Guillermina Yanguas: "Soplan nuevos vientos que nos alejan de la vieja concepción de que la protección ambiental es un lastre para el desarrollo"

47
0
47

(MAGRAMA) La directora general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), Guillermina Yanguas, ha destacado hoy que el Ministerio avanza hacia un nuevo marco regulatorio estable para el fomento de la actividad empresarial y del respeto al medio ambiente.

Así lo ha asegurado durante su participación en una jornada sobre crecimiento sostenible organizada por la Fundación Entorno, en la que también ha intervenido el presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, Peter Bakker.

Yanguas ha recordado que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha emprendido una revisión de la normativa medioambiental, en el marco de su prioridad de fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo.

En este sentido, ha abogado por que “la normativa debe tratar de incentivar las inversiones empresariales y generar riqueza y nuevos puestos de trabajo, al tiempo que otorgue una alta protección de nuestro bien más preciado, nuestro patrimonio natural”.

Ha afirmado que, en muchas ocasiones, la elevada complejidad y la proliferación de normativa medioambiental ha generado situaciones de inseguridad jurídica tanto en los ciudadanos como en las empresas, lo que “ha desincentivado la iniciativa empresarial o el emprendimiento de nuevas actividades económicas”.

En esta jornada, el presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible ha presentado la iniciativa “Changing Pace”, en la que se recoge una propuesta de cambio del actual modelo de crecimiento, una nueva visión de la economía con el horizonte en 2050, en la línea del modelo de economía verde que se ha puesto por objetivo la UE.

Yanguas ha valorado que este documento pone de relieve un aspecto fundamental de la llamada economía verde y que radica en que “solo si trabajamos de forma conjunta entre todos los actores involucrados en la economía seremos capaces de estar a la altura de los actuales desafíos”.

“Soplan nuevos vientos que nos alejan de la vieja concepción de que la protección ambiental es un lastre para el desarrollo, y que la utilización racional de los recursos naturales no es solo una obligación, sino que puede ser una importante fuente de riqueza”, ha concluido la directora general. 

Comentarios