España debería subir impuestos verdes y simplificar la normativa, según la OCDE

117
0
  • Propuestas para pasar "del ladrillo a la neurona" con una reforma fiscal verde y el desmantelamiento de los subsidios a los combustibles fósiles
117

Temas

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, ha destacado el "impresionante progreso" de España en materia ambiental, pero considera que debería avanzar en la fiscalidad ambiental donde tiene "gran margen" y simplificar y racionalizar la legislación ambiental por su "gran cantidad de exigencias".

Durante la presentación de la Evaluación de la OCDE del desempeño ambiental de España 'Análisis de los resultados medioambientales de España 2015', Gurría ha señalado que la intensidad de la economía en consumo de energía y carbono se ha reducido desde el año 2000, igual que la contaminación industrial y la generación de residuos por persona. Sin embargo, ha destacado que el informe, que incluye 28 recomendaciones, advierte de que el crecimiento de la producción industrial podría ejercer nuevas presiones sobre el medio ambiente.

En este contexto, ha afirmado que la OCDE viene trabajando con España para facilitar la transición "del ladrillo a la neurona". Así, ha subrayado que el documento de la OCDE destaca que pese al "avance impresionante" de las políticas ambientales en España, que van "en la dirección correcta", los ingresos por impuestos ambientales han caído en España "ininterrumpidamente" a uno de los niveles más bajos de Europa, ya que representan un 1,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012 frente al 2,4 por ciento de la media de la OCDE, mientras que la tributación del trabajo se ha incrementado.

España debería avanzar en la fiscalidad ambiental donde tiene "gran margen"

A modo de ejemplo, Gurría ha propuesto que los impuestos al diésel se equiparen a los de la gasolina para contribuir a la protección del medio ambiente, porque España tiene un parque automovilístico "envejecido y contaminante". A su juicio, las "ecotasas" se podrían revertir con una reforma fiscal que podría genera más empleos y aumentar los ingresos ambientales, si se reduce la carga fiscal al trabajo.

Respecto a la normativa ambiental, considera que España "puede avanzar más" en la simplificación y racionalización de la regulación ambiental, debido a que la complejidad de su normativa y a la "gestión descentralizada" en 17 comunidades autónomas siguen imponiendo a las empresas una carga burocrática "gravosa" en materia ambiental.

Menos legislación pero igual de exigente

"Aún podría hacerse más para aliviar la carga que pesa sobre las empresas y recortar los costes que soporta la economía, sin poner en peligro el nivel de protección del medio ambiente", apunta el documento.

En todo caso, valora que la normativa de biodiversidad es "una de las más ambiciosas" de los países de la OCDE y que la huella ambiental de las industrias es "relativamente pequeña".

El economista mexicano ha manifestado que "el mundo se está moviendo ineluctablemente" en la dirección de hacer políticas concertadas y que, en ese sentido, se deben "desmantelar" los subsidios a los combustibles fósiles.

Por ello, ha indicado que es preciso suprimir las medidas fiscales y las subvenciones económicamente ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente, como son las relacionadas con la producción nacional de carbón y la generación de electricidad por combustión de carbón; las tarifas eléctricas para los hogares; los combustibles para los sectores minero y agrícola; y para el transporte marítimo, aéreo y ferroviario.

"Sabemos que no son medidas fáciles, pero son necesarias. Ponerle un alto precio a la contaminación es la mejor forma de cambiar pautas de comportamiento e incentivar la transición a conductas consistentes con el coste medioambiental de nuestras actividades", ha precisado.

En materia de biodiversidad, ha calificado a España como un punto caliente a nivel mundial, ya que alberga el 30 por ciento de las especies endémicas de Europa, pero ha advertido de que esta riqueza está "cada vez más amenazada" sobre todo por el turismo, la construcción y las infraestructuras de transporte. En especial, se ha referido a la biodiversidad del litoral, que ha resultado "especialmente afectada".

Entre las medidas tomadas por España en esta materia, ha elogiado la Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral que "refuerza la protección" y "corrige las complejidades jurídicas y de aplicación del sistema precedente" y que ha sido complementada con proyectos de restauración "muy bienvenidos".

Pide proteger el 10% de las aguas

En este contexto, en el que ha recordado que España es "un país netamente marítimo" y que durante muchos años ha contribuido "activamente" a iniciativas internacionales y regionales destinadas a proteger el medio marino. Gurría se ha dirigido a García Tejerina para reconocerle que, aunque se ha llegado a un 8,4 por ciento de las aguas protegidas, se debe "alcanzar pronto" el objetivo del 10 por ciento.

Otra de las carencias del país, según ha agregado es la falta de coordinación entre las distintas administraciones públicas y en el ámbito industrial ha animado a adoptar "nuevas medidas y racionalizar los requisitos, manteniendo al mismo tiempo el nivel de ambición y compromiso con el respeto al medioambiente".

En definitiva, el máximo responsable de la OCDE cree que la recuperación tras la crisis "ofrece oportunidades" de fortalecer y simplificar y la regulación medioambiental para cimentar un crecimiento "más sólido, más incluyente y más verde".

Finalmente, ha incidido en que 2015 será un año "clave" tanto en la consolidación de la recuperación como para las políticas medioambientales de todo el planeta con la celebración de la COP21 en París.

Comentarios