El acueducto de San Telmo, nueva atracción ciudadana en Málaga

142
0
  • Acueducto de San Telmo (Wikipedia/CC).
    Acueducto de San Telmo (Wikipedia/CC).
142

El Ayuntamiento de Málaga, a través de la Gerencia de Urbanismo y de la Junta Municipal de Distrito de Ciudad Jardín, está culminando una obra de integración paisajística para potenciar el uso ciudadano del acueducto de San Telmo, en la que se invierten más de 170.000 euros. El ámbito donde se desarrolla esta actuación se encuentra entre las calles Héctor Villalobos y Llobregat, lindante con el Colegio de Formación Profesional Martín Aldehuela.

El objetivo del proyecto ha sido rescatar un espacio poco conocido y utilizado por la ciudadanía para convertirlo en un lugar de esparcimiento enmarcado en un entorno histórico de gran valor. Para ello, se ha ampliado la zona de pradera envolviendo al monumento y adaptado el espacio a los usos demandados como son la conexión entre barriadas, accesos a equipamientos y una pequeña zona de estancia con posibilidades de celebrar eventos.

La superficie de actuación ha sido de 3.105 metros cuadrados y era prácticamente terriza y con un fuerte desnivel entre los dos núcleos de población que la circundan, según han informado desde el Ayuntamiento de la capital a través de un comunicado.

El acueducto de San Telmo, Bien de Interés Cultural, está considerado como la obra de ingeniería hidráulica más importante del siglo XVIII de toda España

La solución adoptada ha consistido en la construcción de una escalera formada por traviesas ecológicas que se integren con el entorno y conecte los dos núcleos de población y acceso desde el Cortijillo Bazán al instituto de formación profesional. Por otro lado se conectan las dos zonas de jardín existentes en la zona noroeste, que se encuentra vertebrada por una antigua calzada que se utiliza para el acceso de vehículos al centro educativo.

Se ha eliminado la zona de tráfico rodado y aceras, fusionándose las dos zonas de jardín a excepción de un pequeño paseo pavimentado a modo de calzada romana que sirva de acceso peatonal al colegio, escalera y estancias de jardín, según han precisado desde el Consistorio malagueño.

La zona de jardín se adecua con una cobertura de cespitosas sin plantaciones arbustivas de manera que el monumento emerja de una cobertura diáfana y de gran perspectiva. Únicamente en la base del muro de pilotes existente se instalan unas piezas de madera en forma de bancadas que sirvan de escenario para posibles espectáculos utilizándose el acueducto como fondo.

Por otro lado, el espacio de zona verde que existe con una fuerte pendiente a modo de talud en la parte superior del muro se va a ajardinar a base de estratos arbóreos autóctonos y arbustos que ayuden a sostener las tierras y aporten belleza a la actuación, como son Bouganvillaes, Cortaderias, Chamaerops, etcétera.

En la zona superior de este talud, aprovechando una planicie existente, se plantarán bosquetes de frondosas, cuyo desarrollo vegetativo impedirá el impacto que tiene en la actualidad las edificaciones, abrigándolo hacia el acueducto y mejorando la calidad medioambiental.

Por otro lado en la zona superior se ha construido un mirador realizado con mampostería de piedra, de manera que sirva de conexión con la zona lateral del espacio, cuyo acondicionamiento se realizará en una posterior intervención la cual se encuentra en fase de redacción.

Además del tratamiento paisajístico, se han realizado obras de sustitución y mejora de toda la red de saneamiento y drenaje que recorre el espacio, creándose un canal de piedra integrado en las dunas ajardinadas.

En relación con el alumbrado del entorno se diferencian dos tratamientos diferentes, una instalación decorativa y una básica más funcional compuesta por siete puntos de luz sobre columna de cuatro metros. En cuanto a la decorativa se ha procedido a instalar 10 proyectores LED situados sobre los soportes existentes y, con una potencia de 490 vatios total. Por último, se instalarán cinco bancos de granito y papeleras en la zona más cercana al paseo.

Actuaciones en el Acueducto de San Telmo

Desde el Ayuntamiento han recordado que el acueducto de San Telmo, Bien de Interés Cultural (BIC), está considerado como la obra de ingeniería hidráulica más importante del siglo XVIII de toda España. Su construcción (1782-1784) fue todo un hito en su época y se convirtió en la primera gran obra de la historia de Málaga para poder abastecerla de agua.

Tiene un tramo rural y otro urbano. El rural va desde el río Guadalmedina hasta el arca principal y el urbano desde dicha arca hasta el puerto -dentro de la ciudad el agua se distribuía a las diferentes fuentes por medio de cañerías-. El puente con el trazado más largo es el del arroyo Quintana, con 170 metros de longitud y 12 metros aproximados de altura, que desde el punto de vista artístico se puede encuadrar entre un formalismo barroco y un academicismo neoclásico.

Entre las actuaciones recientes realizadas por el Consistorio malagueño en este entorno, en verano de 2014 se procedió a la mejora de la zona delantera del puente de los Once Ojos, mediante el acondicionamiento de caminos y el ajardinamiento de las laderas del acueducto con praderas y especies aromáticas, lo que supuso una inversión de unos 55.000 euros, a través de la Junta de Distrito y de Parques y Jardines.

Además, el Ayuntamiento llevó también a cabo la rehabilitación de dicha infraestructura, conocida también como puente Quintana, considerado el de mayor importancia de los que componen el acueducto de San Telmo, y que se ubica en las inmediaciones de Ciudad Jardín, junto a la barriada de Hacienda de los Montes y en la calle Héctor Villalobos.

El proyecto ejecutado por Urbanismo, que se finalizó en 2010, contempló las actuaciones necesarias para la rehabilitación de esta infraestructura que tiene una longitud de 170 metros con 13 vanos. Los trabajos supusieron otra inversión municipal de alrededor de 700.000 euros.

Comentarios