Daimiel será escenario en marzo del primer simulacro a nivel nacional de una catástrofe química

597
0
597

La localidad ciudadrealeña de Daimiel vivirá del 9 al 12 de marzo el primer simulacro a nivel nacional de una catástrofe química, en el denominado ejercicio 'Daimiel 2015', en el que trabajarán más de 3.000 personas.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el teniente general de la Unidad Militar de Emergencia (UME), César Muro, junto al delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador; el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Leandro Esteban; y el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra.

Se trata del segundo simulacro por emergencia nacional de estas características que se lleva a cabo en Castilla-La Mancha, pues el primero se realizó hace tres años en la localidad guadalajareña de Cogolludo.

Este ejercicio de emergencia de nivel 3 también supondrá el esfuerzo de unas 30.000 personas, pues hipotéticamente estarán trabajando en el terreno durante los cuatro días enteros del supuesto desastre químico.

En cuanto al presupuesto, se desconoce la cuantía de este ejercicio, que se podría conocer cuando este concluya, según Labrador, que ha indicado que sí se han cuantificado los beneficios que podría generar en la población el control y la previsión de una catástrofe así, aunque no se ha cuantificado los daños económicos que produciría este hipotético desastre.

El ejercicio paso a paso

Por causas desconocidas, una gran explosión se desencadena el 9 de marzo en la empresa OIL Company Daimiel S.A, produciéndose el fenómeno denominado Bleve -explosión de vapores que se expanden al hervir el líquido- produciendo una "lluvia de metales" con un movimiento de tierra "peor que un terremoto".

Esta supuesta explosión afectará a Daimiel, un municipio de 20.000 habitantes, que "sufren" este desastre a las 04.00 horas, generando daños en un "número muy elevado de edificios y colapsos en varios de ellos, además de en autovías, red eléctrica, red de gaseoductos y red ferroviaria".

El suceso origina una primera situación de emergencia devastando los alrededores de la empresa, vertido de hidrocarburos y nubes tóxicas, con "cientos de muertos, heridos y personas sin hogar".

La gravedad de este supuesto incidente hace que de manera inicial el Gobierno de Castilla-La Mancha -a través de la Consejería de Administraciones Públicas- active el Plan Territorial de Emergencias de la región (Platecam) y posteriormente solicite al Ministerio del Interior la declaración de la emergencia de interés nacional.

Una vez declarada la emergencia, el general jefe de la UME asume la dirección operativa del dispositivo en el que se integrarán distintos organismos civiles y militares, con el apoyo del Consejo de Seguridad Nacional; las Fuerzas Armadas, la Cruz Roja, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, bomberos y empresas.

Entre las tareas de los organismos que intervendrán en la hipotética catástrofe se encuentran el reconocimiento de sustancias contaminantes, la descontaminación masiva de personas, el transporte de heridos y labores de búsqueda y rescate, entre otras.

Daimiel, fuera de riesgo

El teniente general de la UME ha explicado que se ha elegido Daimiel por ser una población en la que no existe riesgo de que se produzca un desastre químico de estas características.

Para simular la explosión, han pedido a los propietarios de esta empresa que retrasen el desmantelamiento de las antiguas instalaciones de la misma, y de este modo se pueda escenificar la catástrofe en este terreno.

El consejero portavoz del Gobierno regional, el alcalde de Daimiel y el delegado del Gobierno han expresado su "satisfacción" y su "orgullo" por la elección de este municipio en este ejercicio de emergencia nacional y han destacado la gran labor de emergencias que realiza la UME.

Comentarios