Una sentencia obliga construir una EDAR en la fábrica de Unalsa en Alija de la Ribera

86
0
86

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha obligado a la empresa Unalsa, ubicada en Alija de la Ribera (León), a construir una estación depuradora de aguas residuales con la que minimizar el impacto que provoca sobre el medio ambiente y la salud humana su actividad industrial.

Así ha informado en un comunicado Ecologistas en Acción, que ha asegurado que el Tribunal ha anulado las disposiciones de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que habían permitido a la empresa gestionar sus aguas residuales como si fueran residuos, sin contar con estación depuradora y sin la preceptiva autorización de vertido que otorga la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

La sentencia recoge que es "improcedente que las aguas residuales de la instalación puedan ser tratadas como residuos" y no admite la "imposibilidad", esgrimida por el promotor en base a la falta de concesión de licencias urbanísticas, para retrasar la construcción de la depuradora.

El grupo ecologista se ha mostrado "muy satisfecho" con este fallo que, en su opinión, "da la razón a los vecinos que durante años han venido denunciando el larguísimo historial de incumplimientos legales de Unalsa, que sigue ocasionando un constante deterioro del medio físico y de la calidad de vida de las personas que viven en Alija de la Ribera".

Comentarios