cuando el clima se enfrió, el hielo asfixió estos oasis de la vida animal. La forma en que los crustáceos y los tardígrados llegaron al lago Mercer sigue siendo un tema de debate.

Las respuestas podrían llegar mientras el equipo de SALSA intenta determinar la edad del material utilizando la datación por carbono e intenta secuenciar el ADN de las criaturas. Reunir esa historia podría revelar más acerca de cuándo y hasta qué punto se retiraron los glaciares de la Antártida hace milenios.

"Esto es realmente genial", dice Slawek Tulaczyk, glaciólogo de la Universidad de California en Santa Cruz, que no forma parte del equipo de SALSA. "Definitivamente es sorprendente", comenta.

Tulaczyk, que ha estudiado los sedimentos extraídos del hielo glacial desde la década de 1990, dice que nunca antes se había encontrado algo así debajo de la capa de hielo. Fue co-líder de la única expedición previa que perforó un lago subglacial de la Antártida: en 2013 en el Lago Whillans, a 50 kilómetros del Lago Mercer. Los científicos encontraron que el lago Whillans estaba lleno de microbios, pero no vio signos de vida superior.

En el caso del lago Mercer, dice Tulaczyk, los ríos bajo el hielo podrían haber arrastradi los cadáveres y hongos de los animales desde las montañas hasta el lago. O las criaturas podrían haberse congelado en el fondo de un glaciar que las arrastró fuera de las montañas a medida que avanzaba. En otras palabras, la clave para comprender un largo período de la historia de las Montañas Transantárticas podría ser enterrada en el fondo de un lago a 50 kilómetros de distancia.

Redacción iAgua

La redacción recomienda