El "agua solidaria" de los regantes del Trasvase Tajo-Segura llega al monasterio de Las Clarisas de Lorca para su recuperación

51
0
51
  • El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, y el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, resaltan "la gran labor" y la unidad de acción de los regantes para levantar de nuevo el convento que fue destruido por los terremotos
  • Las obras de rehabilitación, que han supuesto una inversión de dos millones de euros, han sido financiadas íntegramente por el 'céntimo solidario' de los regantes de Murcia, Valencia y Almería  

El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, y el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, mostraron hoy su agradecimiento a los regantes del Acueducto Tajo-Segura por llevar su “agua solidaria” para la recuperación del monasterio de Santa Ana y Santa María Magdalena de Las Clarisas de Lorca, que fue destruido por los terremotos del 11 de mayo de 2011.

Valcárcel resaltó “la gran labor” realizada por los regantes que, según dijo, “tan buenos conocedores del poder que otorga la unidad en la acción y el esfuerzo común, han sumado, céntimo a céntimo, gota a gota, el caudal necesario para levantar de nuevo los muros de este monasterio”.

Además, el jefe del Ejecutivo murciano remarcó que estas obras son el ejemplo de “la generosidad y la altura de miras” que “han de anteponerse a fronteras geográficas y a banderas políticas”, y se refirió a la demanda que día a día hacen los regantes de esa solidaridad en materia de agua, “solidaridad que se paga”, dijo, “porque aquí no se regala nada”.

“Han mostrado solidaridad con un caso como el que se produjo en Lorca en 2011 y en términos muy específicos éste del monasterio que se vio absolutamente destruido”. En este sentido, Valcárcel aludió a la “grandeza solidaria” de los regantes del Acueducto Tajo-Segura y del Sindicato Central de Regantes al sufragar estas obras, pues, como ha recordado, tras los terremotos del 11 de mayo el panorama era “desolador”.

Este acto, en el que ejerció de anfitriona la madre María Jesús, abadesa del monasterio, contó también con la asistencia del obispo de la Diócesis, José Manuel Lorca Planes, quien bendijo con el agua del trasvase el edificio restaurado. Además asistió el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, y por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la directora general del Agua, Liana Sandra Ardiles.

El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Scrats, hizo entrega simbólica de las obras de rehabilitación del monasterio de Santa Ana y Magdalena de Las Clarisas a las monjas después de la finalización de los trabajos de recuperación del edificio que fue devastado por los terremotos.

Más de 1.500 regantes procedentes de Almería, Murcia y Alicante

El acto simbólico de la entrega fue realizado por parte del presidente del Scrats, José Manuel Claver, junto a más de 1.500 regantes procedentes de Almería, Murcia y Alicante, que visitaron las obras realizadas en el monasterio, además de participar en una comida de hermandad que se celebró posteriormente en el recinto ferial de Santa Quiteria de Lorca.

La rehabilitación del monasterio se inició el 22 de diciembre de 2011, fecha en la que se colocó la primera piedra de estos trabajos que se han llevado a cabo a lo largo de poco más de un año y medio.

La financiación de los más de 3.000 metros que ocupa la capilla y las instalaciones del monasterio ha sido posible gracias a las aportaciones de las 86 comunidades de regantes integradas en el Scrats. Unos 39.000 agricultores de Murcia, Valencia y Almería han realizado una inversión total de más dos millones de euros a través de la campaña 'céntimo solidario', por la que cada regante cedía por la compra de un metro cúbico de agua un céntimo a la rehabilitación del monasterio, y que han hecho efectivo desde mayo a diciembre del pasado año.

La solidaridad de los regantes, con la coordinación del Scrats, ha permitido el acondicionamiento de todo el monasterio, desde la capilla, que fue completamente destruida por los terremotos, hasta las celdas de las hermanas.

Un nuevo retablo con el diseño del que fue destruido en la Guerra Civil

Este convento, inaugurado el 23 de julio de 1956, sustituyó al que las monjas clarisas tenían en el centro de Lorca. Ahora, con estas obras de rehabilitación, la capilla se ha restaurado exactamente igual a la original y ha recuperado el diseño del retablo del antiguo monasterio, que fue destruido durante la Guerra Civil española.

De igual manera, se ha acondicionado también el recinto de entrada, el claustro, el refectorio, así como varias salas para sus trabajos, y el obrador, donde las monjas elaboran repostería para su venta, con lo que hacen frente al mantenimiento del monasterio y a obras sociales.

Por su parte, la Generalitat Valenciana, a través del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, ha restaurado las imágenes de Santa Clara, del escultor Sánchez Lozano, y la Inmaculada Concepción, del imaginero Roque López.

Comentarios