La alta presencia de dioxano en el Llobregat impide a la potabilizadora de Sant Joan Despí captar agua

57
0
57
  • Llobregat.
    Llobregat.

La planta potabilizadora de Agbar en Sant Joan Despí lleva un mes y medio sin captar agua del río Llobregat debido a la alta presencia de dioxano, una sustancia caracterizada por un olor muy fuerte que impide utilizar el caudal fluvial para el suministro doméstico.

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha informado a Europa Press que está investigando el origen del dioxano, cuyos niveles han bajado "de forma considerable" en la última semana, aunque todavía hay restos de esta sustancia en el agua que capta la potabilizadora de Sant Joan Despí.

Según la ACA, el dioxano es una sustancia "que se utiliza en detergentes y champús de niños y cuyo principal problema es que genera un olor muy fuerte".

Por su parte, fuentes de Agbar han informado que la compañía ha enviado una carta a la ACA informando de la situación, después de que a finales de enero se paralizara la captación de agua del río.

Los análisis hechos por los laboratorios de Agbar señalan que el dioxano podría provenir de las estaciones de agua de Abrera y de Igualada, que gestiona la empresa Acciona.

Desde que se detectó la presencia de dioxano en el río Llobregat, la planta potabilizadora de Agbar en Sant Joan Despí funciona a medio gas y tan sólo capta agua de los pozos subterráneos.

Según la Agencia Catalana del Agua, el abastecimiento al área metropolitana de Barcelona está garantizado con la actividad de las plantas de Abrera y de Cardedeu, que potabilizan agua procedente de las cuencas del Llobregat y del Ter, respectivamente.

Comentarios