Los regantes se reúnen con Unesco y Ramsar en Doñana para pedir la paralización del dragado del Guadalquivir

47
0
  • Río Guadalquivir a su paso por Sevilla (wikipedia/CC)
    Río Guadalquivir a su paso por Sevilla (wikipedia/CC)
47

UPA-A se ha reunido con los representantes de la Unesco y de Ramsar para pedir la paralización del dragado del río Guadalquivir y soluciones a la regularización de los regadíos de la fresa.

En una nota, UPA-A ha explicado que Francisco Javier Fernández, miembro del Consejo de Participación de Doñana, en representación de UPA, mantuvo un encuentro de trabajo con el representante del Centro de Patrimonio Mundial de la Humanidad y de la Secretaría Ramsar, Pedro Rosabal en la que dejó claro su oposición al dragado en profundidad  promovido por la Autoridad Portuaria de Sevilla por tratarse de un proyecto que perjudica gravemente el arrozal, la pesca y el Espacio Natural de Doñana.

Asimismo, recordó que el dragado "no cuenta con el dictamen favorable de la comisión científica encabezada por el profesor Losada, de la Universidad de Granada".

Además de la problemática del dragado, Francisco Javier Fernández reclamó "la necesidad de poner en marcha urgentemente el proyecto de modernización del riego del arrozal, que permitiría un considerable ahorro de agua y una mayor estabilidad de los intereses socioeconómicos del cultivo y de la pesca, sobre todo en aquellas zonas que, en la actualidad, necesitan un apoyo para el mantenimiento de los puestos de trabajo".

Francisco Javier Fernández también dio su apoyo a la Consejería de Medio Ambiente y a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en la puesta en marcha del plan de ordenación y regularización de los regadíos situados en la Corona Norte Forestal de Doñana.

Ha explicado que se trata de "una solución al 80 por ciento de esos regadíos que, con el cultivo de la fresa, mantienen un importante tejido socioeconómico en los pueblos de la comarca". El representante de UPA-A explicó, no obstante, que "aunque no soluciona todas las demandas, es importante empezar a dar una solución a un problema tan importante".

Al respecto, hizo hincapié en "la necesidad de sustituir las aguas subterráneas por aguas superficiales, algo que permitiría una menor presión sobre el acuífero del que se nutre el Espacio Natural de Doñana". Ha indicado que esa medida "se ejecutaría mientras se pone en marcha todo el procedimiento, al objeto de llevar a cabo iniciativas transitorias que permitan dejar regar con aguas subterráneas y no tratar a los agricultores como delincuentes".

Finalmente, manifestó que una vez culminado todo el proceso "sería necesaria la creación de una comunidad general de usuarios de los regadíos en la Corona que diera estabilidad y sostenibilidad a la comarca".

 

 

Comentarios