La CHD organiza una jornada dirigida a alcaldes y regantes de los ríos Duerna y Eria

24
0
(0)

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Duero
La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) es un organismo de cuenca intercomunitaria, que gestiona las aguas de su demarcación hidrográfica, la parte española de la cuenca del Duero.
Web
  • CHD organiza jornada dirigida alcaldes y regantes ríos Duerna y Eria
  • La iniciativa se enmarca dentro de las acciones orientadas a facilitar información a los usuarios sobre diversas cuestiones relacionadas con el dominio público hidráulico
  • Pretende optimizar la gestión del agua desde un planteamiento eficaz y responsable en el escenario de sequía que padece la cuenca del Duero

La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), desarrolla en León una jornada técnica y formativa de participación dirigida a representantes municipales y regantes de las riberas de los ríos Duerna y Eria, con el objetivo de lograr una gestión más eficaz y responsable del agua en una situación de sequía como la actual y dar a conocer otros aspectos relacionados con el dominio público hidráulico.

La jornada, que se desarrolla en horario de mañana y tarde en las localidades de Castrillo de la Valduerna y Castrocalbón, ha comenzado con una ponencia expuesta por el comisario de aguas, Ángel González Santos, sobre los caudales ecológicos mínimos y los derechos del agua establecidos dentro del Plan Hidrológico.

En su intervención, González Santos ha explicado cuáles son las exigencias de caudales mínimos en los ríos derivada de la planificación hidrológica que afecta a los usuarios actuales. Además, ha insistido en que en situaciones de escasez resulta más eficaz la coordinación de los usuarios a través de sindicatos de centrales para el reparto del agua que otras medidas punitivas tomadas por la administración.

El objetivo es lograr una gestión más eficaz y responsable del agua en una situación de sequía como la actual y dar a conocer otros aspectos relacionados con el dominio público hidráulico

“Cuando hay menor volumen de agua disponible, la suma de medidas de modernización del regadío, planes de cultivo emitidos anualmente, establecimiento de turnos entre usuarios y la instalación de elementos de control contribuyen a armonizar los usos con los caudales ambientales”, indicó.

Importancia de las comunidades de regantes

El programa ha continuado con una ponencia sobre la importancia de las comunidades de usuarios como fórmula útil y válida para la gestión del regadío y otros usos, como ya ocurre de manera generalizada en otras cuencas del sur de España, impartida por Concha Valcárcel Liberal, jefa del Área de Régimen de Usuarios de la CHD.

Por su parte, José María Rubio Polo, jefe de Servicio de Vigilancia del Dominio Público Hidráulico, y José Ignacio Santillán, técnico de este servicio en la oficina destacada en León, se han centrado en los elementos de control, como son la red de aforos que permite conocer en tiempo real la circulación de caudales por un río, y los medidores individuales como dispositivo que facilita datos veraces sobre el consumo de agua para riego en una determinada parcela, cuyo uso está cada vez más extendido.

A las dificultades derivadas de la escasez de recursos hídricos en la zona durante la pasada campaña se ha referido el agente medioambiental, Felipe Carbajo, quien ha señalado entre otras incidencias el cierre de algunas acequias o zayas para asegurar el caudal ecológico del río Duerna, y la limitación efectuada al riego mediante la fijación de turnos semanales por márgenes derecha e izquierda, como solución equitativa para conseguir una mejor asignación del agua entre los diferentes usuarios.

Superficie regable en pequeñas parcelas

Por último, en el debate final entre los alcaldes, concejales y regantes del Duerna y los técnicos de la CHD se ha suscitado asuntos como la conveniencia de que el río estuviera regulado con algún pequeño embalse agua arriba, para hacer frente a restricciones como las del pasado verano, así como la reclamación de que en las zayas circule un caudal mínimo durante todo el año.

Los ríos Duerna y Eria, que nacen en la sierra del Teleno –términos de Lucillo y Truchas, respectivamente-, discurren paralelos entre sí hasta desembocar en el Tuerto el primero, muy cerca de La Bañeza, y en el Órbigo el segundo, ya en la provincia de Zamora, donde baña seis municipios al noroeste de Benavente. Abarcan una superficie total de regadío inscrita de unas 2.700 hectáreas, distribuida entre pequeñas parcelas irrigadas por gravedad donde se cultivan sobre todo, cereales de invierno y como cultivos de verano maíz, patatas y otras hortalizas.

Comentarios