Restauración de la conectividad fluvial para mejorar la resiliencia y el estado ecológico

231
0
  • Restauración conectividad fluvial mejorar resiliencia y estado ecológico

Sobre la Entidad

CIREF
Centro Ibérico de Restauración Fluvial 
231

El 9 y 10 de junio se celebraron en Albacete las VI Jornadas Técnicas anuales del CIREF que llevaban por nombre “Restauración de la conectividad fluvial para mejorar la resiliencia y el estado ecológico”.

El primer día se ofrecieron un total de 9 ponencias con especialistas en la materia, así como una visita al azud de El Torcío y zona de Cuasiermas en el río Júcar. En este entorno se demostraron varios protocolos de muestreo de macrófitas, invertebrados, hábitat y vegetación de ribera. El 10 de junio se realizó un descenso de rafting por el río Segura donde se vieron actuaciones de restauración riparia, pasos para peces y otras actuaciones que se alejan de la restauración fluvial.

Al evento acudieron 60 personas de entidades públicas y privadas, estudiantes y representantes de asociaciones que están trabajando desde distintas perspectivas para la conservación y mejora de los ríos. De esta forma, las Jornadas han sido una excelente oportunidad para compartir experiencias y opiniones.

Estas Jornadas han pretendido mostrar diferentes experiencias con la finalidad de mejorar la conectividad fluvial. En este objetivo las personas de la ribera cobran un gran protagonismo: work with the river, and with the people!!!

¿Por qué Resiliencia? esto significa la capacidad de comunidades y ecosistemas de absorber perturbaciones, sin alterar significativamente sus características, pudiendo regresar a su estado original una vez que la perturbación ha terminado. Creemos que el conjunto de ponencias hacen patente que la mejora del estado ecológico y el fortalecimiento de las comunidades nativas debe conducir a una mayor resiliencia frente a alteraciones como la fuerte regulación de caudales y el cambio climático.

Aunque no es sencillo resumir las interesantes ponencias, basadas en la experiencia de gestores, usuarios, pescadores y científicos, a continuación se señalan las ideas más relevantes.

M.A. Rubio (ADIMAN) puso de manifiesto la validez de las iniciativas de desarrollo rural: los ríos son un motor activo para el desarrollo del territorio y de las comunidades rurales, y para la recuperación de su identidad.

J.L. Moreno (CREA) refrescó las ideas de la Directiva Marco del Agua y los protocolos vigentes según la normativa, indicando que el agua no es un recurso como los demás y forma parte de un ecosistema y que por tanto, no está aislada.

M. Larred (Asoc. de Barbos del Júcar), desde el propio cauce y con la caña en mano alertó sobre la presencia masiva de exóticas en el tramo medio del Júcar. Los datos del 2009, no por menos conocidos, son alarmantes. La situación del barbo mediterráneo es sintomática, como lo es la gran actividad del alburno. Las encuestas a pescadores son una herramienta clave y mostraron su amplio uso de las exóticas.

F. Martínez-Capel (UPV, CIREF) expuso que casi todas las especies de peces migran en algún momento de su vida y en distintas direcciones y hábitats. La eliminación de obstáculos (o permeabilización) y la restauración del régimen de caudales son factores que aumentan la riqueza de especies nativas. En algunos tramos del Júcar, la presencia de especies nativas es muy reducida o nula, pudiendo llegar a su desaparición. No solo las barreras sino también los canales de derivación de centrales hidroeléctricas suponen un criadero de especies exóticas y ocupan Dominio Público Hidráulico sobre el que hay que actuar.

E. Lafuente (C.H. Segura) presentó los objetivos generales del Proyecto Segura Riverlink (premiado con el Riverprize), en el que destaca la importancia de las personas, el trabajo en acuerdos de custodia (prolongación post-LIFE), así como el trabajo experimental que están realizando con diferentes tipos de pasos de peces y actuaciones de eliminación de la caña.

C. Marcos (C.H. Duero) explicó el cambio desde el “mantenimiento y limpieza de cauces” hacia actuaciones de restauración fluvial con base científica en la cuenca del Duero, dando importancia a la continuidad vertical, lateral y longitudinal. Se han demolido 130 azudes (existen más de 3000 -escala de la problemática-). Además, ha subrayado las limitaciones y la dificultad de la normativa por ser garantista, la importancia del seguimiento y de la profundidad de los Estudios de Impacto Ambiental (caso del desmán en Sistema Central), así como de la permeabilidad y el mantenimiento.

J.M. Santos (Univ. de Lisboa) explicó estudios científicos a distintas escalas de trabajo, sobre el efecto de las barreras y pasos de peces para especies endémicas. En Portugal hay menos actividad de demolición, pero hay un conocimiento profundo desde los 90. El proyecto Fishmove tiene como objetivo desarrollar medidas de mitigación del efecto de pequeñas barreras en la migración de peces.

Daniel Bruno (Univ. de Murcia) presentó el proyecto LIFE RIPISILVANATURA, ‘hermano pequeño’ del Segura Riverlink, pero no menos ambicioso en un territorio con más del 50% de usos agrícolas, régimen de caudales invertidos, etc. Presenta un enfoque holístico, con protagonismo de las cañas y, sin duda, de las personas de la ribera. El post-LIFE tiene como objetivo el seguimiento de las actuaciones para conocer si perduran en el tiempo. La custodia y la sensibilización se antojan fundamentales.

P. Merino (AEMS- Ríos con vida), a falta de César Rodríguez, presentó con soltura la lista top-25 de obstáculos prioritarios de la cuenca del Júcar. Las asociaciones con pocos medios necesitan datos de la administración y por supuesto de las personas. Resaltó la intensa colaboración que realizan AEMS y CIREF en la cuenca del Júcar, que junto a otras asociaciones (Red Júcar-NCA) se reúnen con responsables de la C.H. del Júcar para revisar las actuaciones respecto al plan hidrológico y el plan de medidas que incluye la mejora de la conectividad.

En resumen, la conexión con la cuenca (y tributarios), así como los usos de suelo, el régimen de caudales, la geomorfología, etc. son fundamentales para valorar la conectividad fluvial que se muestra en más de una dimensión (longitudinal, vertical, transversal y temporal). No obstante, la demolición de obstáculos y la permeabilidad no están enfrentadas, ya que hay medidas parciales que son más relevantes cuanto más se estudian.

Finalmente, es necesario subrayar la imperiosa necesidad de la comunicación y de la educación en todas las franjas de edad y entre distintos profesionales, recuperando en este sentido una de las frases que Carlos Marcos comentó en su ponencia: “la primera vez que acudí a un consejo de pesca me llamaron de todo, ahora como paella con ellos”.

Comentarios