Aqualia
Connecting Waterpeople

El final de la campaña de riego confirma las previsiones sobre disponibilidad de agua de la CHD

30
0
(0)

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Duero
La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) es un organismo de cuenca intercomunitaria, que gestiona las aguas de su demarcación hidrográfica, la parte española de la cuenca del Duero.
  • final campaña riego confirma previsiones disponibilidad agua CHD
  • Las previsiones de la Confederación, ofrecidas a los regantes para que estos planificasen su campaña, se han cumplido a cierre de la campaña
  • Ya en el mes de enero, la Oficina Técnica de la Sequía se reunió para evaluar los informes tras un otoño muy seco en la cuenca, y en febrero se convocaron las juntas de explotación de los sistemas para dar cuenta de la situación a las comunidades
  • La Comisión de Desembalse del 6 de abril advirtió de la reducción de dotaciones en varios sistemas, porque ya preveía una campaña de riego deficitaria 

La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), considera que las previsiones que se han venido efectuando desde principios de este año son rigurosas y realistas ante el alcance de la sequía, una valoración que se realiza el mismo día en que el BOE publica la declaración del final de la campaña de riego en varias zonas de la cuenca por la escasez de reservas en los embalses.

Dichas previsiones se comunicaron convenientemente, con el fin de que los usuarios, y fundamentalmente los regantes, realizaran una planificación racional de los cultivos teniendo en cuenta esta circunstancia. Así, la Oficina Técnica de la Sequía se reunió en enero para valorar las pocas precipitaciones del otoño.

En febrero y marzo, después de constatar la ausencia de lluvias en buena parte de la cuenca del Duero y de nevadas en las cadenas montañosas, las juntas de explotación de los sistemas fueron convocadas para que las comunidades de regantes conocieran de primera mano el panorama complejo que se avecinaba.

Además, el 6 de abril se celebró una comisión de desembalse que fijó las reservas de final del año hidrológico -30 de septiembre-, en la que se dio cuenta a los asistentes de las notables dificultades de llevar a cabo una temporada de riego normal por la sequía incipiente, que se agravó como consecuencia de una primavera también seca.

El organismo de cuenca considera imprescindible atender el interés general en la gestión del agua como bien público

Menores asignaciones por hectárea

De hecho, las dotaciones de agua asignadas a una hectárea de regadío esta campaña ha venido oscilando entre los 5.800 metros cúbicos por hectárea del sistema Esla-Valderaduey, y los 2.000 metros cúbicos disponibles para la zona del Carrión, cifra que representa menos de la mitad de un año normal, para que los regantes planificaran su temporada con cultivos que demandan menos agua.

Esta previsión realista ha permitido afrontar la campaña de riego hasta hoy manteniendo las dotaciones fijadas, que en unos casos han sido agotadas, como en el sistema Carrión y Pisuerga-Bajo Duero –el BOE decreta el final del riego para preservar las reservas de los embalses y, en otros, serán consumidas en las próximas semanas.

En todo este tiempo, la CHD ha mantenido numerosas reuniones con comunidades de regantes preocupadas por la situación, e incluso ha revisado a la baja las reservas finales de cuatro sistemas –Tuerto, Órbigo, Esla-Valderaduey y Pisuerga- en julio, para tratar de poner a su disposición el mayor volumen de agua posible.

Comunidades con cupos agotados

Asimismo, el organismo de cuenca considera imprescindible atender el interés general en la gestión del agua como bien público, más aún en un año tan delicado como el actual, y respetar cualquier posible acuerdo al que se pueda llegar entre particulares para hacer frente a una situación tan excepcional como la que registra a día de hoy la cuenca del Duero, en la que por desgracia se han cumplido las predicciones más negativas contempladas por los técnicos.

También es oportuno resaltar que las comunidades del Bajo Duero en Valladolid que reclaman más agua a través de una cesión del Alto Duero ya han consumido la totalidad de su cupo de agua, circunstancia originada por una planificación defectuosa, cuando otros agricultores sí han sido conscientes de las limitaciones y todavía pueden regar.

La redacción recomienda