La CHG invertirá 3,5 millones en las obras de encauzamiento de la Rambla de Baza en Guadix

46
0

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Guadalquivir
La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir es el Organismo responsable de la gestión del agua en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir, así como en las demarcaciones hidrográficas de Ceuta y de Melilla.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha iniciado esta mañana las obras para el acondicionamiento y restauración de la Rambla de Baza a su paso por el término municipal de Guadix (Granada), una actuación que tiene como objetivo evitar inundaciones y que cuenta con una inversión de 3.584.509,61 euros. Las obras están financiadas al 80 por ciento con fondos FEDER y el 20 por ciento restante lo asume el Organismo de cuenca con fondos propios.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y el presidente de la CHG, Manuel Romero, han colocado esta mañana la primera piedra de esta actuación, cuyas obras acaban de iniciarse. 
Crespo ha destacado que este proyecto “es uno de los ejemplos que demuestran el compromiso de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir con las ciudades y pueblos de Andalucía”.

La delegada ha asegurado que “garantizar la seguridad de la ciudadanía frente a inundaciones es una prioridad para este Gobierno”, que ha acometido, a través de la CHG, “numerosos proyectos que han permitido integrar los cauces fluviales en la dinámica ciudadana”, dejando atrás “los años de parálisis cuando la Junta de Andalucía tenía las competencias”.

Así, ha recordado que la CHG ha impulsado durante toda esta legislatura en Andalucía actuaciones para la defensa de las poblaciones frente a posibles inundaciones “que han supuesto una inversión de más de 57 millones de euros”, una cifra que, a su juicio, “pone de manifiesto la apuesta decidida del Gobierno de España por los municipios que conforman la cuenca del Guadalquivir”.

Por su parte, el presidente de la CHG, Manuel Romero, ha subrayado que el proyecto del encauzamiento de la Rambla de Baza es una actuación “necesaria y urgente” para evitar inundaciones como las que se produjeron en el año 2006 como consecuencia de las intensas lluvias registradas.

Manuel Romero ha expresado su “profunda satisfacción” porque el Gobierno de España “ha desbloqueado un proyecto fundamental para Guadix y para toda la provincia de Granada, que llevaba siete años guardado en un cajón”. En este sentido, el presidente del Organismo de cuenca ha subrayado que cuando la Administración central recuperó las competencias sobre el Guadalquivir, “esta actuación que hoy iniciamos se convirtió en prioritaria para el actual equipo de la CHG”.

“Arrancamos hoy un proyecto para atender una demanda histórica de la ciudad de Guadix, con el que pretendemos algo tan fundamental y necesario como es garantizar la seguridad de todos los accitanos”, ha asegurado.

Desarrollo del proyecto

El encauzamiento de la Rambla de Baza se iniciará 525 metros aguas arriba de la línea de ferrocarril y finalizará en su confluencia con el río Verde. En total, se actuará a lo largo 1.698 metros del cauce. De esta forma, se pretende conseguir tanto la mejora de la capacidad de desagüe del tramo de la rambla afectado, como su mejora ambiental.

Para ello, se llevarán a cabo labores de excavación del cauce en aquellas zonas en las que se han producido aterramientos, y en aquellas en las que se requiera una ampliación del mismo, eliminando así los estrechamientos existentes y retirando todo tipo de obstáculos del mismo.

Como base para la ejecución de las obras, se utilizarán distintas secciones, según permita la situación actual de las márgenes de la rambla, que irán desde un tramo con muros de escollera hasta tramos de hormigón armado, entre otros, para permitir la permeabilidad de la zona y el acceso a las fincas existentes. Debido al poco espacio disponible en algunos tramos, se hará necesaria la expropiación de los terrenos aledaños.

Además, se construirá un camino en una de las márgenes, con una anchura de 5 metros, suficiente para permitir el paso de un vehículo de mantenimiento y el acceso a las fincas colindantes, que estará formado por una capa de 30 centímetros de zahorra artificial. En aquellos casos en los que el camino discurra por la margen opuesta a la entrada a alguna finca, se construirá el correspondiente vado inundable de hormigón para mantener la permeabilidad de la zona.

Finalmente, se realizarán trabajos de plantaciones de arbustos y árboles autóctonos en el entorno de la rambla.
El proyecto, que se integra en el conjunto de acciones promovidas por la Dirección General del Agua para el acondicionamiento y restauración de cauces, cuenta con un periodo de ejecución de 16 meses.

Comentarios