La Eurocámara aplaza su informe sobre la contaminación de las rías gallegas

55
0
55
  • Ría de Vigo (Wikipedia).

(EuropaPress) La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo se ha visto obligada a aplazar sine die la votación del informe sobre la contaminación de las rías gallegas de Vigo, O Burgo y Ferrol debido a que una mayoría de eurodiputados ha rechazado la opción de abrir una plazo de enmiendas hasta septiembre para consensuar el texto y sus recomendaciones.

Los eurodiputados no lograron ponerse de acuerdo para pactar un texto de recomendaciones para las autoridades nacionales, autonómicas y locales, a la vista de la situación que pudieron observar durante la visita que una delegación realizó el pasado mes de febrero para comprobar el tratamiento de las aguas y la situación medioambiental en las rías de O Burgo, Ferrol y Vigo.

El principal escollo está en que el presidente de la misión de eurodiputados desplazada a Galicia para comprobar la situación de las rías, el eurodiputado popular Philippe Boulland, y las otras dos miembros titulares de la misión, la liberal Angelika Werthmann y la ecológica Tatjana Zdanoka, han presentado proyectos de textos alternativos por sus fuertes divergencias. El texto de Boulland es más benévolo al reflejar de forma más precisa las respuestas y esfuerzos que están haciendo las autoridades autonómicas y locales para contribuir a resolver el problema de la contaminación de las rías.

La presidenta de la Comisión de Peticiones, la eurodiputada popular italiana Erminia Mazzoni, ha confirmado que solicitará la opinión de los servicios legales para determinar el procedimiento a seguir después de que la mayoría de eurodiputados hayan rechazado su propuesta de abrir hasta el 3 de septiembre un plazo de enmiendas.

Mazzoni propuso que sólo los miembros oficiales de la visita puedan presentar enmiendas a la parte descriptiva del texto de Boulland y que cualquier miembro pudiera presentar enmiendas a las recomendaciones y asimismo, que todos tuvieran derecho a votar el informe, algo que finalmente ha rechazado la mayoría de eurodiputados.

Prestigio socavado

"Estamos socavando el prestigio de nuestra comisión frente a los ciudadanos", ha alertado con todo Mazzoni, que ha recordado que la comisión está para "ayudar a los ciudadanos" y no para "bloquear" las cuestiones. "Paralizaremos el informe. Es su decisión", les ha reprochado.

Zadonoka ha defendido que se vote en base al informe que presentaron las dos eurodiputadas porque se trata de "un texto de total consenso", tras criticar que el proyecto de Boulland "se ha distribuido esta mañana" y ha criticado que su texto "rechaza completamente todas las preocupaciones de los peticionarios".

El presidente de la misión ha criticado, en cambio, que la negociación del texto se ha "envenenado" por las filtraciones del texto inicial y ha admitido que es "muy difícil encontrar un consenso". Así, ha invocado el artículo 52 del reglamento del Parlamento Europeo para interpretar si es él quien debe presentar la parte descriptiva del texto sin someterla a voto en caso de falta de consenso entre los miembros oficiales de la misión, algo que ha apoyado el eurodiputado popular español Carlos Iturgáiz, según han explicado fuentes populares.

Cruce de reproches

La eurodiputada del BNG, Ana Miranda, ha acusado a Boulland de la situación por su actitud "poco dialogante, casi dictatorial" y le ha acusado de estar "totalmente manipulado del por el PP español", a la par que ha lamentado que los eurodiputados lleven discutiendo "cinco meses" el problema de la contaminación de las rías gallegas a raíz de la visita.

Ana Miranda ha criticado que "no se ha solucionado" pese a las "numerosísimas denuncias" de los ciudadanos de la comunidad. "Nos estamos ahogando en un procedimiento administrativo y estamos dejando el problema de fondo: solucionar el saneamiento de las rías gallegas", ha reprochado, al tiempo que ha rechazado un informe que diga "que todo está bien".

Boulland ha asegurado entender el interés electoral de Miranda para defender a los peticionarios y ha insistido en que su informe es "lo más objetivo posible", ya que ha "buscado consensos todo el tiempo". Asimismo, ha insistido en que, si bien el informe reconoce "ciertos hechos sobre la contaminación" donde hay "problemas de tratamiento de aguas", también refleja que los proyectos previstos por las autoridades pueden responder a las preocupaciones "legítimas" de los ciudadanos. "La situación no es perfecta", ha concedido.

El eurodiputado socialista Miguel Ángel Martínez Martínez ha admitido su "estupefacción" por la falta de acuerdo de los eurodiputados sobre cómo proceder con el informe, una situación que ha descrito como "sin precedentes" por la falta de acuerdo de los titulares de la misión. Ha dejado claro, en todo caso, que no sabe con cuál de los dos estaría de acuerdo.

Su compañero de partido Antolín Sánchez Presedo ha señalado que "lo normal" es que hubiera ya "una resolución" del caso tras la visita de la delegación en febrero y ha apostado por "buscar una solución razonable" tras recordar que la visita discurrió "sin ningún tipo de problemas". Así, ha insistido en que hay que enviar "un mensaje muy claro" de que España y Galicia tienen que cumplir con las normas europeas.

Por su parte, el eurodiputado del PP Francisco Millan Mon ha calificado de "embrollo" el asunto, aunque ha evaluado como "equilibrado" y "positivo" el texto de Boulland, tanto para Galicia como para abrir la puerta a que haya fondos europeos en el futuro para "la limpieza de las rías", que es lo que a los ciudadanos les interesa.

Informe propuesto

El texto de Boulland reconoce que partes de las rías se han visto "particularmente afectadas por la contaminación" tras años de dejadez por las autoridades, tanto a nivel nacional como autonómico y local y que la situación se ha visto afectada por "la expansión rápida de la urbanización e industrialización, que no siempre estuvo acompañada por suficientes medidas para proteger el medio ambiente y garantizar la correcta gestión de los residuos".

Con todo, asegura que los esfuerzos de las autoridades "han llevado a mejoras" sobre el terreno y destaca el "enorme progreso" en Galicia desde los años 80, cuando sólo contaba con una planta de tratamiento de aguas residuales, frente a las 151 de la actualidad. No obstante, constata que el tratamiento de las aguas de lluvia no es correcto en Vigo, aunque apunta que la estación de Lagares, en fase de construcción, debería responder a las últimas preocupaciones en este punto.

Asimismo, el proyecto de informe defiende que la planta de Reganosa ha recibido "todas las autorizaciones necesarias para sus actividades", aunque los miembros han comprobado "su proximidad con algunas viviendas".

En el caso de la ría de O Burgo, el texto admite la "consternación" de algunos miembros de la delegación por el "profundo lodo" que ha afectado "tan negativamente" en la zona y reclama su limpieza "urgente" en el interés de la población local y el desarrollo económico de la zona.

En el texto, se celebra el compromiso de las autoridades gallegas por "actuar para impedir un mayor deterioro" de las rías tras reconocer que "la contaminación amenaza a la economía local", basada en el marisqueo y piden una gestión de los residuos de agua "holístico, integral y completo", algo que requiere "inversión humana y recursos financieros".

Por ello, defiende que la UE debe estar preparada para discutir con las autoridades españolas "financiación futura y cooperación técnica" a través de los fondos de cohesión y estructurales para que Galicia "priorice de forma más eficaz sus programas y proyectos en beneficio de la limpieza de las rías".

Comentarios