Una misión internacional visita Doñana para comprobar el estado de las peticiones realizadas en 2011

17
0
17
  • Prevén reunirse con administraciones, agricultores, ecologistas y científicos, con temas como agua, agricultura o dragado en cartera

Una misión conformada por representantes de la Unesco, el Convenio Ramsar y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) visitará el espacio natural de Doñana del miércoles 14 al sábado 17 de enero para observar el estado de cumplimiento de las peticiones formuladas a nivel internacional respecto a la conservación del entorno en la última visita de estos entes al lugar el pasado año 2011.

Según ha explicado a Europa Press el coordinador técnico de la Oficina de WWF en Doñana, Juan José Carmona, la agenda de la misión pasa por reunirse con representantes de la administración estatal y de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, así como con alcaldes de la zona, asociaciones de agricultores, organizaciones ecologistas y responsables de la Estación Biológica de Doñana.

En cartera, estos organismos internacionales llevarán asuntos tales como la situación de los acuíferos del entorno, las circunstancias agrícolas de la comarca y, en referencia a proyectos concretos, iniciativas que la Unesco ya entrevió como posibles amenazas para este enclave con motivo de la celebración en 2014 en Doha (Qatar) de su XXXVIII sesión del Comité de Patrimonio Mundial, como la reapertura de la mina de Aznalcóllar o el dragado de profundidad que promueve la Autoridad Portuaria de Sevilla.

"Si en 2011 se trataba de analizar el estado de Doñana como espacio natural, ahora también se pretende ver el cumplimiento de las peticiones que se realizaron con motivo de aquella visita", ha explicado Carmona, cuya organización dio a conocer hace casi un año la denuncia ante estos organismos de las amenazas "crecientes" para el Parque Nacional de Doñana y la falta de actuación de las autoridades españolas.

WWF señalaba al respecto que España tan solo había puesto en marcha dos de las 18 recomendaciones para asegurar del futuro del humedal más emblemático del país, sin que se cumplieran las reclamaciones realizadas en 2013 por la Unesco relativas a los problemas del Guadalquivir, la sobreexplotación del acuífero y los proyectos gasísticos.

Ese año, el órgano internacional solicitaba al Reino de España diversas actuaciones para contener las "amenazas" que sufre Doñana, que es un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad. Entre ellas figuraban la puesta en marcha del Plan de la Fresa -aprobado a finales de 2014- y la supresión del dragado de profundización del Guadalquivir, actualmente en 'stand-by', a la espera de que la Junta se pronuncie sobre el proyecto para la protección de márgenes. Además, la resolución de la Unesco mencionaba con preocupación cuestiones como el mal estado del acuífero o los planes de almacenamiento de gas.

En la evaluación remitida, WWF analizaba la implementación de las 18 recomendaciones del informe de los organismos internacionales de 2011. Sólo dos de ellas eran consideradas completas o en buen progreso: el oleoducto Balboa y proyecto Doñana 2005.

Comentarios