SPANCOLD aboga por ríos "más regulados" para evitar inundaciones como las del Ebro

261
0
  • El presidente del Comité Español de Grandes Presas y Embalses, José Polimón.
    El presidente del Comité Español de Grandes Presas y Embalses, José Polimón.
  • Afirma que "quizá hay que tener un menor nivel de protección de forma que se pueda actuar para proteger a las personas".
261

Personalidades

El Comité Español de Grandes Presas y Embalses aboga por tener los ríos "más regulados", con mayor capacidad de embalse suficiente aguas arriba para evitar situaciones como las inundaciones y avenidas que se están produciendo estos días en el curso medio del Ebro.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del Comité Español de Grandes Presas y Embalses, José Polimón, considera que España debe incrementar la regulación de sus ríos, sobre todo ahora y de cara a los efectos futuros del cambio climático, que prevén un aumento en la frecuencia tanto de las sequías como de las inundaciones.

En concreto, ha señalado que en materia de regulación, el Ebro "está en niveles bajos, como pasa en casi todos los ríos" y que en este episodio se han sumado las lluvias con el deshielo de la nieve. Además, ha precisado que el agua en el Ebro llevaba un caudal de 2.500 m3/s mientras que si no hubieran existido los embalses habría descendido 3.400 m3/s, lo que, a su juicio, "habría hecho mucho más desastrosa la situación de lo que es ahora".

Sin embargo, ha expuesto que con un embalse en la parte más alta pueden entrar 1.000 metros cúbicos por segundo de agua y, gracias a la presa, salir un volumen de 500 metros cúbicos por segundo, lo que permite laminar el agua y evitar inundaciones.

En todo caso, ha explicado que en la cuenca del Ebro hay, en la actualidad, cinco presas en construcción (Biscarrués, Mularroya, el recrecimiento de Yesa, Almudevar y El Enciso). "Hay que terminarlas, porque ahora no sirven ni cumplen con su función", ha reclamado Polimón que ha añadido que precisamente la del Enciso (La Rioja) "está muy avanzada".

A su juicio, los embalses pueden evitar las inundaciones y en este sentido ha defendido la "buena" gestión realizada por los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro y confía en que al final de este episodio lograrán dejar llenos los embalses para afrontar la campaña de riego y el abastecimiento a poblaciones.

Menos protección al medio ambiente

Respecto a la conveniencia o no del dragado, el también vicepresidente de la Comisión Internacional de Grandes Presas cree que se debe llegar a un compromiso y analizar muy bien en qué zonas hay que rebajar el lecho del río "teniendo en cuenta que tiene efectos sobre el medio ambiente". "Quizá hay que tener un menor nivel de protección de forma que se pueda actuar para proteger a las personas", ha manifestado.

Por otro lado, ha recordado que el río, cuando tiene una avenida, "reclama sus derechos de propiedad" y que si hay construcciones en zona inundable, quedarán inundadas en esos casos. Así, no le extrañaría el dato de 30.000 viviendas en zonas inundables que ha apuntado este martes Ecologistas en Acción e incluso cree que podría ser mayor.

Sin embargo, ha puntualizado con el programa de zonas inundables realizado por el Ministerio ya puede conocerse qué zonas lo son de cara a una futura construcción. "Esto no quiere decir que quienes ahora tengan sus casas anegadas es porque las hayan construido en zonas inundables. La gente normalmente vive en casas que cumplen la ley", ha manifestado.

Más embalses y un Plan Hidrológico Nacional

Para el conjunto del país, según Polimón, "lo primero" es terminar con las 17 presas que están en construcción en la actualidad porque estas obras servirán para mitigar las avenidas y los efectos del cambio climático.

Asimismo, ha abogado por analizar en qué zonas se pueden construir más presas para ganar en capacidad de regulación hídrica y gestionar la demanda.

Por último, entre las recetas del representante de grandes presas está la elaboración de un Plan Hidrológico Nacional, para lo que estima necesario "bastante trabajo y voluntad de acuerdo de las partes". Respecto a los planes de cuenca actuales, considera que están "muy bien hechos" y definen las demandas actuales.

Comentarios