La malvasía canela vuelve a avistarse en España tres años después

117
0
  • Malvasía canela (Oxyura jamaicensis)
    Malvasía canela (Oxyura jamaicensis)
117

El informe anual relativo a la población española de malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala), correspondiente al año 2014 y elaborado por el biólogo cordobés José Antonio Torres Esquivias, advierte que, por primera vez después de tres años, ha vuelto a avistarse en España a un ejemplar de malvasía canela (Oxyura jamaicensis), lo cual resulta preocupante, ya que se trata de una especie invasora, a la que se caza en cuanto hay oportunidad, dado que pone en peligro la recuperación de la autóctona malvasía cabeciblanca.

Así, según recoge dicho informe, publicado este pasado marzo y al que ha accedido Europa Press, el pasado año "se localizó un ejemplar macho de malvasía canela que se vio por primera vez el 20 de febrero en el río Guadalhorce", es decir, en la provincia de Málaga.

Tiempo después, según detalla el informe, se le observó en la Reserva Natural Lagunas de Campillos, al Noroeste de la provincia malagueña, "donde no pudo ser abatido", mientras que en abril de 2014, "probablemente el mismo ejemplar estuvo en el embalse de Vicario y La Veguilla", en Castilla-La Mancha.

Ello además ha ocurrido cuando el mismo informe determina que los efectivos de malvasía cabeciblanca han disminuido en España, ya que al terminar el año pasado había en el país un total de 1.724 ejemplares de esta especie en peligro de extinción, frente a los 2.175 censados al terminar 2013.

Esta disminución de ejemplares censados se ha producido tras dos años en los que se habían registrado incrementos de la población de esta ave acuática, que contaba en España en 2011 con 1.960 ejemplares, número que aumentó a 2.081 en 2012 y que creció hasta los citados 2.175 ejemplares de 2013, mientras que el pasado año su número bajó a los mencionados 1.724 ejemplares, es decir, muy lejos del máximo histórico, que fue de 4.486 ejemplares en el año 2000.

Torres Esquivias, que coordina el censo nacional de malvasía que hacen las distintas administraciones autonómicas, ha obtenido estos datos a partir de la realización de 12 censos mensuales, a través de cinco censos coordinados nacionales y contando con numerosas comunicaciones de ornitólogos de toda España

Especia invasora

En relación la malvasía canela, el ensayo titulado 'El pato que se hizo andaluz', obra del periodista cordobés Álvaro Vega y que alude en gran medida a la labor desarrollada por Torres Esquivias y la Junta de Andalucía para la recuperación de la malvasía cabeciblanca, afirma que la presencia de especies animales dañinas para el ecosistema ha afectado de manera significativa a la recuperación de la malvasía cabeciblanca en el último tramo del siglo XX, siendo este el caso de la malvasía canela, originaria de América y procedente de una suelta presumidamente accidental en el Reino Unido.

Según se detalla en el citado ensayo, fue durante un censo en el embalse de Malpasillo, el 8 de mayo de 1989, cuando se observó por primera vez a un macho de una malvasía americana en Andalucía, mientras que el primer híbrido fue localizado en la laguna del Rincón, en abril de 1991.

Pese a estos datos, que se tienen como seguros, el informe anual de gestión de las reservas integrales del Sur de la provincia de Córdoba correspondiente a 1986 señala que ya el 5 de noviembre de ese año fue vista una malvasía canela en Zóñar, mientras que otro avistamiento se sitúa en la misma laguna en enero de 1989, según el resumen de gestión correspondiente a esa anualidad.

Durante otro censo de aves acuáticas, el 8 de mayo de 1989, fue también visto el primer ejemplar de malvasía canela en Córdoba, que fue abatido por un tirador especializado once días después.

Para afrontar el problema se tejió una red de observación que daba aviso de las llegadas a España desde el Cantábrico o desde Francia, principalmente. Desde ahí se podía seguir el desplazamiento de cada ejemplar canela hasta el Sur peninsular, que es donde se genera el problema de la hibridación, debido a que a partir de Toledo y la Comunidad Valenciana encontraban ejemplares autóctonos con los que reproducirse.

Hay que cazarlos

En cuanto se dio la primera observación de un ejemplar macho en Andalucía en 1989 se tuvo claro que la única manera de arreglar el problema, que podría acabar haciendo desaparecer a la especie autóctona, era eliminando la presencia de la invasora.

El primer abatimiento se llevó a cabo el 19 de mayo de 1989 y correspondió al ejemplar localizado en Malpasillo. La caza la ejecutó un tirador de élite de la Guardia Civil, con la anuencia del entonces Gobierno Civil en Córdoba, sin publicidad, y antes de que se formara un equipo financiado por el ya desaparecido Icona, preparado para desplazarse a cualquier lugar de España donde se localizara una malvasía canela para su eliminación. El tirador iba acompañado por una persona capacitada y con experiencia en el reconocimiento de la especie invasora, lo que no es siempre fácil.

Hasta 2012 se han eliminado en España 186 ejemplares puros de malvasía canela y 69 híbridos. El último abatimiento se llevó a cabo en Murcia en 2011, y el último ejemplar visto en Andalucía fue el 16 de diciembre de 2011, una hembra pura oteada en la finca Veta la Palma, dentro del Parque Natural de Doñana, que se supone que era la misma que había sido divisada en Navarra y Asturias y que no pudo ser cazada.

Los dos últimos ejemplares que se observaron en las Zonas Húmedas del Sur de la provincia de Córdoba fueron dos machos juveniles durante 2008 en Zóñar. Uno de ellos fue localizado el 13 de noviembre y abatido dos días más tarde y el otro fue descubierto el 10 diciembre, pero abandonó la laguna la noche siguiente.

Comentarios