Gobierno de Aragón y Diputación de Zaragoza colaboran para paliar los efectos de la crecida del Ebro

12
0
12
  • Ambas instituciones firmarán un convenio para coordinar las actuaciones de reparación de infraestructuras locales, tal y como ha aprobado hoy el Consejo de Gobierno.
  • También se ha dado luz verde a la Declaración de Interés Autonómico del proyecto industrial de Ronal Ibérica, con ello los trámites administrativos serán preferentes y urgentes.

Gobierno de Aragón y Diputación Provincial de Zaragoza coordinarán las actuaciones que se llevan a cabo en la reparación de caminos e infraestructuras locales, para lo que invertirán 6,8 millones de euros. Así lo ha aprobado hoy el Consejo de Gobierno. Como ha explicado el portavoz del Gobierno, Roberto Bermúdez de Castro, “queremos paliar los efectos provocados por las riadas del Ebro, para lo que ambas administraciones trabajaremos conjuntamente, para reparar los daños que se han producido en las diferentes localidades”.

Casi 3 millones de euros aportará el Gobierno de Aragón para subvencionar la reparación o reconstrucción de las infraestructuras y equipamientos de titularidad local y para reparar los daños en la red de abastecimiento de agua y depuración de aguas residuales. Por su parte, la Diputación Provincial destina 4 millones de euros, que podrán ser ampliables, en función de las necesidades, a la reparación de caminos rurales.

El Ejecutivo autonómico puede asumir hasta unos 45 millones de euros para las ayudas y las obras de reparación de daños, que irán a cargo del Fondo de Contingencia y de la Sección 30 de la Ley de Presupuestos de 2015. Si el montante final supera esta cifra, se solicitará una ampliación del techo de gasto asignado para este ejercicio a la Comunidad Autónoma.

Además, las fuertes lluvias de los últimos días caídas en la provincia turolense han provocado la desestabilización de un talud y los consiguientes desprendimientos en esta vía turolense, la A-222. El Ejecutivo autonómico ha aprobado hoy también una inversión de más de 381.000 euros para ejecutar un muro anclado que dé solidez a la ladera. De momento para garantizar la seguridad vial esta vía permanece cortada al tráfico y se desvía la circulación por la antigua carretera con el fin de perjudicar lo menos posible a los usuarios.

Comentarios