Las escasas precipitaciones en Ceuta aumentan el coste de desalinización de agua hasta los 6 millones de euros

56
0
56
  • Desaladora en Ceuta.
    Desaladora en Ceuta.

El coste real de la desalinización de agua en Ceuta durante el ejercicio en curso superará los seis millones de euros, un 50 por ciento por encima de lo previsto en los Presupuestos Generales de la Ciudad Autónoma, debido a las escasas precipitaciones que se han registrado durante los nueve primeros de 2014, según ha avanzado el consejero de Hacienda y Economía del Ejecutivo local, Emilio Carreira (PP).

El Gobierno que preside Juan Vivas había consignado cuatro millones de euros, lo mismo que recibe de nuevo desde el año pasado del Ministerio de Hacienda como subvención, para sufragar los gastos asociados a la producción de agua para el abastecimiento de la población.

"El presupuesto contemplado no será suficiente porque no ha llovido y porque los módulos de la desalinizadora han tenido, por tanto, que estar trabajando durante casi todo el año a pleno rendimiento, lo que eleva el gasto final del servicio", ha explicado Carreira en declaraciones a los medios después de que el primer grupo de la oposición, la coalición Caballas, denunciase que Cadagua, la concesionaria de la explotación de la planta, acumula facturas sin consignación por un importe que ronda los tres millones de euros.

El Ministerio de Obras Públicas y Transporte y Medio Ambiente aprobó en 1996 la construcción de una desaladora en Ceuta a la vista de que el agua procedente de los manantiales de Beliones, en Marruecos, y la procedente del Arroyo de las Bombas no era suficiente para atender las necesidades de la ciudad.

El Ejecutivo local prevé inaugurar formalmente antes de que termine este año la segunda ampliación de la planta, que aumentará su capacidad de producción en 10.000 metros cúbicos al día con dos líneas nuevas para llegar a un volumen total de 31.000, suficiente para atender en solitario a la población, cuyo consumo por jornada se sitúa actualmente en unos 23.500 tras las inversiones acometidas en atajar las pérdidas de la red de distribución.

Según los datos de la Empresa de Aguas de Ceuta (Acemsa) recogidos en el proyecto de Plan Hidrológico de la ciudad, entre 2009 a 2011 las fugas pasaron de un 61 por ciento a un 48 por ciento. Teniendo en cuenta exclusivamente el agua facturada de forma efectiva (sin computar pérdidas), el consumo per cápita en Ceuta es de 154 litros por habitante y día.

Los dos pantanos de Ceuta mantienen, a pesar de todo, un nivel de reservas que ronda el 60 por ciento de su capacidad. El Gobierno local ha evitado exigir demasiado a estos recursos después de que en 2009, para reducir la facturación de la planta, se agotasen y fuese necesaria por última vez la contratación de un buque-aljibe para traer agua procedente de la Península.

El Informe de Sostenibilidad Ambiental (ISA) incluido en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ceuta augura que de aquí a 2020 habrá tendencia de "leve reducción de las precipitaciones" que será "más acusada" en los meses de primavera y verano aunque "poco significativa teniendo en cuenta las escasas lluvias que, en términos absolutos, se producen durante los meses estivales".

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el año hidrológico 2013-2014 ha resultado "muy ligeramente más seco de lo normal" en el conjunto de España. El valor medio nacional de las precipitaciones acumuladas en los 12 meses transcurridos desde el 1 de octubre de 2013, alcanza los 622 mm, lo que supone un 4% menos que el valor normal correspondiente a dicho período (648 mm).

Comentarios