Cambio Climático: China y la UE se unen contra Trump

28
0
(0)
  • Cambio Climático: China y UE se unen Trump
    (Wikipedia/CC)
  • Ante la posibilidad de que Donald Trump anuncie hoy su intención de cancelar los acuerdos firmados por Estados Unidos en Paris 2016, Mario Picazo, meteorólogo de Eltiempo.es, analiza la situación de la política energética mundial y el futuro de las fuentes de energía limpia para reducir las emisiones de carbono.
  • Picazo es experto en cambio climático y ofrece las claves sobre esta situación de gran interés internacional.

Sobre la Entidad

Eltiempo.es
Eltiempo.es es el soporte digital de información meteorológica líder en España con más de 8 millones de usuarios únicos multiplataforma (Comscore)

Mario Picazo, meteorólogo de Eltiempo.es analiza la polémica generada por la política energética de Donald Trump y sus posibles efectos sobre la atmósfera y el cambio climático.

El presidente de los Estados Unidos anunciará si el país cancelará los acuerdos firmados en 2016 en París por el expresidente Obama para reducir las emisiones de carbono.

Mientras China y la mayoría de los países de la Unión Europea pretenden liderar este cambio de energías contaminantes por energías renovables, la política de Trump incluye entre sus planes energéticos potenciar las industrias del petróleo y el carbón, dos importantes fuentes de emisión de dióxido de carbono, que además es el principal potenciador del conocido “efecto invernadero” de la atmósfera.

China por su parte, acelera con fuerza y tiene todas las papeletas para desbancar a Estados Unidos y convertirse en el principal fabricante de tecnología solar del mundo. De ser así, supondría un duro golpe para el sector económico y de empleo de Estados Unidos, ya que durante el segundo mandato de Obama había crecido vertiginosamente.

Alemania por otra parte, pretende hacer algo similar, pero liderando el sector de la energía eólica. De esa manera podrá contribuir junto con China y otros países comprometidos, a implantar estas dos fuentes de energía en muchas zonas del mundo y en tiempo record.

Estados Unidos, como principal potencia mundial, debería liderar esta intención de reforzar aún más los acuerdos de Paris 2016. Solo dos países del mundo han rechazado el acuerdo, Siria, por la delicada situación que vive, y Nicaragua que manifestó que el acuerdo no era suficiente ya que quiere que el 90% de su energía proceda de fuentes renovables para el 2020. Incluso Corea del Norte, uno de los principales enemigos del gobierno Trump, ha ratificado el acuerdo de París.

Lo positivo de todo esto, si se puede ver así, es que mientras Trump se pierde en su propia nube de dióxido de carbono, el resto del mundo reacciona como nunca lo ha hecho para implementar nuevas fuentes de energía limpia.

Comentarios