Los embalses de la cuenca del Guadalquivir están por encima del 81% de su capacidad

261
0
261
  • Canal del Bajo Guadalquivir
  • El volumen de agua embalsada es de 6.586 hectómetros cúbicos lo que garantiza el abastecimiento a las poblaciones para más de 3 años.

(CHG) Tras las últimas lluvias registradas en la cuenca del Guadalquivir, la situación de los embalses es muy positiva. Actualmente, la cuenca se encuentra al 81,26% de su capacidad de almacenamiento, lo que supone un volumen de agua embalsada de 6.586 hectómetros cúbicos.

Estos niveles garantizan el abastecimiento de agua a las poblaciones de la cuenca durante los próximos tres años y permitirán mantener unas dotaciones para riego dentro de la normalidad durante las dos próximas campañas.

A lo largo del mes de enero, la situación de los embalses de la cuenca ha experimentado un importante crecimiento de los recursos almacenados, pasando del 73% a más del 81% de su capacidad.

En este sentido, durante los últimos episodios de lluvias, los embalses han jugado un importante papel, ampliando las garantías de agua de la cuenca con el almacenamiento de los recursos y, por otro lado, han posibilitado la laminación de avenidas, gestionando los niveles de resguardo (margen de seguridad) de cada presa según las previsiones meteorológicas.

Durante las últimas semanas, las precipitaciones de mayor intensidad se han registrado en la zona de cabecera de la cuenca, en la provincia de Jaén, donde los embalses están al 87,39 % de su capacidad. En esta zona, los embalses del Guadalmena, Guadalén, Giribaile y Jándula, han estado desembalsando entre 10 y 30 m3/seg, unos caudales poco significativos aguas abajo pero que han permitido aumentar los márgenes de seguridad de estos embalses para garantizar su capacidad de almacenamiento ante nuevos episodios de lluvias que se puedan producir.

En la provincia de Córdoba los embalses están al 82,04% de su capacidad. En Granada al 66,41% y en Sevilla al 77,90%. En todas ellas se están llevando a cabo desembalses de seguridad controlados en las presas que así lo requieren para gestionar adecuadamente las reservas de agua y los niveles de resguardo.

Comentarios