Aqualia
Connecting Waterpeople
Idrica
Blue Gold
EMALSA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Molecor
Saint Gobain PAM
GS Inima Environment
Ulbios
ESAMUR
Redexia network
Almar Water Solutions
HANNA instruments
Filtralite
Likitech
Gestagua
Asociación de Ciencias Ambientales
Confederación Hidrográfica del Segura
Innovyze, an Autodesk company
NaanDanJain Ibérica
Elmasa Tecnología del Agua
LACROIX
VisualNAcert
EPG Salinas
Sacyr Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
TecnoConverting
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Fundación CONAMA
NOVAGRIC
AZUD
IAPsolutions
Xylem Water Solutions España
Barmatec
Fundación Botín
Elliot Cloud
Control Techniques
Grupo Mejoras
Fundación We Are Water
ICEX España Exportación e Inversiones
Agencia Vasca del Agua
ACCIONA
DuPont Water Solutions
ISMedioambiente
BELGICAST by TALIS
Hach
AECID
Ingeteam
Red Control
Smagua
Baseform
Fundación Biodiversidad
ABB
ADECAGUA
Bentley Systems
Rädlinger primus line GmbH
Consorcio de Aguas de Asturias
Isle Utilities
FLOVAC
AGENDA 21500
Aganova
Hidroconta
IIAMA
CAF
ITC Dosing Pumps
SCRATS
STF
Prefabricados Delta
Schneider Electric
Grundfos
Terranova
Catalan Water Partnership
Saleplas
FENACORE
biv Innova
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Insituform
UNOPS
Regaber
Vector Motor Control
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aqualia
TEDAGUA
Global Omnium
Lama Sistemas de Filtrado
Minsait
J. Huesa Water Technology
Cajamar Innova
Miya Water
Aigües Segarra Garrigues
DAM-Aguas
BACCARA
Cibernos
Kamstrup
UPM Water

Según un estudio, los lagos árticos emiten menos carbono a la atmósfera del esperado

  • estudio, lagos árticos emiten menos carbono atmósfera esperado
    Alaska’s Yukon Flats. (Imagen: David Butman/University of Washington)
Molecor

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Washington y el Servicio Geológico de Estados Unidos, sugiere que muchos lagos representan poca amenaza para los niveles globales de carbono, al menos por ahora. En las regiones áridas y áridas del Ártico salpicadas de miles de lagos, un paisaje que representa aproximadamente una cuarta parte de toda la región del Ártico, muchos lagos funcionan como unidades autónomas y no emiten mucho dióxido de carbono.

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta. Una consecuencia de esa tendencia es la descongelación del permafrost, una capa de tierra que se ha mantenido congelada durante miles de años en algunas áreas. Este suelo y esta vegetación congelados actualmente contienen más del doble del carbono que se encuentra en la atmósfera.

A medida que se derrite el permafrost en el norte de Alaska, Canadá, Siberia y otras regiones de latitudes altas, los microbios del suelo consumen materiales orgánicos, liberando dióxido de carbono o metano, un gas de efecto invernadero aún más potente, en los lagos y la atmósfera.

Pero un clima más cálido y más húmedo también puede causar que más carbono de las plantas en la tierra se mueva hacia los lagos. El mayor flujo de carbono de las plantas y los suelos a los lagos del Ártico estimula mayores emisiones de gases de efecto invernadero de los cuerpos de agua. Y en una región en gran parte no estudiada con millones de lagos, todavía es un misterio en cuanto a la cantidad de carbono que se mueve de la tierra a los lagos y, en última instancia, a la atmósfera.

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta

"Descubrimos que no todos los lagos de latitudes altas son grandes chimeneas de carbono a la atmósfera, y que los lagos de la región no procesan activamente mucho permafrost o carbono de las plantas de la tierra", dice el autor principal, Matthew Bogard, científico postdoctoral en la Escuela de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad de Washington, en Estados Unidos. "Documentar la naturaleza heterogénea de los lagos del norte, como lo hemos hecho aquí, definirá mejor el papel de los lagos árticos en el ciclo global del carbono", añade en un comunicado.

