Aqualia
Connecting Waterpeople
FLOVAC
biv Innova
EMALSA
Elliot Cloud
Minsait
AGENDA 21500
TEDAGUA
Fundación CONAMA
Consorcio de Aguas de Asturias
SCRATS
Blue Gold
Idrica
Global Omnium
Asociación de Ciencias Ambientales
FENACORE
BELGICAST by TALIS
ABB
Control Techniques
Kurita - Fracta
Terranova
Cajamar Innova
ISMedioambiente
IAPsolutions
Innovyze, an Autodesk company
Miya Water
J. Huesa Water Technology
Prefabricados Delta
Baseform
Likitech
ADECAGUA
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
AECID
Redexia network
EPG Salinas
VisualNAcert
Red Control
ITC Dosing Pumps
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
BACCARA
Aganova
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Insituform
Aqualia
GS Inima Environment
Almar Water Solutions
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
Molecor
Ulbios
TecnoConverting
Grupo Mejoras
Grundfos
Barmatec
CALAF GRUP
Hach
ACCIONA
Rädlinger primus line GmbH
NaanDanJain Ibérica
Filtralite
s::can Iberia Sistemas de Medición
Regaber
Sacyr Agua
Fundación We Are Water
Fundación Biodiversidad
Elmasa Tecnología del Agua
Gestagua
Smagua
Kamstrup
UNOPS
Cibernos
ESAMUR
STF
Ingeteam
Saleplas
Aigües Segarra Garrigues
Bentley Systems
CAF
Agencia Vasca del Agua
DAM-Aguas
Xylem Water Solutions España
Hidroconta
Saint Gobain PAM
Lama Sistemas de Filtrado
Vector Motor Control
Fundación Botín
UPM Water
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Schneider Electric
Isle Utilities
AZUD
Confederación Hidrográfica del Segura
DuPont Water Solutions
HANNA instruments
IIAMA
NOVAGRIC
Catalan Water Partnership
Jornada Agricultura y Agua en Levante: Presente y Futuro

Los supervivientes de las inundaciones de Kenia, al borde de la hambruna

  • supervivientes inundaciones Kenia, al borde hambruna
ABB

Decenas de miles de personas que sobrevivieron a las peores inundaciones en las últimas décadas en Kenia se encuentran al borde de la hambruna dos meses después del desastre, según han afirmado este miércoles trabajadores humanitarios, que han pedido a las autoridades que incrementen su apoyo a estas personas.

Las lluvias torrenciales caídas entre marzo y abril causaron desbordes en presas y ríos del país, sumergiendo campos de cultivo y arrasando numerosas viviendas. Además, al menos 186 personas murieron y más de 300.000 se vieron forzadas a abandonar sus casas.

A pesar de que los niveles de agua han descendido y muchas personas han vuelto a sus viviendas, los trabajadores humanitarios en el condado de Río Tana -el más afectado- han resaltado que la mayoría de ellos viven en campamento con pocos recursos.

Kenia experimenta dos temporadas de lluvia, de marzo a mayo y de octubre a noviembre, pero las lluvias estacionales de este año han sido las mayores en los últimos 50 años

"La mayoría de los 150.000 desplazados de Río Tana siguen en los campamentos, ya que no han recibido información de las autoridades sobre si es seguro regresar o no", ha dicho Matthew Cousins, director humanitario de Oxfam Kenia.

"Tampoco tienen nada a lo que volver. Sus casas y campos han quedado destruidos y no han recibido ninguna ayuda para reconstruir sus vidas", ha agregado.

Kenia experimenta dos temporadas de lluvia, de marzo a mayo y de octubre a noviembre, pero las lluvias estacionales de este año han sido las mayores en los últimos 50 años, según el departamento meteorológico del país africano.

En el condado de Río Tana, las inundaciones no sólo causaron daños en infraestructuras como carreteras, puentes y escuelas, sino que sumergieron campos de cultivo y mataron a miles de cabeza de ganado.

La falta de agua potable y el mal estado de la sanidad ha provocado además un brote de cólera con cerca de 300 afectados, si bien las ONG han señalado que no ha habido nuevos casos en los últimos siete días.

"Es una situación muy mala y el país parece no tener los fondos suficientes para apoyar a esta gente"

"La gente necesita comida. No siempre tienen suficiente para comer. Estamos registrando a personas en los campamentos y muchos niños, mujeres y ancianos están débiles y desnutridos", ha alertado Ahmed Ibrahim, director de Arid Lands Development Focus.

"Algunos dijeron que la última buena comida que ingirieron fue una chapata con una taza de té, y eso fue hace dos o tres días. Es una situación muy mala y el país parece no tener los fondos suficientes para apoyar a esta gente", ha lamentado.

El gobierno del condado afirmó en mayo que necesitaba cerca de 70 millones de dólares (unos 60 millones de euros) para ayudar a los supervivientes de las inundaciones a reconstruir sus viviendas, si bien las ONG han señalado que los fondos no han llegado.

En este sentido, el secretario del gobierno del condado, Salim Bagana, ha manifestado "no saber cuánto" ha sido recibido, pero ha reconocido que "no se ha recibido todo".

"Hubo algunos retrasos, pero ahora el dinero está llegando y la gente debería irse a casa. Les ayudaremos a reiniciar sus vidas y pedimos ayuda a nuestros socios humanitarios", ha resaltado.

Redacción iAgua

La redacción recomienda