El movimiento 'Lindano no' exige un abastecimiento alternativos para el agua de boca

14
0
14

Varios vecinos y ayuntamientos usuarios del río Gállego han impulsado en Biscarrués (Huesca) el movimiento 'Lindano no', que exige unos abastecimientos alternativos para el agua de boca tras la contaminación por este pesticida que han sufrido seis municipios recientemente y un "compromiso firme" y con recursos económicos para la descontaminación de todos los focos y del río "para erradicar el problema antes que llegue a la cadena alimentaria".

Desde este movimiento también quieren lograr "el acceso a una información transparente por parte de las Administraciones, que haremos llegar a toda la población afectada", así como "estudios sobre nuestra salud y restitución territorial por los daños causados por el mayor problema medio ambiental de Europa", ha informado en una nota de prensa.

Este colectivo reúne a afectados por la contaminación por lindano y quiere ser "un movimiento popular que aune a todos los pueblos de la Cuenca del Gállego y de sus usuarios directos, los que bebemos de él, los que vivimos de él, los que trabajamos con él".

Así, se calcula que hay "unas 60.000 personas afectadas o amenazadas" por esta contaminación, desde Sabiñánigo (Huesca), donde está el origen de la contaminación, hasta cerca de la ciudad de Zaragoza, estando perjudicadas actividades como el turismo, la ganadería, la agricultura y la piscicultura.

Desde este movimiento han criticado "la gran falta de información, por no decir ocultismo, de las Administraciones", además de que han explicado que sufren "picos de contaminación" ante los que se han puesto "parches pasajeros" por lo que han reclamado "soluciones definitivas a corto, medio y largo plazo".

Pimera reunión

La primera reunión, celebrada este martes, 18 de noviembre, ha contado con la asistencia de vecinos, alcaldes y concejales de los municipios del eje del Gállego, así como de Caldearenas, Villamayor, de los Monegros y de la Sotonera.

El movimiento 'Lindano no' se va a organizar en comisiones de trabajo, con vocales de todo el territorio, y ha creado un boletín para informar y concienciar "del grave problema de la contaminación del lindano y sumar apoyos vecinales, asociativos, políticos".

Este colectivo ha lamentado que en estos momentos los afectados estén "pagando" el problema del lindano con su salud, así como con "nuestro agua de boca, nuestro ecosistema, nuestro turismo y, como esto siga, con nuestra ganadería y agricultura", al tiempo que ha rechazado las declaraciones del consejo de Sanidad de Aragón, Ricardo Oliván, "acusando a una gestión municipal un problema de envenenamiento masivo".

Comentarios