El futuro del agua urbana pasa por una gestión integral, integradora e inteligente

1.021
6
  • futuro agua urbana pasa gestión integral, integradora e inteligente
    La gestión óptima del agua ha pasado a ser un requisito imprescindible

Sobre la Entidad

Aqualia
Aqualia es la empresa de gestión del agua del FCC Servicios Ciudadanos. Es la primera de su sector en España, la tercera empresa privada de Europa y la sexta en el mundo. Trabaja para 23,5 millones de usuarios en 1.110 municipios de 22 países.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
1021

El crecimiento demográfico, la urbanización y el desarrollo económico provocan un incremento continuo de la demanda de agua en las zonas urbanas. En España, el 20% del agua consumida se destina a uso urbano. De ese porcentaje el 70% es para uso doméstico.  Disponer de agua en cantidad y calidad es un elemento necesario en una sociedad instalada en el bienestar y clave para la prosperidad económica de cualquier territorio. Por todos estos motivos, una óptima gestión de este recurso ha pasado a ser un requisito imprescindible.

Aqualia en la ciudad. Expertos en la gestión integral del ciclo del agua

Con una penetración del 36% en el mercado de gestión indirecta del agua en España, Aqualia está presente en más de 1.100 municipios y atiende a una población superior a los 23,5 millones de habitantes en todo el mundo. En España, presta servicio en más de 850 municipios y 13 millones de habitantes. Santander, Oviedo, Badajoz, Alcalá de Henares, Jaén, Almería, Ibiza, Lleida, Salamanca o Vigo son algunos de núcleos urbanos en los que Aqualia gestiona el ciclo integral del agua. 

Aqualia otorga gran importancia a cada una de las parcelas que componen el ciclo integral del agua, que comprende la captación, el tratamiento y la potabilización, la distribución y la recogida de las aguas usadas y su posterior depuración para su devolución al medio natural en condiciones óptimas.

El objetivo de Aqualia es garantizar un servicio público de calidad en la gestión del ciclo integral del agua. Además de la gestión de servicios públicos -principal actividad de Aqualia- la empresa ha apostado por la diversificación, convirtiéndose en la única empresa en España, y una de las pocas del mundo, que puede ofrecer cualquier servicio vinculado a los diferentes usos del agua.

Una gestión integradora

Las mayores exigencias de los ciudadanos con respecto a los servicios de abastecimiento y saneamiento obligan constantemente a incluir nuevas consideraciones respecto a la eficiencia, garantía de servicios y gestión de riesgos, así como un nuevo paradigma de sostenibilidad ambiental, que requieren la incorporación de nuevas herramientas y modos de gestión de los servicios urbanos.

Empresas expertas como Aqualia ponen a disposición de las ciudades los mejores profesionales, de formación multidisciplinar, capaces de aportar asistencia técnica en las tareas de planificación hidrológica, evaluación de alternativas técnicas, redacción de proyectos de infraestructuras que optimicen el recurso minimizando el impacto ambiental, garantizando además una explotación correcta al mínimo coste. En cuanto a la construcción de infraestructuras y la fabricación de bienes de equipo relacionados con el ciclo integral del agua, que incorporen las últimas tecnologías y que aseguren la calidad, las empresas también aportan valor. Se apoyan, por ejemplo, en desarrollos de I+D+i propios que garanticen la durabilidad y reduzcan los costes de explotación durante la vida útil de las infraestructuras.

En este caso en concreto, el programa de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) de Aqualia está orientado hacia las tecnologías sostenibles, conformado por tres líneas prioritarias y varias áreas de actuación: la mejora de la calidad de los tratamientos, la sostenibilidad y la gestión inteligente.

Aqualia trabaja en el desarrollo de tecnologías innovadoras y soluciones responsables en el ciclo integral del agua, que permitan la reducción del consumo o generación de energía (binomio agua y energía), y la reducción del impacto ambiental, con especial interés en la lucha contra el cambio climático. En esta línea se están desarrollando importantes proyectos en colaboración con grandes compañías: All-gas, es un proyecto de depuración sostenible, enmarcado en el 7º Programa Marco de la Unión Europea. Busca transformar los efluentes de las estaciones depuradoras de agua residual en biomasa de microalgas y la transformación de esta biomasa en biogás, con una calidad suficiente para ser utilizado en el transporte. Cuatro vehículos de la multinacional automovilística Volkswagen (VW) están siendo los primeros en testar el biocombustible que se están generando en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Chiclana (Cádiz) donde se está desarrollando este proyecto.

