Dos años de cárcel para tres directivos de Iberpotash por vertidos contaminantes

239
0
  • Dos años de cárcel por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por vertidos contaminantes en su explotación
239

Un juzgado de Manresa ha condenado a dos años de cárcel a tres exdirectivos y a un extécnico de la empresa minera Iberpotash por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por vertidos contaminantes en su explotación de Súria (Barcelona).

En la sentencia a la que ha accedido Europa Press, el Juzgado Penal 1 de Manresa acusa al exdirector de producción de la entidad, Rafael Eduardo Sánchez Illera; al técnico en cargado de supervisar los aspectos medioambientales, Antonio Sánchez Espina, y a José Ramón Membrillera, que había sido consejero delegado de las sociedades Suria K y Potasas de Llobregat, hasta que en 1999 fueron adquiridas por Iberpotash.

La juez condena a los tres acusados por no haber tomado medidas para evitar los vertidos: "Nunca estuvieron autorizados administrativamente, y se producían de manera constante y con el negativo efecto ambiental y para la salud humana", recoge el fallo.

La explotación de Súria --otra estaba ubicada en Sallent (Barcelona)-- tenía una enorme escombrera cerca del río Cardener que iba creciendo anualmente, además de dos pozos de extracción mineral, uno de ellas en el margen del río y otro junto a un afluente.

Las investigaciones policiales se habían iniciado en 1997 a partir de denuncias de vecinos de fuentes próximas porque la gran escombrera principal desprendía líquidos y "debido al deficiente depósito de los materiales y a la inexistencia de medidas correctoras".

Daño al ecosistema

Iban a parar en formas de vertidos a los ríos, rieras, torrentes y pozos de aguas subterráneos cercanos, "afectando gravemente las condiciones de sus aguas y del ecosistema, lo que era conocido o aceptado por los tres acusados", según la juez.

Los condenados también tendrán que indemnizar como responsabilidad civil el coste de la recuperación ambiental hasta la eliminación de la elevada salinidad y los compuestos orgánicos volátiles que presentan las aguas de los pozos, tanto en las minas de Súria como de Sallent.

Comentarios