Un nuevo sistema de refrigeración evita la posible propagación de microgotas de agua infectadas con legionela

102
0
102

Atecan ha diseñado y patentado un sistema de refrigeración de circuito cerrado que, además de ahorrar costes en agua y energía, evita que las partículas de agua salgan al exterior en forma de aerosoles, evitando así una posible propagación de microgotas de agua infectadas con legionela.

Además, este sistema impide que las bacterias se queden en la balsa de agua, gracias a que el circuito de refrigeración no es evaporativo, lo que garantiza que no proliferen las bacterias y que, por tanto, no sea necesario usar productos químicos, protocolos de higienización o controles por laboratorios especializados.

Recientemente se han producido dos nuevos brotes de legionela en dos municipios barceloneses, Sabadell y Ripollet (separados por apenas 11 kilómetros), que han provocado la muerte de siete personas y han afectado a otras 40. Aunque son focos distintos, la Generalitat no descarta que los análisis en laboratorio confirmen que se trate de la misma cepa.

La legionela tiene su hábitat natural en el agua y se transmite al ser humano mediante la inhalación de partículas de agua contaminada y pulverizada que acaban en los pulmones y tras una incubación de entre dos y diez días pueden desarrollarse síntomas muy parecidos a los de la neumonía.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los lugares donde se puede encontrar esta bacteria son las torres de refrigeración, los sistemas de agua de los hoteles y fábricas, sistemas de tratamiento respiratorio o 'spas'.

"La prevención es fundamental para evitar que surjan nuevos brotes que afecten a la población. Afortunadamente existen sistemas de refrigeración alternativos que evitan cualquier problema de estas características. Invertir en tecnología puntera es imprescindible para las industrias, ya que un descuido puede derivar en un gran problema", ha comentado el gerente de Atecan, Javier Cuadra.

Comentarios