Los investigadores, cuyo trabajo se publica en la edición digital de este lunes de 'Nature Geoscience', visitaron 20 lagos varias veces en el transcurso de un año en la región de Yukon Flats, en el noreste de Alaska: un vasto paisaje seco salpicado de miles de lagos y el hogar del río Yukon, el último río sin represas más grande de América del Norte. Su objetivo era rastrear el flujo de carbono a través de la red alimenticia y probar la química del agua en cada lago en busca de signos de carbono del permafrost en una región que no se haya estudiado antes de esta manera.

Lugares analizados de difícil acceso

Según los investigadores, casi toda la investigación relacionada ha tenido lugar en un puñado de áreas aisladas en el Ártico que no representan necesariamente las características de los lagos en la región.

"El problema que superamos en este estudio es llegar a lugares muy difíciles desde el punto de vista logístico para tener una mejor idea de lo que está sucediendo en el Ártico, que literalmente tiene millones de lagos --apunta el autor principal David Butman, profesor asistente en la Escuela de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad de Washington--. Estos hallazgos muestran la necesidad de comprender mejor la diversidad de los ecosistemas en esta región".

Durante cada uno de los viajes de campo, el equipo de investigación voló en hidroavión desde Fairbanks, Alaska, a una ubicación remota en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Yukon Flats, un área repleta de patos migratorios y otras aves acuáticas cada verano. Sus alojamientos eran modestos: una vieja cabaña de caza ahora mantenida por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos para la investigación de campo proporcionó un lugar seguro para dormir, cocinar, cargar equipos y filtrar el agua después de largos días en el campo.

Los osos negros y los alces son comunes en esta área, como lo demuestran las grandes puntas colocadas en las puertas y ventanas de la cabina para mantener a los animales alejados. Cada día, los investigadores volaban de lago a lago, recolectando muestras de agua mientras se arrodillaban sobre los pontones del avión y arrojaban sondas al agua para medir la temperatura, el oxígeno disuelto y otras características del lago.

Estos hallazgos muestran la necesidad de comprender mejor la diversidad de los ecosistemas en esta región

En un buen día, dos investigadores y un piloto podrían analizar ocho lagos diferentes, a veces teniendo que dejar a una persona atrás durante una parte del día si los lagos eran demasiado poco profundos para despegar con un avión con mucho peso. En sus análisis, los científicos encontraron que casi todos los lagos que estudiaron no mostraban signos de carbono antiguo del permafrost, y mucha menos producción de dióxido de carbono de lo esperado.

Los lagos emiten dióxido de carbono cuando este entra desde fuentes externas en el paisaje, como ríos y aguas subterráneas. Además, las bacterias y los animales lo producen al digerir sus alimentos, y el dióxido de carbono puede acumularse si lo generan más rápido de lo que las plantas y las algas pueden absorberlo durante la fotosíntesis.

Pero aquí, el equipo de investigación vio evidencia de que muchos de los lagos tenían una producción y una absorción de dióxido de carbono más equilibradas que los lagos de otras regiones. En consecuencia, los lagos eran una fuente más pequeña de dióxido de carbono a la atmósfera de lo que se observa en otras partes del mundo.

"Las implicaciones son que no todos los lagos son puntos calientes para liberar carbono de la tierra --afirma Butman--. Pero aún no sabemos cómo cambiarán estos paisajes particulares en un clima más cálido, ya que esta es la primera vez que se estudian".

A medida que el clima se calienta, se espera que los grandes incendios forestales se extiendan sobre los Yukon Flats, lo que podría generar una enorme carga de carbono terrestre en los lagos de este paisaje que podría estimular más emisiones de dióxido de carbono. El trabajo actual y futuro del equipo de investigación ayudará a evaluar lo que está sucediendo ahora para comprender mejor los cambios futuros.

Redacción iAgua

La redacción recomienda