El tanque de tormentas de Etxebarri evitará el vertido sin tratar de 1,2 millones de metros cúbicos

139
0
139
  • Se espera que la capacidad del tanque sea sobrepasada solamente en una ocasión y que tenga que efectuarse un alivio de aguas sin depurar.

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha puesto en marcha este viernes el tanque de tormentas de Etxebarri, que tiene una capacidad de 74.480 metros cúbicos (m3) y evitará al año, según las previsiones, el vertido de 1,2 millones de metros cúbicos al medio sin el adecuado tratamiento, en las 14 ocasiones que se espera entre en servicio, en un año de pluviometría media, cada vez que la red que discurre entre el Ayuntamiento de Bilbao y Basauri esté saturada.

El alcalde de Bilbao, Ibon Areso, el diputado foral de Medio Ambiente de Bizkaia, Iosu Madariaga, el alcalde de Etxebarri, Lorenzo Oliva, y el director gerente del consorcio, Pedro Barreiro, han asistido a la puesta en marcha de esta infraestructura, la mayor de todas las de este tipo existentes en Euskadi, que ha supuesto una inversión de 33 millones de euros.

El tanque de tormentas de Etxebarri, instalado junto al río Nervión, frente al barrio de Bolueta, tiene una altura semejante a un edificio de cinco plantas y una superficie superior a un campo de fútbol.

Los tanques de tormentas son grandes depósitos subterráneos que tienen la misión de acumular el agua excedente de los colectores en momentos de pluviosidad elevada. Ese agua se almacena y, más adelante, cuando cesan las lluvias, se envían a las depuradoras de forma gradual. De esta forma, el tanque de tormentas minimiza las aguas sucias que llegan al medio ambiente, a los ríos o al mar, sin el adecuado tratamiento.

La obra del tanque de Etxebarri se completa con el sistema de regulación de caudal, en base a compuertas, que se ha implementado en el pozo del interceptor situado en la plaza Ernesto Erkoreka de Bilbao, que posibilita disponer de un volumen de almacenamiento de unos 23.000 m3 en la propia conducción del túnel, entre ese punto y el tanque de tormentas, y otros 16.000 m3 entre Etxebarri y el pozo Urbi en Basauri, lo que totaliza una capacidad adicional de almacenamiento de agua de 39.000 m3.

En concreto, se espera que un año de pluviometría media, el tanque entrará en servicio en 14 ocasiones, cada vez que la red entre el Ayuntamiento de Bilbao y Basauri esté saturada, con un volumen total retenido que se estima en 430.000 m3. Además, en la red se ha modelizado un almacenamiento de unos 800.000 m3 adicionales, tanto en esas 14 ocasiones como en alguna otra, aunque en éstas no llegue a mojarse el tanque.

En total son 1.230.000 m3 de agua regulada, que, por lo tanto, dejará de verterse al medio sin el adecuado tratamiento, ya que se llevará paulatinamente a la EDAR de Galindo, en Sestao, "con el consiguiente beneficio para el cauce del río Nervión y su entorno".

Según las previsiones del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, y también para un año normal de precipitación, se espera que la capacidad del tanque sea sobrepasada solamente en una ocasión y que tenga que efectuarse un alivio de aguas sin depurar.

La instalación se abrirá este sábado a los vecinos del municipio que podrán visitarla y conocer el funcionamiento del tanque y su importancia para el medio ambiente. La visita de este sábado está completa, pero el Consorcio ha abierto una lista de espera con el fin de programar nuevas visitas.

Antecedentes

En 1979, el Consorcio de Aguas puso en marcha el Plan Integral de Saneamiento del Bilbao metropolitano, el proyecto medioambiental más importante llevado a cabo en la Comunidad Autónoma Vasca, que ha supuesto una inversión de más de 1.000 millones de euros. Además de cumplir las exigencias de la UE en materia de tratamiento de aguas residuales, el plan ha permitido la recuperación medioambiental de los ríos, ría y playas.

En total, unos 300 kilómetros de colectores e interceptores recogen las aguas residuales domésticas e industriales, y las llevan a la EDAR de Galindo (Sestao).

Como consecuencia de los estudios de actualización del Plan Integral de Saneamiento del Bajo Nervión, y con el objetivo de cumplir las prescripciones de la directiva europea en materia de tratamiento y depuración de aguas residuales y su impacto en la calidad del medio receptor, se dedujo la necesidad de construir una serie de infraestructuras de optimización de la Red General de Colectores para disminuir los vertidos de agua sucia a los cauces 
-con fuertes lluvias-, con la consiguiente mejora del medio ambiental de estuario.

Para ello, se ha estudiado la ubicación y se han dimensionado diversos tanques de tormenta situados en puntos estratégicos de la red de saneamiento, con una capacidad conjunta de almacenamiento en torno a los 285.000 m3. El tanque de tormentas de Lamiako I (10.000 m3) fue la primera de estas instalaciones en entrar en servicio y después entraron en operación Santurtzi (10.000 m3) y Asua (8.000 m3).

En la actualidad, se encuentra en fase muy avanzada de ejecución el tanque de Arriandi, el primero que se construye en Durangaldea y que tendrá una capacidad de 25.000 m3.

La obra

La ejecución del tanque de tormentas de Etxebarri ha supuesto un movimiento de tierras en torno a los 400.000 m3, realizado al abrigo de un sostenimiento pesado en base a 4.300 m2 de muros pantalla de un metro de espesor, empotrados un metro en roca sana y aseguradas mediante anclajes de roca subyacente, con una longitud aproximada de 11.000 metros de anclajes.

La realización de la estructura ha supuesto la colocación de más de 40.000 m3 de hormigón estructural en losa de cimentación, muros y pilares, así como losa de cubierta. La obra civil se completa con la realización de un edificio de control que ocupa una superficie en planta de 650 m2, distribuidos en bajo más tres alturas.

La "catedral" del saneamiento

El alcalde de Bilbao, Ibon Areso, ha afirmado que, "hace más de 1.000 años, diríamos que estamos inaugurando una catedral, la principal catedral del saneamiento". Este tanque de tormentas de Etxebarri, ha asegurado, significa "la excelencia en el saneamiento".

Tras pedir a "la parte alavesa que no nos traigan sus porquerías a la ría sin tratar", Areso ha destacado que con la inversión de 35 millones en la construcción de este tanque de tormentas, además de "hacer los deberes" en materia medioambiental, se trata de "ayudar a la economía en momentos de crisis" y de "ayudar a un sector tan importante como es el de la construcción a generar empleo e inversión".

Por su parte, el diputado foral de Medio Ambiente, Iosu Madariaga, ha afirmado que se trata "posiblemente de la infraestructura hidráulica más importante en esta legislatura, comparable en el ámbito de los residuos a la planta de tratamiento mecánico biológico de Bilbao".

"Es una infraestructura que nos demuestra que en el ámbito de las políticas medioambientales vamos por el buen camino, porque, poco a poco, vamos dejando la senda de la corrección, de los trabajos correctivos para ir corrigiendo la herencia negra que hemos recibido de nuestros antepasados en materia medioambiental, para ir a la senda de la prevención, que es tratar de evitar que esa herencia que hemos recibido no la reciban nuestros descendientes", ha dicho.

Por su parte, el alcalde de Etxebarri, Lorenzo Oliva, ha dicho que "hoy inauguramos esta obra que no se ve, pero es importantísima para la calidad de vida de nuestro día a día". "Una obra que crece hacia abajo y es una herramienta de prevención que servirá al Consorcio como infraestructura para mejorar la calidad de sus servicios", ha dicho.

Comentarios