Recientemente, Aqualia e IBM Research han trabajado conjuntamente para, a través de la tecnología cognitiva de IBM, reducir el consumo de energía derivado del tratamiento de las aguas residuales en las plantas y, al mismo tiempo, maximizar los recursos recuperados en dicho proceso.

El proyecto se ha puesto en marcha en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) que Aqualia gestiona en la ciudad de Lleida con una capacidad de 96.000 metros cúbicos al día (m3/día). Los resultados son prometedores, ya que se ha conseguido reducir el consumo de electricidad general de la planta en un 13,5%. Además, la depuradora está utilizando los recursos de forma más eficaz: la cantidad de productos químicos necesarios para extraer el Fósforo del agua se ha reducido un 14% y la producción de residuos ha caído un 17%. También se ha mejorado significativamente la eliminación de Nitrógeno, especialmente en bajas temperaturas.

Una gestión inteligente

La presencia de las Tecnologías de la Información en la vida cotidiana de los ciudadanos es constante, pese a que en ocasiones pase inadvertida. Los servicios de agua son un buen ejemplo de servicios inteligentes, ya que el ciclo integral del agua tiene una creciente importancia para las ciudades modernas y sus habitantes.

El valor real de estas tecnologías cobra toda su relevancia al integrarlos en un único sistema de gestión, dentro de una plataforma tecnológica que integre la información y permita la toma de las mejores decisiones. El objetivo final de todos estos sistemas es optimizar los recursos de forma que se preste un servicio de la máxima calidad y de forma respetuosa con el medioambiente. Ambos son los protagonistas de esta nueva forma de gestión llamada servicios inteligentes.

Aqualia desarrolla y aplica procesos automatizados y energéticamente eficientes, garantizando el suministro de agua limpia y potable y donde el ciudadano conoce y optimiza su consumo. Algunos ejemplos son: SMARTIC (Innterconecta), proyecto para monitorizar y analizar procesos del ciclo del agua, donde se une la calidad de agua en embalses con su tratamiento en ETAP, desarrollando prototipos que permiten analizar y tratar el agua a tiempo real.

URBANWATER, también enmarcado en el 7º Programa Marco de la Unión Europea. Este programa se sitúa en el concepto de ciudades inteligentes y aplica avanzados algoritmos para la obtención de predicciones de consumo, la detección de fugas, la interacción con los ciudadanos, etc.

SMART WATER SANTANDER que no solo permite la monitorización de las Redes de Abastecimiento y Saneamiento, lo que facilita la detección de fugas, mejora de la eficiencia energética, chequeo en continuo de la calidad del agua suministrada, control pormenorizado de los consumos, sino también la comunicación bidireccional con el ciudadano en tiempo real poniendo a su disposición información como nunca antes se había visto.

La monitorización completa de las redes supone para Aqualia la obtención de una gran cantidad de información de alta calidad, cuyo tratamiento y análisis está permitiendo una mejora considerable en el servicio prestado. Además, permite  poner dicha información a disposición directa del usuario, a través de una APP para Smartphones y Tablets, información que nunca antes tuvo a su alcance: Su curva de consumo en el período que desee, comparativa de su propio consumo en diferentes periodos de tiempo a elegir por el usuario, datos de calidad de agua en tiempo real, entre otros parámetros.

El colaborador de confianza

Los ejemplos expuestos dejan claro que empresas como Aqualia se sitúan como eficaces colaboradores de la Administración Pública, aportando las soluciones que demandan las ciudades y siempre con el respeto necesario al medioambiente, la sostenibilidad en el uso del recurso, y una clara orientación al ciudadano.

Recientemente Aqualia se ha adherido al proyecto PPP ForCities, iniciativa que acoge en España la Escuela de Negocios IESE, en asociación con Naciones Unidas a través de su Comisión Regional UNECE y su programa "International Centre of Excellence on PPPs" (ICoE). Aqualia liderará el área de agua aportando su experiencia en los diversos grupos de trabajo y actividades, que tienen por objetivo desarrollar acciones de investigación, innovación y apoyo a las administraciones de todo el mundo en la planificación, gestión y desarrollo de proyectos de partenariado público privado (PPP) en el entorno de las ciudades.

Comentarios