Connecting Waterpeople

Llamada para ayudar a Afganistán a evitar consecuencias aún más graves por la sequía

53
0
(0)
  • Llamada ayudar Afganistán evitar consecuencias aún más graves sequía
  • La ONU apuesta por entregas de dinero, dado que en los mercados aún hay alimentos, para evitar un desplazamiento hacia las ciudades.
53

Dos tercios de las provincias de Afganistán se han visto golpeadas por una grave sequía que amenaza con dejar a 2 millones de afganos con problemas para encontrar su siguiente comida en los próximos meses a menos que haya una respuesta rápida por parte de la comunidad internacional, advierte el coordinador humanitario de la ONU en el país asiático, Toby Lanzer.

La sequía se ha cebado especialmente con el norte del país, pero en total ha golpeado 20 provincias en las que se estima que unos 15 millones de personas dependen de la agricultura, el ganado o los trabajos eventuales en el campo para subsistir. Sin embargo, las lluvias y nevadas caídas en los últimos meses han estado muy por debajo de la media, haciendo que se sequen las fuentes y en algunos casos incluso los ríos.

Muchos agricultores han perdido sus cosechas mientras que otros han optado por reducir el terreno a sembrar o aplazado la siembra como mecanismo de supervivencia, lo cual ha reducido sus ingresos y con ello sus posibilidades de alimentarse. Quienes dependen de su ganado, especialmente las familias con unos pocos animales como cabras y ovejas, han tenido serios problemas para encontrar pastos y agua con los que mantenerlos. La consecuencia de ello es una menor producción de leche y por tanto de ingresos para estas familias.

Como defiende Toby Lanzer en una entrevista con Europa Press, "los desastres naturales no son culpa de nadie" y Afganistán, un país que lleva inmerso en un conflicto que parece no tener fin desde hace décadas, tampoco es la excepción. Por ello, tiene claro que es "lo correcto" ayudar al país a superar este nuevo reto al que se enfrenta y en particular a quienes necesitan asistencia: los 2 millones enfrentados a la inseguridad alimentaria.

La sequía se ha cebado especialmente con el norte del país, pero en total ha golpeado 20 provincias en las que se estima que unos 15 millones de personas dependen de la agricultura, el ganado o los trabajos eventuales en el campo para subsistir

Pero, desde un enfoque algo más egoísta, ayudar ahora puede suponer ahorrar dinero a largo plazo, un factor nada desdeñable teniendo en cuenta los problemas con los que la ONU y las agencias humanitarias se vienen topando en los últimos años para encontrar los fondos con los que financiar sus proyectos humanitarios ante la proliferación de crisis.

La ONU había solicitado para 2018 un total de 430 millones de dólares para ayudar a 2,8 millones de afganos, pero hasta el momento solo se han recibido el 28 por ciento de estos fondos. Ante la gravedad de la sequía, Naciones Unidas se ha visto forzada a realizar un llamamiento adicional por 115 millones de dólares con los que espera ayuda a los 1,4 millones de personas más vulnerables de entre las afectadas.

El tiempo es oro

Por eso, en este caso, como en tantos otros, el tiempo es oro. "Si permitimos que esta situación se encone y no le prestamos atención, las necesidades aumentarán muy rápido y en seis meses podríamos tener a millones de personas necesitadas de asistencia alimentaria", advierte el responsable de la ONU, que recalca que el reparto de ayuda alimentaria es "caro y difícil".

La ONU había solicitado para 2018 un total de 430 millones de dólares para ayudar a 2,8 millones de afganos, pero hasta el momento solo se han recibido el 28 por ciento de estos fondos

Además, tampoco ayuda a resolver uno de los grandes temores de Naciones Unidas: un desplazamiento masivo de la población afectada por la sequía hacia las ciudades. Hasta el momento, se han contabilizado unos 21.000 desplazados pero, insiste Lanzer, "si la respuesta es lenta fácilmente podríamos tener otros 80.000 en las próximas seis semanas".

Según el coordinador humanitario, lo primero que hace falta es ayudar a quienes se han visto afectados por la sequía a recuperarse a corto plazo para lo cual lo ideal es la entrega de "pequeñas cantidades de efectivo" ya que no existe una falta de alimentos en los mercados sino que el problema radica en que los afganos no tienen el dinero con el que adquirirlos.

Con ello, seguramente se podría conseguir que en unos meses salieran de la situación actual y se evitaría un desplazamiento hacia las ciudades que supondría un mayor coste, puesto que haría falta ofrecerles refugio y también educación para los niños y "todo sería más caro". "Así pues, ayudar a la gente a que se quede cerca de sus casas es muy importante y por eso la rapidez de la ayuda es crucial", insiste.

Asimismo, a largo plazo la ONU quiere fomentar que los residentes en el norte de Afganistán "amplíen sus relaciones y sus lazos comerciales con los países del norte, por ejemplo Kazajistán, que es la canasta de pan del mundo", subraya Lanzer.

Respuesta del Gobierno afgano

Por otra parte, el coordinador humanitario de la ONU pone en valor la respuesta del Gobierno afgano a la sequía. Tras reunirse a principios de semana con el presidente del país, Ashraf Ghani, y su ministro de Agricultura, Lanzer dice estar "impresionado" por el plan que han puesto en marcha para cuidar en particular al ganado y al que prevé destinar 600 millones de dólares.

"Nosotros queremos complementar su ayuda así que si ellos se centran en los animales nosotros lo haremos en las personas y creo que juntos podremos marcar una verdadera diferencia", resalta Lanzer, que insiste en que el Gobierno afgano "ha optado por actuar y no por mirar" ante lo que está ocurriendo.

En cuanto al impacto que el conflicto pueda tener en la sequía, el responsable de la ONU admite que "la violencia siempre es un reto" a la hora de ofrecer asistencia en Afganistán, pero "la sequía está afectando a todos en todas partes en el norte y a todos le interesa que la gente pueda recibir ayuda".

"A todas las partes en el conflicto les interesa porque hay mucho en juego, nadie quiere que haya cientos de miles de desplazados, nadie quiere que millones de animales mueran", insiste, por eso, aclara, la ONU está "con contacto con todas las partes en el conflicto" para asegurarse de que la ayuda pueda llegar de la forma más eficiente a quien la necesita.

Así las cosas, el mensaje de Lanzer es contundente: "Pido a los donantes que apoyen a Afganistán ahora porque es necesario y porque actuando ahora podemos prevenir una situación mucho más grave y costosa".

La redacción recomienda