Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

El uso del gas en lugar del carbón podría estabilizar el cambio climático

112
  • uso gas lugar carbón podría estabilizar cambio climático
Minsait
· 112

Dirigido por Katsumasa Tanaka, investigador principal de riesgos climáticos en el Instituto Nacional de Estudios Ambientales en Japón, un estudio examinó los escenarios globales para la transición del carbón al gas utilizando un enfoque novedoso que aplicaba métricas desarrolladas para evaluaciones de impacto climático al debate sobre el gas y el carbón.

Centrándose en los principales generadores de energía del mundo (China, Alemania, India y Estados Unidos), el análisis examinó los impactos de una variedad de emisiones directas e indirectas de tal cambio en escalas de tiempo más cortas y más largas, desde unas pocas décadas hasta un siglo.

"Muchos estudios anteriores fueron un tanto ambivalentes sobre los beneficios climáticos del cambio de carbón a gas --dice Tanaka--. Nuestro estudio explica mejor los beneficios climáticos que resultarían de esta transición energética, porque elegimos cuidadosamente las métricas para evaluar los impactos del clima a la luz de los avances recientes en la comprensión de las métricas".

"Dada la situación política actual, entregamos un mensaje muy necesario para ayudar a facilitar el cambio de energía fuera del carbón en el marco del Acuerdo de París --apunta Tanaka en un comunicado--. Sin embargo, el gas natural no es un objetivo final; lo consideramos como un combustible de puente hacia formas de energía más sostenibles a largo plazo a medida que avanzamos hacia la descarbonización".

Las preocupaciones sobre la fuga de metano del gas natural se han debatido intensamente, en particular en Estados Unidos, dado el uso creciente de 'fracking' (fracturación hidráulica) en la última década. Los esfuerzos científicos recientes han mejorado la comprensión del alcance de la fuga de metano en Estados Unidos, pero los impactos potenciales de la fuga de metano siguen siendo muy inciertos en el resto del mundo.

El gas natural no es un objetivo final; lo consideramos como un combustible de puente hacia formas de energía más sostenibles a largo plazo a medida que avanzamos hacia la descarbonización

"Nuestra conclusión de que los beneficios del gas natural superan a los posibles riesgos es sólida en una amplia gama de fugas de metano y en incertidumbres en los datos y métricas de emisiones", apunta Tanaka, cuya investigación fue parcialmente apoyada por el Fondo para el Desarrollo de Tecnología e Investigación Ambiental de la Agencia de Conservación y Conservación del Medio Ambiente en Japón, con el apoyo adicional del Instituto de Estudios Avanzados de Sostenibilidad en Alemania y el Consejo de Investigación de Noruega.

Múltiples métricas para examinar impactos climáticos

Las métricas de emisiones, o indicadores para evaluar los impactos al cambio climático de una variedad de tipos de emisiones, son herramientas útiles para obtener información sobre los impactos del clima sin la necesidad de ejecutar modelos de clima. Estas métricas funcionan como factores de ponderación al calcular las emisiones equivalentes de CO2 de las emisiones de una variedad de gases de efecto invernadero. Sin embargo, los impactos climáticos resultantes observados a través de las emisiones equivalentes de CO2 son sensibles a las métricas específicas elegidas.

"Debido a que el resultado puede depender en gran medida de qué métricas se elijan y apliquen, es necesario reflexionar cuidadosamente sobre el significado y las implicaciones de cada elección específica", dice Francesco Cherubini, profesor de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología. "Cada tipo de emisión provoca una respuesta diferente del sistema climático. Los resultados divergentes en estudios previos bien pueden provenir del tipo de métrica que se eligió", añade.

La elección de los autores de las métricas coincidió con las recomendaciones recientes del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Sociedad de Toxicología y Química Ambientales

El estudio combinó múltiples métricas para abordar los impactos climáticos a corto y largo plazo en paralelo. Se encontró que las centrales eléctricas de gas natural tienen impactos menores a corto y largo plazo que las centrales eléctricas de carbón, incluso cuando se consideran altas tasas de fugas de metano, una gama completa de gases de efecto invernadero y contaminantes del aire, o problemas de incertidumbre.

"Nuestro estudio utiliza un conjunto de métricas en forma conjunta, a diferencia de muchos estudios que usan solo uno, para considerar los impactos del clima en diferentes escalas de tiempo: una métrica durante algunas décadas y otra por aproximadamente un siglo", señala Otavio Cavalett, colega de Cherubini. "Esto nos permitió considerar la gran cantidad de contaminantes que pueden afectar al clima en diferentes escalas de tiempo", añade.

"En la práctica, nos apartamos de las métricas disponibles del último informe del IPCC [Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático] y nos centramos en aquellas que son más consistentes con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París", dice Cherubini. La elección de los autores de las métricas coincidió con las recomendaciones recientes del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Sociedad de Toxicología y Química Ambientales. Es la primera aplicación de estas recomendaciones al debate carbón-gas.

Diferencias regionales

Para garantizar que se tuvieran en cuenta las posibles diferencias regionales en el estudio global, el estudio comparó las métricas globales con las métricas regionales para examinar con mayor precisión los impactos.

El estudio es parte de una creciente literatura que reafirma la necesidad de eliminar el carbón para mitigar el aumento de las temperaturas globales y frenar o revertir los impactos negativos del cambio climático

"Consideramos un conjunto de los llamados contaminantes climáticos de corta duración (SLCP), como SOx, NOx y carbono negro, que pueden emitirse desde estas plantas", dice Bill Collins, profesor de la Universidad de Reading, en Reino Unido. "Esto requirió un análisis regional porque los impactos climáticos de los PCLC dependen de dónde se emiten, debido a su corta vida útil en la atmósfera", apunta.

El estudio realizado por Tanaka y sus coautores es parte de una creciente literatura que reafirma la necesidad de eliminar el carbón para mitigar el aumento de las temperaturas globales y frenar o revertir los impactos negativos del cambio climático. El trabajo futuro relacionado podría considerar las cadenas de suministro y el comercio dentro y entre los países y otros factores ambientales, además de trabajar para mejorar la consistencia de las métricas para evaluar los impactos del clima.

"La calidad del aire no es parte de nuestro análisis, pero incluirla probablemente fortalecería nuestra conclusión", dice Tanaka. Otros efectos ambientales, como la contaminación del agua potable y las actividades sísmicas inducidas, también podrían agregar dimensiones importantes al debate", concluye.

La redacción recomienda