El MAGRAMA se ha convertido en "Ministerio florero", según Greenpeace

55
0
  • Imagen de la acción de Greenpeace (Greenpeace).
    Imagen de la acción de Greenpeace (Greenpeace).
55

Un grupo de activistas de Greenpeace ha cubierto completamente la verja de la fachada principal del edificio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) esta mañana con 200 metros cuadrados de carteles con el mensaje 'Se vende por cese de actividad' para denunciar el declive que han sufrido las políticas medioambientales en los últimos años y el incumplimiento de sus funciones por parte del Ministerio.

Coincidiendo con la celebración del Día del Medio Ambiente, los activistas han desarrollado esta actividad de protesta portando pancartas con el mensaje #SeVendeMinisterio y han colocado de forma simbólica una oficina inmobiliaria frente al edificio, donde han repartido folletos informativos en los que se informaba a los viandantes que el precio del Ministerio era de solo un euro, en referencia al poco valor que el Gobierno concede al medio ambiente, según ha informado la organización.

"En los últimos años hemos asistido a una escalada de decisiones políticas que han tenido como consecuencia el abandono de facto de las políticas medioambientales", ha declarado el portavoz de Greenpeace, Julio Barea, quien ha añadido que el Ministerio de Medio Ambiente "se ha vaciado de contenido y se ha convertido en 'Ministerio florero' que se dedica a tramitar los deseos del Ministerio de Industria y de las grandes multinacionales".

Según la organización ecologista, el Ministerio de Medio Ambiente "no ha realizado sus funciones de protección ambiental durante los últimos años y ha permitido sacar adelante proyectos contaminantes como el fracking o las prospecciones petrolíferas, que además han contando con un fuerte rechazo social".

Además, ha criticado que el Departamento de Isabel García Tejerina "ha propiciado algunas de las reformas más duras de leyes ambientales, como la Ley de Costas, Ley de Montes o Ley de Parques Nacionales, y a su vez ha frenado el desarrollo de modelos sostenibles como la pesca artesanal o las energías renovables". "Greenpeace pone en el punto de mira al Ministerio de Medio Ambiente, como máximo responsable de la situación de degradación ambiental que sufre el país", ha destacado.

"El Ministerio es el máximo responsable de velar por la calidad medioambiental del entorno y sin embargo se está convirtiendo en uno de sus principales enemigos", ha dicho Barea, al tiempo que ha advertido de que "es el momento de cambiar de rumbo y otorgar al medio ambiente el valor que le corresponde, ya que todo lo que se invierta en él tiene repercusiones positivas en la ciudadanía y el planeta, y las excusas para no hacerlo se han acabado".

Comentarios