Aqualia
Connecting Waterpeople
Blue Gold
ESAMUR
Fundación Biodiversidad
Grundfos
ABB
Gestagua
UPM Water
Insituform
Consorcio de Aguas de Asturias
Likitech
TecnoConverting
Innovyze, an Autodesk company
Kamstrup
BELGICAST by TALIS
STF
Elliot Cloud
CAF
J. Huesa Water Technology
Rädlinger primus line GmbH
Minsait
Miya Water
Xylem Water Solutions España
Schneider Electric
ACCIONA
Ulbios
ADECAGUA
GS Inima Environment
IAPsolutions
CALAF GRUP
DAM-Aguas
Idrica
EPG Salinas
Baseform
Fundación We Are Water
Barmatec
Fundación CONAMA
Elmasa Tecnología del Agua
Kurita - Fracta
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Catalan Water Partnership
Lama Sistemas de Filtrado
s::can Iberia Sistemas de Medición
Red Control
Confederación Hidrográfica del Segura
ISMedioambiente
Fundación Botín
Ingeteam
Prefabricados Delta
Hidroconta
Sacyr Agua
AGENDA 21500
Aqualia
Aigües Segarra Garrigues
FENACORE
Regaber
FLOVAC
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Terranova
IIAMA
Vector Motor Control
Aganova
Global Omnium
NOVAGRIC
DuPont Water Solutions
HANNA instruments
Cibernos
Smagua
UNOPS
AECID
ICEX España Exportación e Inversiones
VisualNAcert
Control Techniques
BACCARA
Agencia Vasca del Agua
Asociación de Ciencias Ambientales
Saleplas
Cajamar Innova
Isle Utilities
Grupo Mejoras
Saint Gobain PAM
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Bentley Systems
EMALSA
Almar Water Solutions
Redexia network
TEDAGUA
SCRATS
LACROIX
NaanDanJain Ibérica
ITC Dosing Pumps
Filtralite
biv Innova
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AZUD
Hach
Molecor
Jornada Agricultura y Agua en Levante: Presente y Futuro

Níger como modelo de uso de agua de lluvia en la agricultura

  • Níger como modelo uso agua lluvia agricultura
ABB

Níger, que hace frente a condiciones desérticas, insurgencia y décadas de inestabilidad política, ha tenido problemas desde hace tiempo para alimentar a su creciente población, si bien expertos han asegurado que sus esfuerzos para lograr un cambio están dando frutos y podrían llegar incluso a ser un modelo para la región.

Cerca del 80 % de la población nigerina se gana la vida a través de la agricultura o la pesca, pese a que tres cuartas partes del país, situado en el oeste de África y en el borde sur del Sáhara, es árido.

Entre ellos está Boukari Lawali, de 35 años, quien tenía dificultades para lograr comida suficiente para su familia en sus terrenos de seis hectáreas en 2015, cuando Naciones Unidas lanzó un proyecto piloto para ayudar a los agricultores en su localidad usando el agua de lluvia de forma más efectiva.

"Antes, la producción de mi granja era suficiente para tres meses, ahora tenemos comida para siete meses", ha dicho, en declaraciones a la Fundación Thomson Reuters en la localidad de Dargue, situada en el sur del país. "Antes, si había lluvia, las plantas eran arrasadas. Ahora no", ha agregado.

La granja de Lawali ha sido transformada usando una antigua técnica que implica cavar zanjas con forma de media luna para permitir a la lluvia empapar el suelo durante la temporada húmeda en lugar inundar la superficie.

Esta simple técnica está ayudando a restaurar territorios que anteriormente eran fértiles pero se han visto degradados por la erosión, la deforestación, el exceso de ganadería y el cambio climático.

Desde 2015, cerca de 20.000 hectáreas de tierra agrícola y de pastoreo ha sido restaurada de esta forma con la ayuda de la ONU, que ha dado además a los granjeros mejores semillas y ha construido mercados para hacerles más fácil vender sus productos.

Así, los aldeanos aseguran que la desnutrición prácticamente ha desaparecido y que la asistencia a la escuela en la localidad y sus alrededores se ha duplicado.

El jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, afirmó recientemente durante una visita al país que Níger puede ser un "modelo para todo África".

"Níger puede ser un ejemplo en el que trabajemos juntos, pongamos fin al hambre, reduzcamos la migración, los embarazos de adolescentes, las tasas de nacimiento, el conflicto y el reclutamiento por parte de grupos extremistas", añadió.

Conflictos

Níger, una antigua colonia francesa con una población de unos 20 millones de personas, es uno de los países menos desarrollados del mundo y uno de los que tienen una de las tasas de natalidad más altas.

Los conflictos en los vecinos Malí y Nigeria han empujado a miles de refugiados al país en los últimos años, lo que ha añadido más presión sobre la producción de alimentos.

En respuesta, el Gobierno ha puesto en marcha planes ambiciosos para recuperar un millón de hectáreas de terrenos degradados en los próximos cuatro años y mejorar la irrigación --en la actualidad sólo está irrigado el 3 % de los terrenos que podrían estarlo--.

"Queremos potenciar esto, no sólo con los socios de la ONU, sino también con otros", ha sostenido Ali Bety, director de Nigerinos Alimentando a Nigerinos (3N), una iniciativa del Gobierno para luchar contra el hambre y la pobreza.

"En Níger no lleve mucho, pero cuando lo hace es bastante intenso, por lo que tenemos que encontrar la manera de recolectar todo ese agua para poder regar y crecer durante un periodo mayor", ha explicado.

La Millennium Challenge Corporation, el principal fondo de desarrollo del Gobierno de Estados Unidos, está invirtiendo 254,6 millones de dólares (cerca de 219 millones de euros) para rehabilitar y desarrollar tres sistemas de irrigación a gran escala.

A menor escala, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) está introduciendo cisternas para ayudar a la población a recolectar y acumular agua en el país, en el que la desertificación acaba con 100.000 hectáreas de terreno cada año.

Bery ha resaltado que quiere acabar con el ciclo de "inseguridad alimentaria constante" que ha dejado a 1,6 millones de personas dependientes de la entrega de comida, según estimaciones de la ONU.

La iniciativa 3N logró el año pasado reducir a la mitad el número de personas que sufría hambre en Níger desde 2011 en un premio respaldado por le ONU para las mejores políticas del mundo para luchar contra la desertificación.

Por su parte, la directora regional de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Lisa Franchett, ha señalado que se han registrado "mejoras sustanciales en la prevalencia del hambre, la pobreza y los retrasos en el desarrollo físico" en las zonas en las que trabaja junto al Ejecutivo.

Issoufou Bizo, que supervisa el proyecto de restauración, pensó que la tierra había quedado totalmente estéril tras la grave sequía de 1984, si bien ahora lleva al lugar a sus ovejas para que pasten.

"Recuerdo cuando solía haber un bosque aquí. Había árboles en todas partes. También había pájaros y animales. Estoy muy contento de ver esto verde de nuevo", ha manifestado.

Redacción iAgua

La redacción recomienda