Hidroconta
Connecting Waterpeople
KISTERS
MOLEAER
Danfoss
FENACORE
Idrica
Red Control
AECID
SCRATS
NTT DATA
LACROIX
AMPHOS 21
ADECAGUA
Xylem Water Solutions España
ACCIONA
Likitech
ONGAWA
Aganova
AGS Water Solutions
GS Inima Environment
ICEX España Exportación e Inversiones
Global Omnium
NSI Mobile Water Solutions
Fundación Botín
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Grupo Mejoras
RENOLIT ALKORPLAN
Ingeteam
Lama Sistemas de Filtrado
Rädlinger primus line GmbH
TEDAGUA
Sacyr Agua
Regaber
Sivortex Sistemes Integrals
HRS Heat Exchangers
Gestagua
VisualNAcert
CAF
Consorcio de Aguas de Asturias
DATAKORUM
Minsait
ISMedioambiente
ESAMUR
Kamstrup
Aqualia
Laboratorios Tecnológicos de Levante
STF
TFS Grupo Amper
J. Huesa Water Technology
Vector Energy
Schneider Electric
Molecor
Terranova
Asociación de Ciencias Ambientales
Barmatec
Agencia Vasca del Agua
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Innovyze, an Autodesk company
Hach
s::can Iberia Sistemas de Medición
Saint Gobain PAM
Fundación CONAMA
Filtralite
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Catalan Water Partnership
Confederación Hidrográfica del Segura
TecnoConverting
EPG Salinas
AGENDA 21500
EMALSA
Almar Water Solutions
Amiblu
Fundación Biodiversidad
Hidroconta
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

Se encuentra usted aquí

Los tornados en EEUU y el deshielo podrían estar conectados por los efectos del cambio climático

  • tornados EEUU y deshielo podrían estar conectados efectos cambio climático

Los efectos del cambio climático global que tiene lugar en el Ártico pueden influir en el clima mucho más cerca de su casa para millones de estadounidenses, en forma de menos tornados.

Estados Unidos ha experimentado muchos cambios en los fenómenos adversos en la última década, incluido menos frecuencia de tornados. Un nuevo estudio sugiere que los cambios en la circulación atmosférica que coinciden con la pérdida del hielo marino del Ártico pueden ser en parte culpables.

Científicos atmosféricos de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y Purdue University presentan sus hallazgos en la revista Climate and Atmospheric Science.

"Una relación entre el hielo marino del Ártico y los tornados en los EE.UU. puede parecer poco probable", dijo en un comunicado ((Robert) Jeff Trapp, profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad de Illinois y coautor. "Pero es difícil ignorar la creciente evidencia en apoyo de la conexión".

Los investigadores realizaron análisis estadísticos de casi tres décadas de datos climáticos históricos y encontraron correlaciones significativas entre la actividad de los tornados y la extensión del hielo marino del Ártico, especialmente durante el mes de julio.

El equipo cree que la reducción en la actividad de tornado se reduce a cómo la disminución del hielo marino del Ártico controla el camino de la corriente en chorro. A medida que el hielo marino del Ártico retrocede, la corriente en chorro migra desde su ruta tradicional de verano en estados como Montana y Dakota del Sur hacia áreas más al norte, y las condiciones atmosféricas que son favorables para la formación de tornados siguen su ejemplo.

"Los tornados y sus tormentas eléctricas primarias son alimentadas por la cizalladura del viento y la humedad", dijo Trapp. "Cuando la corriente en chorro migra hacia el norte, lleva la cizalladura del viento, pero no siempre la humedad. Por lo tanto, aunque las tormentas eléctricas aún pueden desarrollarse, tienden a no generar tornados porque uno de los ingredientes esenciales para la formación de tornado ahora ha desaparecido."

El equipo cree que la correlación entre la retirada de hielo del Ártico y la migración de la corriente en chorro puede conducir a avances en la predicción estacional del clima severo.

"Una de las razones por las que nos enfocamos en el hielo marino es porque, como el océano y la tierra, es relativamente lento para evolucionar", dijo Trapp. "Debido a que el hielo marino y la atmósfera están acoplados, la respuesta de la atmósfera también es relativamente lenta. Podemos utilizar esta propiedad para ayudar a hacer predicciones a largo plazo para tornados y granizo, de forma similar a como se predicen las temporadas de huracanes". Pero antes de hacerlo, Trapp dijo que aún necesitaban comprender los factores que impulsan los cambios en el hielo marino y qué papel podrían desempeñar los trópicos.

Aún no está claro por qué esta correlación es particularmente dominante durante el mes de julio, dijeron los investigadores, y admiten que solo están en la punta del iceberg en cuanto a la comprensión de los efectos generales del cambio climático y la variabilidad climática en tiempo severo.

Redacción iAgua

La redacción recomienda