La Generalitat Valenciana recuperará el barranco de La Vall dÙixó con 150.000 euros

21
0
  • Vista de la Vall dÙixó (wikipedia/CC)
    Vista de la Vall dÙixó (wikipedia/CC)
21

Personalidades

La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha anunciado una inversión de 150.000 euros para llevar a cabo las actuaciones de restauración ambiental de la zona que se vio afectada por el incendio iniciado el pasado 20 de julio en La Vall d'Uixó (Castellón).

Según ha informado la Generalitat, así lo ha indicado en su visita a la zona el día que se inician las obras para evitar la pérdida de suelo forestal y, consecuentemente, la erosión del terreno y reducir los riesgos que las posibles lluvias torrenciales podrían causar. Durante el recorrido ha estado acompañada del alcalde, Óscar Clavell.

Según ha explicado Bonig, las actuaciones, que serán realizadas por trabajadores del municipio tras recibir formación específica para llevar a cabo estas tareas especializadas, constan de dos fases. La primera de ellas la desarrolla la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente y habrá una segunda fase, en la que se está en conversaciones con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para concluir estos trabajos.

El incendio del pasado 20 de julio afectó a 168,97 hectáreas de los altos de las montañas que rodean el núcleo urbano de La Vall d'Uixó en su parte norte, próximo al Coll d'Aigualit, todas ellas consideradas como forestales. Además, hay que tener en cuenta la trascendencia hidrológica que puede tener la superficie incendiada, que se localiza en la cuenca del barranco de Aigualit, cuyo cauce penetra en el casco urbano de la ciudad, donde se une al río Belcaire.

El Plan de Acción Territorial Forestal de la Comunitat Valenciana (Patfor) clasifica la erosión de la zona previa al incendio como alta, con algunas zonas de grado medio y muy pocas de nivel muy alto. Perdida la cubierta vegetal protectora, el grado de erosión se mide por la denominada erosión potencial, que en este caso se convierte en muy alta para la práctica totalidad de los terrenos afectados.

De ahí, la declaración de emergencia de estas obras por parte del Consell para reducir los riesgos que podrían generar episodios de lluvias torrenciales tan característicos de la cuenca mediterránea. "Así, tres meses después del incendio la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente está actuando para llevar a cabo los trabajos más urgentes", ha destacado.

CONSTRUCCIÓN DE FAJINAS

Para hacer frente a este problema, la Generalitat ha acordado proceder a ejecutar una serie de medidas que van de manera prioritaria destinadas a la lucha contra la erosión y la disminución de la torrencialidad de la cuenca.

Así, los trabajos consistirán en la corta de los árboles y arbustos afectados por el incendio, que servirán para la construcción de fajinas de madera y ramas para frenar el arrastre de piedras y suelo por el agua pluvial, en la medida de lo posible. Igualmente, si se considera necesario, se realizará una reparación de los muros de mampostería que se consideren necesarios.

Respecto a las actuaciones de repoblación en la zona, la consellera Bonig ha recordado que "la reforestación, según marcan los criterios técnicos, es la última fase del proyecto y sólo para aquellas zonas en las que la regeneración natural no es posible". "A pesar de que siempre se reclama plantar árboles en las zonas incendiadas, los técnicos recomiendan esperar a ver cómo evoluciona el terreno y comprobar la regeneración natural, ya que una plantación antes de tiempo puede ser contraproducente", ha concluido.

Comentarios