Aqualia
Connecting Waterpeople
J. Huesa Water Technology
Aganova
FLOVAC
UNOPS
VisualNAcert
Terranova
Almar Water Solutions
Cajamar Innova
EPG Salinas
Consorcio de Aguas de Asturias
Kamstrup
Bentley Systems
Aqualia
DAM-Aguas
Prefabricados Delta
EMALSA
Gestagua
Xylem Water Solutions España
ITC Dosing Pumps
ABB
Ulbios
Barmatec
Grupo Mejoras
Red Control
ESAMUR
s::can Iberia Sistemas de Medición
ICEX España Exportación e Inversiones
Vector Motor Control
Miya Water
Rädlinger primus line GmbH
TEDAGUA
Control Techniques
Sacyr Agua
Regaber
NaanDanJain Ibérica
BELGICAST by TALIS
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
Molecor
Cibernos
Fundación Botín
STF
Likitech
DuPont Water Solutions
biv Innova
HANNA instruments
Fundación We Are Water
Innovyze, an Autodesk company
Idrica
Minsait
Baseform
FENACORE
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Hidroconta
IAPsolutions
Blue Gold
Asociación de Ciencias Ambientales
AZUD
Saleplas
ACCIONA
Fundación CONAMA
IIAMA
SCRATS
Redexia network
Global Omnium
Lama Sistemas de Filtrado
ISMedioambiente
Hach
BACCARA
LACROIX
Insituform
AGENDA 21500
Elmasa Tecnología del Agua
Elliot Cloud
Schneider Electric
ADECAGUA
Grundfos
Smagua
Fundación Biodiversidad
TecnoConverting
Ingeteam
GS Inima Environment
Laboratorios Tecnológicos de Levante
AECID
CAF
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Confederación Hidrográfica del Segura
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Aigües Segarra Garrigues
NOVAGRIC
Isle Utilities
UPM Water
Catalan Water Partnership
Filtralite

Las reservas globales de agua disminuyen a pesar de lluvias más intensas

Molecor
  • reservas globales agua disminuyen pesar lluvias más intensas
    La sequía del lago Hume en la frontera entre New South Wales y Victoria, en Australia. Fotografía de UNSW

Un estudio global ha encontrado una paradoja: los suministros de agua se están reduciendo al mismo tiempo que el cambio climático está generando lluvias más intensas.

Y el culpable es la creciente sequedad de los suelos, dicen los investigadores, que vaticinan un mundo donde las condiciones de sequía se convertirán en la nueva normalidad, especialmente en regiones que ya están secas.

El estudio, el análisis global más exhaustivo de las precipitaciones y los ríos, fue realizado por un equipo dirigido por el profesor Ashish Sharma en la UNSW (Universidad de Nueva Gales del Sur) en Sydney.

Se basó en datos reales de 43.000 observatorios meteorológicos y 5.300 sitios de monitoreo de ríos en 160 países, en lugar de basar sus hallazgos en simulaciones modelo de un clima futuro, que pueden ser inciertas y en ocasiones cuestionables.

"Esperábamos que aumentara la lluvia, ya que el aire más caliente almacena más humedad, y eso es lo que también pronosticaron los modelos climáticos. Lo que no esperábamos es que, a pesar de toda la lluvia extra en todo el mundo, los grandes ríos se estén secando".

"Creemos que la causa es el proceso de sequedad de los suelos en nuestras cuencas. Antes, cuando estaban húmedos antes de una tormenta, favorecían que el exceso de lluvia llegase hacia los ríos, ahora están más secos y absorben más lluvia, por lo que la cantidad de agua en forma de flujo es menor.

 

Vídeo de la universidad UNSW

"Menos agua en nuestros ríos significa menos agua para las ciudades y las granjas. Y los suelos más secos significan que los agricultores necesitan más agua para cultivar los mismos cultivos. Peor aún, este patrón se repite en todo el mundo, asumiendo proporciones serias en lugares que ya estaban secos. Es extremadamente preocupante", agregó.

Por cada 100 gotas de lluvia que caen en tierra, solo 36 gotas son 'agua azul', la lluvia que ingresa a los lagos, ríos y acuíferos, y por lo tanto, toda el agua extraída para las necesidades humanas. Los dos tercios restantes de la lluvia se retienen principalmente como humedad del suelo, conocida como "agua verde", y son utilizados por el paisaje y el ecosistema.

Como las temperaturas más cálidas hacen que se evapore más agua de los suelos, esos suelos secos están absorbiendo más lluvia cuando esto ocurre, dejando menos "agua azul" para uso humano.

"Es un doble golpe", dijo Sharma. "Menos agua está terminando donde podemos almacenarla para su uso posterior. Al mismo tiempo, más lluvia está superando los sistemas de drenaje en pueblos y ciudades, lo que lleva a más inundaciones urbanas".

Redacción iAgua

La redacción recomienda