Aqualia
Connecting Waterpeople

¿A qué se destina el canon del agua en Cataluña?

248
0
(0)

Sobre la Entidad

Agencia Catalana del Agua
Agencia Catalana del Agua, empresa pública de la Generalitat de Cataluña encargada de su administración hidráulica que actúa como organismo de sus cuencas internas.
Sofrel
  • ¿ qué se destina canon agua Cataluña?

Actualmente vivimos en un contexto en el que la transparencia es clave para informar sobre las actividades de las empresas y de las administraciones públicas. La ciudadanía quiere y tiene todo el derecho para saber a dónde se destinan los impuestos que paga y, por este motivo, el presente post pretende detallar la finalidad del canon del agua.

Este impuesto, que supone un tercio del total de la factura del agua que pagamos en Cataluña, es la principal vía de financiación de la Agencia Catalana del Agua. Aunque, para muchos, es considerado una medida recaudatoria, precisamente su finalidad busca incentivar el consumo racional y eficiente de agua por parte de la ciudadanía y empresas, y más en un contexto marcado por el clima mediterráneo (alteración de largos periodos de falta de lluvias con episodios de precipitaciones de corta pero intensa duración) y por la cada vez más evidente incidencia del cambio climático.

Anualmente, de promedio, el canon del agua aporta alrededor de los 450 millones de euros, que se destinan para garantizar el funcionamiento de las infraestructuras hidráulicas existentes en Cataluña (embalses, desalinizadoras, depuradoras, entre otros), el ejercicio de la actividad inspectora en el medio hídrico para evitar daños en el medio y fomentar su preservación, y al mismo tiempo invertir en nuevas actuaciones en el ciclo del agua en los ámbitos de abastecimiento, saneamiento y medio.

Inversión limitada por la deuda

A finales de 2010, el endeudamiento bancario de la Agencia Catalana del Agua era de 1.368 millones de euros. Esta cantidad se logró por la suma de varios factores, como un ritmo inversor superior a la recuperación económica prevista con el canon, las numerosas actuaciones llevadas a cabo durante la sequía de 2007-2008, la falta de las aportaciones económicas para financiar las inversiones previstas en la planificación (principalmente, por los incumplimientos de la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía de Cataluña). Entre 2009 y 2010 este impuesto apenas se incrementó, teniendo en cuenta que este fue el momento con una mayor efervescencia de la entrada en servicio de nuevas y costosas infraestructuras en el ciclo integral del agua.

Esto provocó que en el periodo comprendido entre 2011 y 2016, una gran parte del presupuesto de la Agencia (el 40%) se haya tenido que destinar a reducir gran parte de esta deuda (en un 80%) ya garantizar la estabilidad y viabilidad financiera de la ACA. A partir de 2017 y 2018, la ACA recuperará su capacidad inversora y, de manera progresiva, podrá ejecutar nuevas infraestructuras en el ciclo integral del agua.

El saneamiento, un 40% del presupuesto

Actualmente, Cataluña dispone de 514 depuradoras públicas en servicio, que sanean más del 97% de la población de Cataluña, y que tienen una doble función: por un lado, recoger y tratar un residuo que proviene del consumo doméstico y de las actividades industriales y de servicios, y por otro, una vez el agua residual ha sido debidamente depurada, se devuelve al medio (ríos, torrentes y aguas litorales) para incrementar el caudal circulante de los ríos y contribuir a la mejora de nuestras masas de agua . Garantizar el funcionamiento de las depuradoras requiere, principalmente, tener que afrontar los costes energéticos que se producen por el funcionamiento de estas plantas. En otro caso, la Agencia también destina anualmente una parte del presupuesto para llevar a cabo actuaciones de reposición y mejora para garantizar el funcionamiento normal de las depuradoras. Para el 2017, se prevé que los costes de saneamiento asciendan a 182,5 millones de euros, lo que supone casi el 40% de los ingresos, teniendo en cuenta que la previsión para este 2017 es de disponer de ingresos valorados en 464 millones de euros provenientes en su práctica totalidad del canon del agua.

La siguiente partida que aglutina todavía una parte importante del gasto en la actualidad a la Agencia es el retorno del endeudamiento. Para el 2017 se ha previsto destinar 181 millones de euros en este concepto, lo que supone un 39% del presupuesto de la empresa pública.

El resto de ingresos se destinan al abastecimiento de agua (6,2 millones de euros para garantizar el funcionamiento y mantenimiento de presas, embalses, redes de control), a la protección y mejora del medio (6,3 millones en actuaciones de inspección, control y análisis de los ecosistemas acuáticos), gastos de estructura (12 millones para suministros, tributos, alquileres, seguros, sistemas informáticos), gastos de personal (31,2 millones de euros), así como los intereses bancarios (16,45 M €)

Reactivación de la inversión

Para este 2017, los presupuestos de la ACA prevén una inversión superior a los 50 millones de euros en nuevas actuaciones. Se contemplan actuaciones como la nueva depuradora de El Catllar, las mejoras en la depuradora de Martorell y la reducción de nutrientes en la depuradora de Banyoles, 6,4 millones de euros para diversas líneas de ayudas para la instalación de contadores en alta, para minimizar la inundabilidad, así como también a dos líneas de ayudas plurianuales de 10 millones cada una destinadas a la construcción de nuevas captaciones para los entes locales con problemas de abastecimiento.

Distribución de los recursos

Una vez el endeudamiento del ACA se haya devuelto en su totalidad, el presupuesto de la agencia se articulará, aproximadamente, entre un 45% destinado a saneamiento (explotación de depuradoras en servicio y actuaciones de mejora y nuevos sistemas de saneamiento), un 25% en actuaciones en el medio hídrico (inspecciones, control de calidad, actuaciones de mantenimiento y conservación de cauces, encauzamientos de ríos) y un 20% a actuaciones de abastecimiento (mantenimiento y funcionamiento de infraestructuras, nuevas inversiones ). El 10% restante se destinaría a los gastos de estructura y personal.

La redacción recomienda