Las cofradías solicitan una solución al saneamiento de la ría de Pontevedra

38
0
38

Las cofradías de Lourizán, San Telmo y Raxó, en el fondo de la ría de Pontevedra, han exigido una "solución mínima y urgente" a las deficiencias en materia de saneamiento y que ésta se concrete dentro de un máximo de dos meses, cuando volverán a reunirse con técnicos de Augas de Galicia, del Intecmar y de los ayuntamientos de Marín, Pontevedra, Poio y Vilaboa para conocer qué medidas se podrían adoptar.

Una treintena de personas entre representantes de los mariscadores, de los cuatro ayuntamientos, de la Administración autonómica y de la empresa Viaqua, que gestiona la depuradora de Os Praceres, han mantenido una reunión este miércoles en la cofradía de Lourizán que se alargó por espacio de tres horas.

En ella, la patrona mayor de este pósito, María del Carmen Vázquez, llegó a lanzar un ultimátum. "Desde el último vertido, no estamos dispuestos a pasar ni uno más", ha advertido.

En declaraciones a Europa Press, María del Carmen Vázquez se ha quejado de que, mientras en la ría de O Burgo han buscado en tres años una solución a los problemas de contaminación, en el banco marisquero de Lourizán llevan "nueve años cerrados por clasificación de zona C y con una depuradora al lado de la ría".

"No podemos esperar tanto", ha argumentado María del Carmen Vázquez ante la posibilidad de optar por un estudio pormenorizado que, hasta dentro de al menos tres años, "no sería efectivo", ha explicado. Por ello, ha insistido en la necesidad de "buscar una solución a corto plazo, aunque sea pequeña".

Los fallos en el bombeo de la depuradora de Os Praceres, los alivios y vertidos que produce a la ría se deben, según la explicación de los técnicos de Viaqua, a que "la depuradora no puede abarcar" el caudal de agua que recibe, especialmente debido a que "las aguas pluviales que entran en la depuradora la saturan", ha añadido la patrona.

Próxima reunión

Por su parte, el alcalde de Poio, Luciano Sobral, ha detallado que la próxima semana se producirá una reunión de carácter técnico a la que asistirán profesionales de la Xunta y de los municipios de Poio, Pontevedra, Marín y Vilaboa para intercambiar información que permita detectar "las necesidades más urgentes" encaminadas a mejorar el rendimiento de los bombeos y corregir el caudal de aguas pluviales que va a parar a la red.

En la primera semana del mes de junio todas las partes volverán a reunirse para conocer el resultado de este estudio que, según Sobral, requiere "inversión económica" por parte de la Administración autonómica; una inversión que, en el caso de Poio, "el ayuntamiento no podría asumir", ha precisado el regidor.

Comentarios