La presidenta de la Diputación de Alicante aboga por llegar a acuerdos en relación al nuevo plan de cuenca del Júcar

18
0
18
  • Luisa Pastor en la jornada de hoy.

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, ha abogado por "llegar a acuerdos" en relación al nuevo plan de cuenca del Júcar y por respetar los derechos históricos existentes, aunque repartiendo el agua que se tiene actualmente. "Agua hay la que hay, y hay que repartirla de la forma más equitativa posible", ha agregado.

Pastor se ha expresado en estos términos a los periodistas tras visitar este viernes los trabajos de rehabilitación de un cuadro cedido por el Museo del Prado al Museo de Bellas Artes Gravina (Mubag) alicantino, preguntada sobre la posibilidad de que los regantes del Vinalopó estén preocupados ante el nuevo plan del Júcar.

"De momento los regantes del Vinalopó no han dicho que no estén de acuerdo, todo el mundo tenemos que llegar a un punto de encuentro. Agua hay la que hay, y hay que repartirla de la forma más equitativa posible, respetando derechos históricos que tiene la gente", ha manifestado.

"No olvidemos que existen derechos históricos y eso hay que respetarlo, pero a lo mejor hay derechos de 20 y agua hay para 10. Respetemos esos derechos pero repartamos el agua que tenemos, si tenemos agua de sobra no habrá problema, pero si no tenemos para todos, habrá que repartirla de la mejor manera posible", ha recalcado la dirigente provincial.

Asimismo, ha explicado que la Comisión Técnica de la Mesa del Agua "está estudiando" el texto publicado por el Ministerio de Medio Ambiente, y ha subrayado que "en el tema del agua hay que ser serio". "Primero hay que leerse las cosas, saber dónde estamos y después opinar, y en eso estamos", ha afirmado.

Plan de 1998

En el mismo sentido, ha recordado que en 1998 se cerró el Plan de Cuenca del Júcar con "el mayor de los consensos posibles", al tiempo que ha enfatizado que el agua es un bien "imprescindible y escaso", por lo que, a su juicio, "hay que ir con mucha cautela e intentando el máximo consenso de todas las partes.

"En 1998 la comunidad de regantes del Júcar y del Vinalopó se felicitaron mutuamente del consenso alcanzado, y creo que en este nuevo plan, una vez leamos los textos, creo que podremos terminar también felicitándonos y llegando a un acuerdo", ha señalado.

Comentarios