La cuenca del Guadalquivir acoge ya más especies invasoras que autóctonas

261
0
261

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, María Jesús Serrano, ha asegurado este viernes que el Gobierno andaluz continuará trabajando para adoptar todas las medidas necesarias que eviten la degradación de las poblaciones de peces continentales.

Así lo ha manifestado en Córdoba, durante la presentación del estudio 'Distribución y estado de conservación de los peces dulceacuícolas del río Guadalquivir', elaborado por el Grupo Aphanius de la Universidad de Córdoba (UCO).

Este informe, editado por la Junta de Andalucía y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), es el resultado de un trabajo de más de cinco años de investigación, dirigido por el catedrático de Zoología Carlos Fernández Córdoba, que ha permitido elaborar un exhaustivo diagnóstico sobre el estado de conservación de los peces continentales del Guadalquivir realizando un amplio muestreo de la 'inctiofauna' de la cuenca.

En el transcurso de su intervención, la consejera ha recordado que el Consejo de Gobierno de la Junta aprobó en 2012 un Plan de Recuperación y Conservación de peces e invertebrados de medios acuáticos epicontinentales, en el que se incluyen ocho especies en peligro de extinción y seis vulnerables, con el fin de mejorar los hábitats degradados y controlar la introducción de animales exóticos.

No en vano, en la cuenca del Guadalquivir se localizan ya más especies invasoras que autóctonas, y entre estas últimas tres de cada cuatro sufren algún grado de amenaza, según recoge este estudio de investigación.

Otros instrumentos que tiene la Consejería para mejorar las poblaciones de peces son, según Serrano, los dos centros de cría y conservación existentes en Andalucía, el Centro de Especies de Aguas Epicontinentales 'La Ermita' (Granada) y el Centro de Peces Amenazados de Los Villares (Córdoba).

Estas instalaciones hacen especial hincapié en dos especies de interés comercial, la anguila plateada y la trucha común, esta última catalogada en peligro de extinción, un "dato que dice mucho de cómo ha sido la degradación del hábitat en nuestros ríos".

En opinión de la consejera, "los peces no sólo tienen importancia en el ámbito económico o por formar parte de prácticas y costumbres históricas de los pueblos ribereños, sino por ser también un indicador del grado de conservación de nuestros ríos".

Por este motivo, la Junta elaboró en 2003 el Plan de Riberas, en el que se realizó un diagnóstico del estado de las orillas que sirvió de bases para trabajos de restauración, y firmó en 2005 con la Universidad de Córdoba el primer convenio para la elaboración del plan de conservación de los peces continentales autóctonos de Andalucía.

A ello hay que sumar las actuaciones dirigidas a mejorar la calidad de las aguas y sus ecosistemas, entre las que sobresalen las inversiones para alcanzar la plena depuración de aguas, la elaboración del primer inventario de Andalucía sobre espacios fluviales sobresalientes, que suman 1.450 kilómetros, o la aprobación de los planes hidrológicos de las cuencas intracomunitarias, en las que se incluyen las denominadas reservas fluviales.

Comentarios