Desde 1957, el Guadalete ha perdido casi un tercio del espacio que disponía para absorber las crecidas

28
0
28
  • Río Guadalete.

El director general de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidráulico, Juan María Serrato, ha detallado este jueves en la presentación del Estudio de Inundabilidad de la Cuenca del Guadalete, que el río ha perdido desde 1957 hasta la actualidad, como consecuencia de la ocupación de sus márgenes, casi un tercio del espacio que disponía para absorber las crecidas.

El estudio ha sido presentado en rueda de prensa tanto por Serrato como por el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Cádiz, Federico Fernández. Éste último asegura que el estudio supone "un antes y un después", pues se conforma como "una herramienta imprescindible para la gestión de inundaciones y para la prevención de las mismas" y, además, "sienta las bases de la ordenación urbanística del futuro para que no se vuelvan a cometer los errores a los que hoy nos enfrentamos".

Fernández ha apuntado que para elaborar el Estudio de Inundabilidad de la Cuenca del Guadalete se han estudiado 4.500 kilómetros de cauce y se ha elaborado "una cartografía de detalle sin precedentes". "Hasta ahora no existían referencias tan exhaustivas como las que aporta el estudio", ha aseverado.

El Estudio de Inundabilidad de la Cuenca del Guadalete no tiene carácter normativo

La importancia de este estudio "radica en que delimita oficialmente las zonas inundables en toda la cuenca del Guadalete, y por ende las zonas inundables del río a su paso por Jerez de la Frontera (Cádiz)", antes de detallar que la superficie inundable de Jerez supone el nueve por ciento del territorio del municipio.

El estudio es "una herramienta fundamental de cara al planeamiento urbanístico futuro, pero también es una herramienta para el presente", ha manifestado, señalando que lo será "en primer lugar de cara a la prevención, ya no hay excusas para obviar cuál es el territorio de expansión del río, lo que va a permitir afinar las medidas a tomar de cara a las inundaciones".+

Estudio sin carácter normativo 

Fernández ha aclarado que el Estudio de Inundabilidad de la Cuenca del Guadalete no tiene carácter normativo, y que busca "facilitar a la administración local, la que de verdad tiene potestad de pintar en el mapa cuáles son las zonas de crecimiento, una herramienta para que la utilice y no haya errores".

Sobre las políticas de reubicación que pudieran ser necesarias adoptar en Jerez, el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Cádiz considera que "están chupadas", pues "con la topografía y el término tan amplio de Jerez, esos problemas de ubicación no tendrían que tener relevancia en cuanto a perjuicios a terceros". No obstante, ha matizado que ése es un estudio que debe hacer el Ayuntamiento de Jerez y que él no es "nadie" para decirle al Consistorio jerezano "a quién hay que reubicar".

Por su parte, Serrato destaca que el documento "sienta las bases de las actuaciones que debemos acometer entre todas las administraciones, ya que cada una tiene un papel fundamental", incidiendo en que "hasta ahora la única que ha hecho su labor es la Consejería de Medio Ambiente, porque el resto de las administraciones sólo se acuerda del río cuando hay inundaciones".

"Lo que es inundable nunca dejará de serlo; trabajamos para minimizar las afecciones y conseguir que el agua de las inundaciones se desagüe con la mayor rapidez posible", ha afirmado, al tiempo que ha desgranado los "retos más inmediatos" a los que se enfrentan las administraciones, como "los obstáculos que suponen las carreteras y la reubicación puntual de viviendas, así como la ordenación de instalaciones e infraestructuras que actúan como auténticos frenos para el río, donde el Ayuntamiento de Jerez tiene mucho que decir".

Plan especial del Guadalete

Por último, Serrato ha anunciado que la Junta está llevando a cabo los estudios previos a la redacción del Plan Especial del río Guadalete. Desde la Consejería "se considera conveniente abordar un Plan Especial del río Guadalete, algo para lo que la actual revisión del Plan de Ordenación del Territorio (POT) de la Bahía de Cádiz ofrece un momento de oportunidad único".

Dicho plan "establecerá el marco adecuado para la puesta en valor de las inherentes cualidades de carácter hidráulico, ambiental, territorial, paisajístico, cultural y agrario que posee el curso del río".

El contrato menor para la elaboración de dichos estudios previos se resolvió a finales de julio y tiene un plazo de duración de nueve meses y un presupuesto máximo de 21.779.98 euros. Se trata de un plan "cuya filosofía es poner en valor el entorno del río y optimizar su uso público".

Comentarios