Estructuras de sulfatos en un cráter de Marte revelan que pudo ser un lago, que se evaporó al cambiar el clima

14
0
14

Los científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) han hallado montículos en el interior de varios cráteres de la región marciana de Arabia Tierra. Concretamente, el análisis de la estructura que se encuentra en el cráter de Becquerel, el más grande de la zona, revela que está compuesto por capas de sulfatos de colores claros que podrían indicar que una vez albergó agua en su interior.

Según han detallado, los sulfatos habitualmente se producen en la Tierra por la evaporación del agua, por lo que la presencia de estos materiales en abundancia, señalan que el cráter fue una vez un gran lago que se evaporó entre 3.500 y 3.800 millones de años atrás.

Así, el cráter, producido por el impacto de un meteorito, habría estado una vez cubierto por estos residuos y la erosión del viento los habría conducido a otros puntos de la región que también albergan este tipo de material en la superficie. Como resultado, habrían quedado restos de estos sulfatos en el interior del cráter, en forma de montículo, que el viento no habría podido arrastrar.

Lo que ha llamado la atención de la agencia espacial es la disposición de las capas de sedimentos a lo largo de la superficie de la zona, que están distribuidas siguiendo un patrón regular. Los científicos apuntan a que esta formación podría deberse a los "significativos cambios" de clima que sufre el planeta, debido a la inclinación de su eje de rotación.

De este modo, las variaciones de la climatología de la zona afectarían visiblemente al modo en que los sedimentos se depositan sobre la superficie marciana.

Por otra parte, los residuos de color negro que se observan en los alrededores del cráter, procederían, según los investigadores, de una erupción volcánica que se produjo en otro lugar y habrían sido arrastrados hasta ahí por el viento.

Comentarios