Detectados fármacos y disruptores endocrinos en peces y bivalvos de las costas europeas

656
0
  • Salmonetes (Wikipedia/CC).
    Salmonetes (Wikipedia/CC).
  • Investigadores del congreso del Setac señalan substancias contaminantes que no disponen aún de legislación europea
656

Un estudio del Institut Català de Recerca de l'Aigua (Icra) presentado en el 25 Congreso Anual europeo de la Society of Environmental Toxicology and Chemistry (Setac), que se celebra en el Fórum de Barcelona hasta el 5 de mayo, revela la presencia de fármacos y disruptores endocrinos (como hormonas o sustancias antibacterias) en peces y bivalvas de costas europeas.

La investigadora del Icra Diana Álvarez ha explicado este lunes en rueda de prensa que las mayores cantidades encontradas corresponden a la droga psiquiátrica venlafaxina y el antibiótico azitromicina en muestras de mejillones -de 35 nanogramos por gramo en muestras del delta del rio Po (Italia)- y al retardante de llama tris (TBEP) en salmonetes -90 nanogramos por gramo en los estuarios del Tajo (Portugal) y del Escalda (Países Bajos)-.

El estudio se ha llevado a cabo con especias de gran relevancia ecológica en "puntos calientes", zonas de costa potencialmente contaminadas entre las que también se encuentra el delta del Ebro (Tarragona) y el Fureholmen Solund (Noruega), y en su segunda fase analizará muestras destinadas a su comercialización.

Los fármacos y disruptores endocrinos están considerados como "contaminantes de creciente preocupación"

Necesidad de regulación

La investigadora ha señalado que los fármacos están "diseñados para que una pequeña dosis tenga una reacción concreta en el organismo humano", por lo que tienen repercusiones aunque se encuentren en poca concentración, y ha añadido que se consideran 'pseudopersistentes,' porque aunque se degradan mucho se liberan constantemente.

Álvarez ha observado que los fármacos y disruptores endocrinos están considerados como "contaminantes de creciente preocupación" sobre los que aún no se dispone de una legislación europea, que ha señalado como necesaria, así como el aumento de la escasa información disponible actualmente sobre su presencia en especias marinas.

Toxicidad fluvial

El Icra presentará también en el congreso dos estudios dedicados a la toxicidad en ríos, entre los que está la investigación del subdirector del Icra, Sergi Sabater, que ha demostrado que al entrar en contacto los microcontaminantes orgánicos (como productos farmacéuticos, pesticidas y retardandes de llama) con sustancias químicas, el impacto sobre la biodiversidad se multiplica, más que sumarse.

El estudio de Sabater ha analizado puntos de ríos ibéricos (Ebro, Llobregat, Guadalquivir y Xúquer), y ha recomendado poner especial atención en áreas con usos de la tierra predominantemente industriales o agrícolas, donde los ríos acumulan grandes concentraciones, y en especial los que tienen un alto uso urbano, como el Llobregat.

La investigadora del Icra Sara Rodríguez, por su parte, ha realizado el primer estudio europeo que, en lugar de centrarse en un organismo en concreto, ha analizado el biofilm, formado por diferentes organismos microbiológicos -algas, bacterias, hongos- y presente en los ríos.

El objetivo del experimento era identificar cómo se altera el biofilm (un compuesto que resulta un buen indicador de estrés) ante sequías y contaminaciones por fármacos -por separado y en conjunto-.

El factor de sequía es el que ha tenido más impacto en los microorganismos acuáticos -mimetizados, recreados, en el laboratiorio- , más que el impacto de los fármacos, y siendo también el factor predominante de estrés en el caso en que se combinaban los dos factores.

Comentarios